''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 26 de mayo de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
El cole de las señoras Iglesias

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Tenga usted nietos, pero no hijos

AUDREY D AGUANNO
Un seísmo sacude a Europa
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
De dioses y religiones

Juan Pablo Vitali

15 de junio de 2012
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JUAN PABLO VITALI

Es sabido que el dinero tiene una sola identidad. Y es una identidad fuerte, a juzgar por los resultados que logra. No es un medio sino un fin, que se funde y se identifica con el consumo. Un consumo instantáneo para una enajenación personal permanente y diferida, vale decir prolongada en el tiempo, cuota tras cuota.

Para oponerse a la fuerza psicológica del dinero –que al fin y al cabo esa es la sujeción fundamental– hace falta una psicología también fuerte, que genere a su vez una disciplina. La religión suele tener esa fuerza que invita a la unificación y a la renuncia, al sacrificio y muchas veces al fanatismo. Cuando esa fuerza se expande y proyecta su poder, nunca se sabe dónde va a terminar. Pero tampoco podemos asegurar que la fuerza del dinero y la de las religiones no sean compatibles y en un punto se unan.
Que descendamos de los conquistadores portugueses y españoles no quiere decir que seamos tan tontos como para no ver que la religión y el oro fueron codo a codo en la conquista americana. Un oro requisado que, por otra parte, no era patrimonio de todos los indígenas, sino de algunos que, ¡oh casualidad!, manejaban también la religión, como en el caso por lo demás particularmente claro de los aztecas y de los incas.
Los clarividentes griegos tenían un sentido trágico de la vida. Ellos sabían muy bien que unos dioses son para un pueblo y que la proyección de esos dioses es algo antinatural. La forma de vida griega que heredaron luego en parte los romanos, consiste en darles a las cosas su valor real, sin necesidad de máscaras universales. Si bien la polis griega no es el imperio romano, tampoco este último necesitó de un dios universal ni de una ideología abstracta que respaldaran su accionar. Se bastaban a ellos mismos.
Es inevitable que la forma religiosa busque identificarse con el alma de su pueblo. Cuando un pueblo no puede conservar su propia forma espiritual, no puede mantener su alma colectiva y se entrega a la expansión de poderes y religiones con pretensiones universales y omnímodas, simplemente desaparece como pueblo y pasa a ser instrumento pasivo de un poder totalitario. Ese poder es reaccionario en cuanto dice ir en contra del sentido del mundo actual, pero es progresista en cuanto supone que todo aquel que no camina en la dirección correcta no va hacia el bien sino hacia el mal y merece ser castigado, vale decir: no progresa como persona, no sabe lo que le conviene ni cuál es el sentido indiscutible de la historia.
El equilibrio entre los derechos de la persona y los de la comunidad siempre ha sido un arte difícil, pero la unión de lo religioso absoluto con el poder material suele dar resultados tenebrosos.
Si hay algo admirable en Grecia es justamente ese equilibrio, del cual se deriva posiblemente casi todo lo bueno que tuvo Occidente. El helenismo borrado de Alejandría por el fanatismo religioso, seguramente fue también una de las representaciones históricas de ese equilibrio y de esa tolerancia.
Ridículo fue oponer a unos dioses sanguinarios y sedientos de sangre como fueron los de los aztecas, un dios que impone de hecho su fe mientras sus fieles saquean todo lo que pueden. Sin embargo, no suelen ser los pueblos los intolerantes, sino las cúpulas privilegiadas. Por eso las formas populares de la religión suelen ser más tolerantes y abiertas formalmente. Lo que es íntimamente propio no se impone ni necesita imponerse, se vive y se ejerce con pasión y alegría. El que proyecta la globalidad totalitaria de sus dioses, no tendrá más remedio que imponer la fuerza material de sus razones. No tiene otro sentido el afán por dar testimonio al que no lo pide ni lo necesita. Si hay algo que se opone a lo sagrado es lo igual, lo unitariamente global.
Los que inician una conquista o una guerra pueden tener su religión, pero una conquista o una guerra nunca son realmente religiosas. Eso sería verdaderamente un contrasentido que ofende nuestra inteligencia.

¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Juan Pablo Vitali
Una revolución social e identitaria
Posteuropeos
El pancriollismo
Por una revolución cultural
Nostalgia de Europa
Y el camarada Dugin se metió con Argentina
Los histéricos
Cultura y militancia
"Ellos y nosotros"
Argentina: de país europeo a país sudaca
Europa vista desde el otro lado de la mar
Es hora de definiciones
Ser criollo
¿Una religión única, verdadera y universal?
El mundo nunca fue un lecho de rosas
Separarse, ¿para generar qué?
Del comunismo al capitalismo. O de oca a oca, y tiro porque me toca
El criollismo
La lengua, la fuente de todo
Brasil y Egipto: dos malos alumnos del mundo globalizado
El último hombre blanco
La identidad de los pueblos indígenas
Matar al Otro
Saludo, desde el otro lado del mar, a Dominique Venner
Ruina
Se le apareció el pajarito de Chávez
Inglaterra y Argentina
Escupir sobre los padres. Odiarse a sí mismo
El Papa y nuestros amigos argentinos
En la muerte de Chávez
El racismo antiblanco y anticriollo en América
Argentinos y españoles
Cierto sentido romano de la vida y del poder…
Tampoco la Guerra Civil de EE. UU. fue lo que nos han dicho
El gran destino de una lengua
España y América. América y España
¿Cree usted en el Progreso?
El arraigo
20-N: Gran huelga general (en Argentina)
Argentina se echa a la calle
Si alguien quiere hacer algo... ya seremos dos
Crear un mundo
12 de Octubre de 1492
12 de Octubre de 2012
Los Estados-empresa
¿América Latina = América romana?
Los griegos no necesitaban la ecología
Muere Gore Vidal. "Crece el desierto"...
La homosexualidad
El sectarismo político
Los "top manta"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Dominique Venner: ¡Presente!
2 El barrizal catalán
3 SERTORIO
El cole de las señoras Iglesias
4 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Tenga usted nietos, pero no hijos
5 Cruces de muerte en las playas catalanas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |