''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 18 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
A propósito del nuevo gobierno

Zapatero, el orgullo infinito

Antonio Martínez

26 de octubre de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

José Luis Rodríguez Zapatero acaba de anunciar un nuevo y significativo cambio en las personas de sus ministros. La intención oficial consiste en formar un gobierno fuerte, capaz de poner en práctica las políticas que, según nuestro presidente, deben crear las condiciones necesarias para que España salga de la crisis. La intención real es muy otra: como siempre, la supervivencia política del señor Zapatero, al servicio de un orgullo que le impide aceptar que ha llegado la hora de abandonar el poder.

Cualquier presidente con un ápice de sentido común comprendería que, después del paquete de reformas decididas a la desesperada el pasado julio, cuando los mercados internacionales –vía Obama, Sarkozy y Merkel- estaban a punto de sacarnos la terrible tarjeta roja, él mismo, como político, debe darse por amortizado: lo único que le queda es agotar la legislatura intentando tomar las decisiones más convenientes para el país, aunque ello suponga la derrota segura en las elecciones. Si no tiene la dignidad y la humildad suficientes para reconocer su fracaso y convocar elecciones, por lo menos no debe incurrir en esa manifestación de orgullo infinito que consiste en pretender ganar unos comicios que todos los observadores le darían como perdidos de antemano.
 
Sin embargo, nuestro presidente no es un político cualquiera: es un hombre con un máximo de orgullo –muy bien disimulado, eso sí- y con un mínimo de sentido común. En vez de admitir que tiene la partida perdida, y que lo único encomiable sería dejarle el campo de juego al próximo inquilino de La Moncloa en las mejores condiciones posibles, insiste en seguir jugando mientras a su alrededor ya todos hablan en voz baja sobre la sucesión. Pero, ¿realmente piensa Zapatero en la posibilidad de vencer en las elecciones de 2012 a un PP con más de trece puntos de ventaja en las encuestas, y teniendo por medio un 2011 en el que no se vislumbran signos claros de recuperación económica? Pues sí, lo cree: como el niño que piensa que él, igual que Superman, puede volar con el simple acto voluntarista de desearlo, Zapatero –una mente con evidentes rasgos infantiles- aún confía en que puede recuperar el terreno perdido y, aunque sea por la mínima, volver a ganar.
 
¿Con qué bazas cuenta nuestro hombre para afrontar un envite de este calibre? Por un lado, y según se rumorea, con un anuncio de cierto fin pactado de ETA, sea éste aparente o real, y se pague en secreto al nacionalismo vasco el precio político que se pague para lograrlo. Y, por otro, con el cambio de gobierno anunciado ayer: un cambio que mejora el gabinete al expulsar a figuras ampliamente desgastadas –Moratinos, Aído, Corbacho- y que supone el ascenso a un primerísimo plano de Rubalcaba, y además la fuerte entrada en escena de Ramón Jáuregui y Rosa Aguilar. Se trata, como reconocen en privado los dirigentes del PP, de un gobierno más potente que el anterior, más solvente, y también con mayor proyección pública. Un gobierno de un tipo que Zapatero, hasta ahora, había evitado formar.
 
Y es que, como tantos analistas han señalado, Zapatero ha preferido hasta ahora los Gobiernos de perfil bajo, sin gente brillante y de su propia generación y que, de algún modo, le pudiera hacer sombra. Ahora sigue sin haber ministros de su generación con verdadero peso político: tanto Rubalcaba como Jáuregui y Rosa Aguilar vienen de tiempos de González. Sin embargo, al menos es evidente que son tres políticos con notable peso específico propio y gran experiencia. Y la cuestión es: pudiendo haber compuesto un equipo ministerial de mucha más calidad que los que ha tenido desde 2004, ¿por qué no lo ha hecho antes? ¿Por qué ha elegido como ministros a gente tan insustancial –la lista sería larga-, que ha pasado por el cargo sin pena ni gloria? Sencillamente, porque entonces el futuro político de Zapatero no estaba amenazado; y, si no estaba amenazado, Zapatero podía seguir su tendencia natural: eliminar a la gente brillante de su alrededor, dejando sólo a restos de la vieja guardia que ya no albergan ambiciones de liderazgo –su hora de apogeo ya pasó- y a jovencitos sin envergadura, infinitamente agradecidos a ZP por un sillón con el que nunca habían soñado (véase al respecto el notable libro de José García Abad El Maquiavelo de León).
 
Ahora, sin embargo, el futuro sí está amenazado; y, a grandes males, grandes remedios. Zapatero no se resigna a perder en 2012: está convencido de que, aun en un escenario como el actual, es capaz de vencer a un contrincante tan flojo como Rajoy. Estrategia: anuncio calculado del fin, o pseudo-fin, de ETA; y un audaz cambio de gobierno a año y medio de las elecciones, que va a servir para que muchos votantes de izquierda de toda la vida vuelvan a creer en Zapatero. Mientras tanto, el Partido Popular se pone un poco nervioso: Cospedal y Arenas lo han dicho off the record: “Este gobierno es mejor”. Entretanto, Zapatero cree tener cubiertos todos los flancos: si los sondeos mejoran lo suficiente para creer al menos en la posibilidad de la victoria, entonces será candidato en 2012; si no es así, si una abultada derrota aparece como segura, entonces en otoño de 2011 anunciará que no se presenta a la reelección, y el delfín Rubalcaba será el que tenga que hacer cara a la debacle electoral. Sin embargo, Zapatero sólo recurriría a esta segunda vía si realmente no ve ninguna posibilidad de victoria. La fecha límite: como digo, el otoño de 2011. Zapatero, cobarde y orgulloso, no quiere presentarse a perder.
 
Primera conclusión que cabe extraer de todo lo anterior: Zapatero, gobernante nefasto –irresponsable, imprevisible, inepto, infantil-, es, sin embargo, temible en el juego político. En realidad, es lo único que ha hecho durante toda su vida, y lo único que sabe hacer bien. Con el nuevo Gobierno que acaba de designar, no intenta “sacar a España de la crisis”, sino agotar el último cartucho de su supervivencia política, cuando muchos pensaban que ya no intentaría nada y, conseguidos –bien que a un alto precio- los imprescindibles apoyos parlamentarios para el resto de la legislatura, simplemente se limitaría a dejar transcurrir el 2011 antes de ceder el puesto de candidato a un sucesor interino y destinado a una derrota segura. Siempre se ha hablado de Rubalcaba como figura más probable para el papel, y ahora la conjetura se confirma.
 
Segunda conclusión, casi filosófica: Zapatero es el presidente más posmoderno que pueda imaginarse, el más pragmático, el más atento a sus propios intereses políticos, mucho más que a los intereses generales del país. En realidad, éstos últimos sólo le preocupan en la medida en que sirven a los primeros. Y ahora, cuando parecía en un callejón sin salida, se ha sacado un último as de la manga: un gobierno de evidente calidad política –salvo un par de lunares: González Sinde y Pajín- que podía haber formado mucho antes… si lo que entonces le preocupaba hubiese sido la gobernación del país. Pero, como lo que realmente le preocupa es él mismo, sólo lo ha formado cuando ha sido necesario para sus propios intereses.
 
Lo dicho: Zapatero o el orgullo infinito. Incapaz de aceptar la derrota cuando ésta llega; incapaz de este postrer gesto, si no de grandeza, al menos de honradez. Incapaz de un último servicio al país, el de ceder La Moncloa con los minimos daños posibles. Incapaz, en fin, de ver más allá de él mismo.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 09 de noviembre de 2010

el felon no es de León

Este sujeto NO ES DE LEON .¡Qué castígo!.

# Publicado por: miguel angel lorenzana del rio (colmenarejo, madrid.)
domingo, 07 de noviembre de 2010

Zetaparo. Historia del Mamarracho de León.

El artículo me parece genial este señor es un resentido sin capacidad de gobernar, de una mediocridad extrema que está acabando con todo lo que la democrácia ha construido estos últimos 35 años. Las personas mediocres les encanta rodearse de gente más mediocre todavia y este gobierno por ucho que digan es de esa catadura. no hay por donde cogerlos, aunque diría que lo podíamos coger por su vanidad, arrogancia y desprecio a las libertades de todos los españoles

# Publicado por: Enrique Fernández (Coria del Río)
viernes, 29 de octubre de 2010

Todo es poco

Considero que todo lo que pueda decirse de ese personajillo nefasto que, para desgracia de los españoles, ocupa la Presidencia del Gobierno es poco. Por eso, me satisface leer artículos como este. Creo, sinceramente, que ha llegado el momento, por el bien de todos -incluso por el de aquellos que no comulguen con estas ideas-, de hablar con total claridad, con total dureza, de él. Es lo que vengo haciendo, bien es verdad que de otra forma, con los epigramas que publico en mi blog ´´El rincón de Lajo Demos´´:

http://elrincondelajodemos.blogspot.com/

# Publicado por: Lajo Demos (Madrid)
jueves, 28 de octubre de 2010

Un gran artículo

Un artículo muy bueno y donde explica muy bien el porque de determinados movimientos, este presidente solo piensa en su ego eso es bastante visible.

# Publicado por: joaquina (Alpedrete)
jueves, 28 de octubre de 2010

Es un artículo correcto.

Tiene toda la razón Sr. Martínez. Zapatero ha sido nefasto para el país. Empezó con una España con prestigio internacional y lo primero que hizo fue desprestigiarla. Los dirigentes deberían saber que cuando un gobierno de un país adquiere un compromiso, guste o no guste el compromiso al próximo gobierno, este debe honrar lo acordado por su antecesor y Zapatero no lo hizo. Eso le costó además de su desprestigio personal, el de su nación, y la pérdida de muchas vidas españolas. Preguntemos ¿Donde han muerto más Españoles en Irak; o en Afganistan y en el Líbano. Hay recordar la decisión que tomó entonces pues se parece más a una pantomima electora que un acto de gobierno. El gobierno de Zapatero perjudicó a España en el aspecto económico, en vidas, y en prestigio internacional. Por otro lado, recibió las arcas llenas y en ese estado de bienestar siguió sin necesidad de gobernar. Cuando vació las arcas no supo que hacer ni ha sabido porque no le interesa España sino su permanencia política. Él no asumió la función de gobierno y sus ministros menos. La única función asumida fue la de opositores de Rajoy, no han hecho otra cosa en todas sus legislaturas. ¡Gobiernen! que para eso se les paga, es a Rajoy a quien se la panga para que se oponga a su nefasta acción de gobierno. Rajoy no debe proponer nada porque no es gobierno y no se lo aprobarán. Si los españoles le otorgaran la función de gobernante, entonces deberá cumplir esa función.

# Publicado por: C. Munárriz (Pamplona)
miércoles, 27 de octubre de 2010

Excelente artículo

Excelente artículo y cargado de razón, como todos los tuyos.

# Publicado por: Damián Ruiz (Barcelona)
miércoles, 27 de octubre de 2010

Ni una, Sr. Martinez

Eso es, no hay una sola de sus afirmaciones que no esté guiada por una especie de odio al Sr. Rodriguez Zapatero, fuera de proporción, de toda proporción. ¿Quien es usted para definir que es el orgullo -y no el sentido del deber político-, por ejemplo, lo que le guía en su decisión de concluir la legislatura?. Hay que ser muy estúpido y carecer de vergenza autocrítica mínima, para decir tantas sandeces seguidas como si fueran verdades incontrovertibles, sobre asuntos que, también como mínimo, son opinables. No soy socialista, ni el presidente del gobierno de España suscita una admiración especial en mi. Pero condenas como la suya son una muestra de lo peor que tenemos en este país: basura en las mentes y corazones, con o sin crisis. Mírese un rato por dentro, si es que puede, Sr. Martinez.

# Publicado por: Pedro María Górriz Unzu (Berango, Vizcaya)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |