''Que sus amigos también flipen y disfruten! Páselo pulsando aquí.'' Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 22 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
Para las víctimas de la LOGSE: don José se apellidaba Ortega

Las masas ya no se rebelan. Vencieron, don José

José Vicente Pascual

19 de noviembre de 2009
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

Las masas ya no son lo que eran. Hasta hace un par de décadas, entre los visionarios demagogos de la izquierda y los mandamases iluminados de la derecha populista nos tenían convencidos de que las masas eran las grandes, únicas protagonistas de la Historia.

Aquellos desfiles multitudinarios, apabullantes, sobrecogedores, en la Plaza Roja de Moscú; aquellas arengas visceralmente teatralizadas del Führer a la juventud alemana, o del Duce al pueblo italiano; aquel millón de españoles que cada dos por tres se congregaban espontáneamente bajo las balconaduras de la Plaza de Oriente; las impresionantes manifestaciones de reivindicación nacionalista, o los primeros Primero de Mayo de la Transición, ya saben. "El pueblo unido jamás será vencido"... han pasado a mejor vida. Descansen en paz.
 
Las masas iban a ser dueñas del destino, y han acabado sirviendo para lo que son: testigos mudos de la marcha de un mundo globalizado donde, parece hay que temer, lo único globalizado es la mansuna aceptación de que las cosas son como son y nunca van a cambiar.
 
Las masas, como siempre, sirven para ser entretenidas, consumidores de ocio de más o menos calidad, cada cual en su refugio y el poder del silencio y la resignación en todas partes. Aunque alguna gente se rebela, claro. Siempre ha habido contestatarios. Hay personas que no aceptan el rol pasivo a la hora de recibir el donativo lúdico. Quieren ser protagonistas y organizan por sí mismos el espectáculo. Un espectáculo de masas, no hace falta decirlo. El único pecado que todo el mundo está de acuerdo en no perdonar a nuestro tiempo es el aburrimiento. La “salvación” está en la diversión. Por eso ha nacido este movimiento tan pintoresco, denominado "flashmob" en lengua anglosajona. Un montón de gente se pone de acuerdo para, al unísono y con grande aparato escenográfico, realizar una performance colectiva. Se quedan todos quietos, como la mujer de Lot convertida en estatua de sal tras la contemplación de los fuegos de Sodoma. O cantan una canción, o realizan una vistosa coreografía. O cualquier chorrada, algunas incluso reivindicativas, para que no se diga que la conciencia, el espíritu humano, ha acabado por embrutecerse del todo, enfangado en la dulce siesta de la diversión.
 
Reivindicaciones divertidas, se entiende. De masas, se sobreentiende. Es el flashmob. Lo último. Vean qué cosa tan curiosa. Miren cómo se expresa en la calle, colectivamente, nuestra cultura. Pásmense.
 

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 20 de noviembre de 2009

Intranscendentes juegos de sociedad.

El hombre actual es un poco más de lo que se dice y tiene mucho de que disfrutar de y en su mundo; sólo necesita, empezar a pensar. El problema es que la masa no piensa, ya lo decía Voltaire, años ha, ´´Cuando el populacho quiere razonar todo está perdido´´ La masa se guía por líderes que han sido, son, y serán los causantes de la problemática humana. Sin líderes, no hay guerras, asesinatos, invasiones, hambre. Con los adelantos modernos, la masa, sólo tiene que llenarse de su realidad, de su historia. Sólo así podrá actuar como un ente pensante y sólo así controlará su destino y los líderes tendrán que actuar como mandatarios de hombre masa. Tan pronto como el hombre masa lo decida, se podrá votar por Internet y sacar de inmediato un nefasto líder que esté haciendo mal su mandato. Sólo debemos educarnos para disfrutar del mundo y jamás permitir que nadie piense por cada cual.

# Publicado por: Cecilio Munarriz (Navarra)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
Portada
Un periodico políticamente incorrecto: sin mordazas

Totalmente independiente de partidos, capillas, grupos…, Elmanifiesto.com sólo depende del espíritu inconformista que le marca: un espíritu rebelde pero no nihilista, rompedor pero indagador de nuevos cauces y alternativas; un espíritu que no se identifica con ninguna de las corrientes ideológicas o políticas que hoy, a la derecha o a la izquierda, imperan.

Lo que nadie más le explicará, nosotros se lo contamos

Y así se podrá enterar de lo que de verdad pasa en España y en el mundo. Un mundo que no nos gusta, con el que no nos identificamos: un mundo que, carente de valores identidad y belleza, sólo aspira a nutrirse y entretenerse, mientras lo sume todo en el sinsentido.

La visión más aguda sobre lo que de verdad importa

Lo que de verdad importa no son los tejemanejes de nuestra clase política. Lo que de verdad importa es la "muerte del espíritu": la destrucción del arte y la belleza, la descerebración de nuestros jóvenes a manos de un sistema educativo perverso, los múltiples engaños históricos impregnados en nuestro imaginario colectivo, la estupidez mediática y publicitaria, los ataques que sufre el medio ambiente, la pérdida de identidad tanto a nivel colectivo como a escala familiar…

http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |