''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 22 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Coloquio en Valencia en torno a "Los esclavos felices de la libertad"

Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse


Este miércoles 28 de septiembre, tendrá lugar en Valencia un coloquio-debate en torno a libro de Javier Ruiz Portella "Los esclavos felices de la libertad" (Museo de la Ciudad, Plaza del Arzobispo, 3 – 19.00 h). Al mismo tiempo que invitamos a los amigos y lectores de "El Manifiesto" a participar en tal acto, nos complace aprovechar tal ocasión para reproducir las palabras con las que Jesús Laínz presentó recientemente el libro en el Ateneo Jovellanos de Gijón.
Jesús Laínz

28 de septiembre de 2011
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS LAÍNZ

Difícil es la tarea de quien tiene que convencer a sus oyentes sobre la conveniencia de leer un libro. Los motivos fundamentales para hacer tal cosa son, en mi opinión, estos dos: o se trata de un libro ameno o de uno formativo. Y este Esclavos felices de la libertad de Javier Ruiz Portella es ambas cosas en grado sumo.

Se trata nada menos que de un libro de y sobre filosofía; de y sobre arte; de y sobre política; de y sobre metafísica…
Cuando caí sobre él pensé, por su osado título y borreguil portada, que se centraría sobre todo en las sucias cosas de la política, pero afortunadamente se trata de un libro demasiado inteligente y profundo como para quedarse ahí.
En sus breves pero intensísimas páginas, osa Javier Ruiz Portella hablar de arte. Pero no de cualquier modo, sino para denunciar la ininteligibilidad que lo voló desde dentro hace ya un siglo largo. Y ridiculiza, arremete y condena ese insulto a la inteligencia consistente en elevar el no-arte a la categoría de arte.
Pero el fracaso de la empresa es palpable. En las salas de concierto, para evitar que se queden vacías, las obras antimusicales han de ir siempre acompañadas de una sinfonía de Beethoven o un concierto de Brahms que justifique a los aficionados el pago de la entrada. Y en lo relativo a la arquitectura, ese arte cuya belleza ha sido sacrificada a la funcionalidad, hasta las manadas de turistas enlatados saben que lo digno de ser visitado son los no en vano llamados “cascos históricos” de las ciudades, hermosa aunque involuntaria confesión de que, sensu contrario, lo demás habrá de merecer el sambenito de “ahistórico”.
También se ríe el autor de la llamada cultura, sobre todo del denominado “acceso a la cultura” ese mito igualitario que no ha conseguido ocultar que, a pesar de la facilidad de la que hoy dispone todo el mundo para tan alto empeño, casi nadie accede a ella salvo, por regla general, para consumir basura ya caducada antes de salir.
La política, esa fea señora, también recibe los acertados plumazos de Ruiz Portella, rara avis que se atreve a mencionar palabras tan malsonantes como patria, linaje, tradición, espíritu. No se olvida tampoco de la libertad, pero con la mala idea de reírse de ella. Porque en la época en que la libertad aparentemente lo preside todo, en la envidiable era de las urnas… nunca antes se había programado el pensamiento de las masas como se hace hoy gracias a los medios de comunicación; nunca los Estados habían asfixiado a impuestos a los ciudadanos como hoy; nunca, ni el soberano más absoluto de tiempos pasados, pudo soñar con el control informático, técnico, audiovisual y electrónico que hoy permite a los gobiernos democráticos incluso tener cámaras de televisión en cada esquina —¡y con la excusa de garantizar la seguridad de los ciudadanos honrados!-— nunca se adoctrinó tanto y tan impunemente en las escuelas; nunca nadie pudo imaginar que el Estado iba a meterse hasta en cómo deben jugar los niños en el patio de recreo; nunca se legisló tanto hasta sobre cómo se ha de escribir para ser todos y todas el colmo y la colma de la corrección política.
También cuestiona el autor la igualdad, ese gran pecado del mundo moderno que se encuentra en el origen de la mayoría de los males morales y políticos que se padecen sobre todo en Occidente; y el progreso, esa utopía que ha situado a la Humanidad, por primera vez en su historia, al filo de la destrucción por sus propios méritos. ¿Por qué, en estruendosa contradicción con nuestros padres y abuelos, las actuales generaciones no pueden dejar de mirar hacia el futuro con pavor? ¿Será que al Hombre le sienta mal la civilización?
No podía dejar el autor de saltar desde aquí hasta la metafísica. Porque, ¿tendrá algo que ver en todo ello la muerte de Dios? Sin Dios, ¿cómo tirar del Hombre hacia arriba?
De todo y de bastante más trata Javier Ruiz Portella en este libro singular, escrito con extraordinaria agilidad y claridad. Porque además de un sugestivo pensador, nos hallamos ante un gran escritor, capaz de elegir la palabra a la vez exacta y poética, descriptiva y sugerente, meditada y fogosa, expositiva y provocadora.
Por todo ello me atrevo a augurarle a este libro muy escasa venta. No están nuestros luminosos tiempos de panem et futbolenses para estas cosas. Ésta es la prueba definitiva de su gran valor.

Artículo relacionado: "¿Por qué esclavos? ¿Por qué felices? ¿Por qué libres?


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 28 de septiembre de 2011

Para libros esclarecedores de verdad

Para libros esclarecedores de verdad mejor mirar aquí: www.felixrodrigomora.net Apuesto lo que sea a que el libro de Javier Ruiz Portella, por mucho que critique la actual situación de la sociedad, no discute la existencia del Estado, del capitalismo (y, por supuesto, de la Iglesia), que son la verdadera causa de la degeneración de las sociedades.

# Publicado por: Beato de Liébana (Madrid)
miércoles, 28 de septiembre de 2011

Merece la pena

Buenos días.
Este pasado fin de semana pude comenzar a leer dicho título. Vigencia plena, valentía y saber analizar, condensar y exponer.Gracias: al señor Portella por su trabajo, a Altera ediciones por publicarlo.

# Publicado por: Andrés (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
No hay nada que negociar con Cataluña
La guerra que Occidente no podrá ganar
"El engeniosu jidalgu don Quijoti la Mancha"
Ríos de sangre
El mito de la España de las Tres Culturas
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 SERTORIO
El dedo y la llaga
4 Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
5 JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |