''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 18 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?

Antonio Martínez

23 de julio de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

A principios del siglo XIX, el capitán John Cleves Symmes defendió apasionadamente la teoría de la Tierra Hueca: según él, existía un mundo subterráneo en el interior de nuestro planeta, con montañas, bosques y lagos e iluminado por un minúsculo sol. Llegó a proponer al Congreso de los Estados Unidos realizar una expedición para intentar encontrar la entrada, que debía encontrarse en el Polo Norte. La aventura no llegó a emprenderse; pero la teoría del capitán Symmes hizo fortuna, al menos en la mente de un puñado de escritores enamorados de los sueños imposibles.

Edgar Allan Poe, Julio Verne, Bulwer-Lytton, Edgar Rice Borroughs, H. P. Lovecraft, Robert E. Howard, Arthur Machen: de un modo u otro, todos ellos rindieron homenaje literario a la peregrina pero fascinante teoría de Symmes. Incluso en las primeras décadas del siglo XX, con un  conocimiento todavía muy imperfecto de la geografía y geología terrestres, que aún dejaba lugar para los exploradores románticos y para los visionarios, hubo quienes se tomaron en serio las hipótesis de Symmes y trataron de acceder a ese misterioso mundo intraterrestre.Y, como se sabe, los nazis, siempre tan dados al mito y al ocultismo, mostraron un notable interés por este tipo de teorías. De hecho, la Sociedad Thule –principal grupo esotérico alemán de la época– sostenía una hipótesis muy próxima a la de Symmes, si bien la relacionaba con el mito de Agartha y Shambala, legendario reino subterráneo situado en el Asia Central y que debía estar habitado por una raza de “seres superiores”.
¿Qué queda hoy, a principios del siglo XXI, de la teoría de la Tierra Hueca? En principio, habría que decir que muy poco. Por supuesto, los guenonianos siguen considerando con respeto la noción de Agartha, en lo que tiene de símbolo objetivamente verdadero según una metafísica tradicional, como centro iniciático heredero de la tradición primordial e hiperbórea; y en cuanto a la hipótesis de la Tierra Hueca en sí misma, ya parece limitada a ciertos círculos ufológicos que sostienen que los ovnis no son de origen extraterrestre, sino intraterrestre: existiría, pues, un mundo subterráneo desconocido para nosotros, y del que procederían los platillos volantes que surcan nuestros cielos. Ahora bien: aparte de tales tesis, bastante folklóricas, la Tierra Hueca ya parece pertenecer exclusivamente a la historia de la cultura popular, a los anales de las creencias estrambóticas. Y, sin embargo, creo que esta teoría, convenientemente interpretada, esconde un extraordinario interés para la civilización de nuestros días.
En efecto: porque, en clave filosófica, el mito de la Tierra Hueca nos recuerda que, bajo la superficie de la  realidad más inmediata, bajo la actualidad de los meros hechos y de las grandes fuerzas que parecen mover el mundo (fundamentalmente sociales, políticas y económicas), existe un universo secreto al que se accede, o al menos al que nos aproximamos, cada vez que realizamos un acto que nos sustrae a la vertiginosa corriente de nuestro tiempo. En este sentido, existe multitud de entradas al mundo interior con el que soñaba el capitán Symmes Symmes, y todas ellas estarían “en el Polo Norte” si entendemos éste como territorio simbólico del silencio y de la transcendencia. Es decir: cada vez que impugnamos el dogma fundamental de nuestra cultura (que sólo existe el plano visible y empírico de lo real, que no existe un “dentro” de las cosas ni del hombre, sino sólo el “fuera” de su superficie y de lo que podemos observar con los recursos de la ciencia); cada vez que hacemos esto, digo, ingresamos en el territorio de la Tierra Hueca y entramos en contacto con una nueva lógica para organizar tanto el mundo como nuestra propia vida.
En la medida en que la crisis que atraviesa hoy la sociedad occidental constituye el resultado de acumular millones y millones de pequeños actos cotidianos, y también grandes decisiones colectivas, configurados los unos y las otras por la lógica miope y epidérmica que sólo tiene en cuenta la simple superficie de las cosas, nunca se ponderará lo bastante la necesidad de acceder a la lógica del “dentro” que enlaza con la teoría de la Tierra Hueca interpretada desde el ángulo filosófico que aquí propongo; la necesidad también, en consecuencia, de realizar actos que se aparten de la lógica superficial y cada vez más deshumanizada que aplica nuestro mundo.
Los ejemplos de tales actos rebeldes, subversivos y revolucionarios como ningunos otros son casi infinitos: desde releer a Platón hasta llevarnos en la mochila, como lectura de verano, el diccionario de símbolos de Juan Eduardo Cirlot, pasando por decidir reunirnos semanalmente con un grupo de amigos para hablar sobre literatura y filosofía; o por rezar todos los días, y con total seriedad, en favor de las ánimas del Purgatorio –si somos creyentes–; o por organizar flash mobs dotadas de un sentido poético profundo; o por –aplicando la sabiduría vital de tantos monasterios de Oriente y Occidente- introducir un nuevo principio de orden en nuestra existencia cotidiana –diaria, semanal–, como sabemos siempre tendente a la entropía y al caos. Cada vez que hacemos cosas parecidas a éstas (como, por ejemplo…, estudiar a fondo la historia de la teoría de la Tierra Hueca y sus plasmaciones literarias), nos empezamos a inscribir en una esfera ontológica interior, más profunda y más verdadera, que combate con una eficacia de la que tal vez no somos conscientes la raíz remota de muchos de los males que aquejan hoy a nuestro mundo.
Sí, el capitán Symmes tenía razón: existe la Tierra Hueca… dentro de nosotros, junto a nosotros, esperando a que –como aquel Alí Babá- digamos las palabras mágicas que abren la puerta de la gruta donde se esconde un inmenso tesoro. Esas palabras son pocas y sencillas, pero transcendentales: interioridad, espíritu, valentía, orden, libertad, verdad, belleza, amor. Y también, desde luego, imaginación (nunca me ha parecido mal aquel eslogan del 68: “La imaginación al poder”). Imaginación para plasmar estas grandes palabras en una exuberante miríada de aventuras espirituales sugestivas.
En el fondo, todos estamos deseando entrar en esa Tierra Hueca de la que habla el mito y sentirnos envueltos por la luz de ese misterioso sol interior. Porque nuestro corazón está hecho a la medida de esa dicha y, por mucho que a veces intente engañarse, experimenta cualquier otra cosa como un amargo exilio.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 14 de septiembre de 2010

Recomiendo una lectura

Atlántida, Hiperbórea, Tierra Hueca, son todo símbolos universales de un paraíso perdido, de un estado espiritual (y quién sabe si corpóreo) anteriores a nuestra era actual, que podrían corresponderse a la ´´caída´´ del hombre según la tradición judeocristiana, o de un Yuga anterior según la tradición hindú, muy interesante para entender nuestro tiempo y nuestro pasado.

# Publicado por: Tetsuko (Nipponia)
martes, 27 de julio de 2010

LA OQUEDAD ESPIRITUAL

En realidad, como bien analiza el autor, la quimera realmente de la tierra hueca en términos geográficos y oníricos es bastante folclórica pero, todo aquello que subyace bajo esa filosofía que, ciertamente apoyaría el mundo guenoniano, nos aboca necesariamente a una realidad incontestable y actual, a otra oquedad cuyas consecuencias para la humanidad son, aún, inevaluables. Me refiero a la pérdida de espiritualidad y a su relegación en la memoria a una mera abstracción molesta y en el peor de los casos totalmente ausente. Nuestros actos cotidianos ya no contienen un impulso espiritual sino metas de orden material y egocéntrico que no conducen sino a la infelicidad y a la ansiedad permanente. No existen tales metas sino en la acción separadora del pensamiento y es un pensamiento que no contiene espirituallidad alguna, que no es sino una mera función cerebral. Debemos retomar la espiritualidad en nuestras vidas y esto no tiene nada que ver con la religiosidad que no es sino pensamiento, sino que ésta espiritualidad que reclamo y que verdaderamente es una inmensa oquedad en la existencia humana se resumiría en regrtesar al cuerpo y sus mandatos, a su decurso natural que supera a cualquier pensamiento y nos reconduce a la naturaleza de la que nunca debimos salir. Javier Corres, escritor.

# Publicado por: JAVIER CORRES (ALSASUA)
viernes, 23 de julio de 2010

Tierra Hueca

Magnifico artículo a difundirlo masivamente

# Publicado por: Carlos Roger (México)
viernes, 23 de julio de 2010

Hay muchos mitos parecidos.

Este de la tierra hueca, viene a decir casi lo mismo que el de la atlantida, una especie de paraiso o mundo parecido al nuestro, en el que por supuesto parecen haber resuelto todos los problemas que aqui aun (por mucho tiempo) tenemos. No solo sociales, sino fisicos, como la inmortalidad, etc.Ese mito de la tierra hueca es el deseo de encontrar un estado o nivel superior (o inferior si es en la tierra) que parece ser ´´sentimos´´ que es posible. Es como el paraiso terenal de la biblia, y tantos otros paraisos o tierras soñadas donde siempre se vive mejor y mas feliz que en la nuestra.
Bueno, soñar es gratis ¿no? pero una cosa es el mundo de los sueños y otra la realidad. Y nosotros estamos en esta tierra. Cada uno debe buscar su propio ´´paraiso´´ o tierra hueca u lo que sea si eso le ayuda, pero nunca perder el contacto con la realidad.

# Publicado por: LUIS (MADRID)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |