''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 23 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
Los retos de VOX

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)

JAVIER R. PORTELLA
VOX, la voz y el huracán
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Cree usted en el Progreso?

Juan Pablo Vitali

4 de diciembre de 2012
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JUAN PABLO VITALI

En una acepción general y corriente, se considera reaccionario  a aquel que está en contra del progreso de la humanidad como entidad indeferenciada y unitaria. Es el adjetivo adjudicado por considerar que no existe la humanidad como ente abstracto y que menos todavía progresa, sino que en cambio se degrada cada día más.
Tanto para una visión circular de la historia como para los monoteísmos lineales, estamos viviendo un oscurecimiento espiritual, una progresiva muerte del espíritu.
La idea de progreso que nos rige es solamente la justificación teórica de un poder material cada vez más concentrado. La idea del progreso como crecimiento económico y financiero ilimitado, beneficia sólo a quienes conducen tal proceso de acumulación. Para el resto de la población constituye un sometimiento a ciertas pautas, cuando no el preámbulo a una  llana y lisa desaparición.
El progreso es una hipnosis y las masas tienden a la hipnosis. Para arrastrar a las masas no hay como la imagen. Ya Spengler señaló claramente el carácter eminentemente visual de nuestra decadente civilización.
El progreso no es un mito porque el mito implica siempre en alguna medida una cierta espiritualidad, una actitud de comprensión y una consciencia profunda. Eso no ocurre con el progreso que constituye la fe en que el hedonismo materialista puede crecer hasta unos límites insospechados, incluso hasta una feliz esclavitud. Esto es alentado por quienes se sirven del fenómeno en beneficio propio desde la cúspide del poder.
Como válvula de escape a la mayor concentración de poder económico, financiero y tecnológico  jamás vista, están los derechos humanos individuales que permiten desplazar los límites de las conductas hacia cualquier aberración. Esas son las dos caras del progreso supuestamente incuestionable de lo que llaman “la humanidad”.
Los masificados se enojan, se “indignan” pero en su mayoría creen que lo que vivimos hoy es una “crisis del progreso”, una circunstancia pasajera, un contratiempo que habrá que sobrellevar para seguir “progresando”. Esto no es sin embargo una crisis del sistema: es “el sistema” que ajusta su movimiento de pinzas progresivo sobre todo lo que se le opone en su base misma, no en sus formas pasajeras.
Casi nadie admite que los acomodamientos del sistema son producidos para que las comunidades organizadas y las naciones pierdan poder en beneficio del mismo sistema global que los produce. Todo conduce  a la desarticulación de lo orgánico en beneficio de la marginalidad inorgánica.
Para calmar las aguas se otorga una ilimitada libertad individual en todos aquellos aspectos que, aunque resulten aberrantes y perjudiciales para el conjunto, no alcanzan a rozar la acumulación de poder.  La libertad individual sin otro contexto que el descripto, no puede más que convertirse en una fuga de poder hacia el vértice.
La ideología dominante suele llamar reaccionario a quien se da cuenta de la situación. Por tal motivo todo sabio deviene hoy en día en reaccionario, porque al comprender cabalmente lo que ocurre se aparta o reacciona en la medida de sus posibilidades ante una situación inadmisible.
Reaccionario es una paabra que utilizan por igual las masas adiestradas como los vértices del poder, para manifestar su odio y estigmatizar a todos aquellos que aún pueden ver en la oscuridad.

¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 5 de diciembre de 2012

Irreversible

´´En el futuro habrá sin duda conflictos, rupturas y convulsiones los espasmos agonizantes del viejo mundo. Pero es preciso no engañarse: éstos no harán más que reforzar el proceso, porque, ante el horror que generan, siempre se preferirá la placidez y la sedación que otorga el progresismo...es habitual pretender que las manifestaciones históricas violentas terrorismo, integrismo islámico son prueba irrefutable de la continuidad de los tiempos históricos. Pero incluso si tales violencias durasen cientos de años, para Muray no son más que pervivencias transitorias que sólo tratan de negar una realidad: el deseo profundo y tal vez inconsciente de todos los pueblos digan lo que digan y hagan lo que hagan de alinearse con la agonía occidental, entendida ya como el único modelo viable para la humanidad del futuro. Además, el combate entre el terrorista islámico y el progre es un combate desigual, que sólo puede saldarse con la victoria del segundo. ´´Venceremos porque somos los más muertos´´, afirma el progresismo por boca de Muray. El Último hombre prevalece sobre el guerrero de la Dhijad. Nadie puede matar a un muerto´´. Tomado del artículo de Rodrigo Agulló ´´Philippe Muray y la demolición del progresismo´´ publicado en el Manifiesto en febrero de 2012.

# Publicado por: Fernando Fernández Garganta (La Plata - Argentina)
martes, 4 de diciembre de 2012

SE LES OLVIDÓ NUESTRA ARMA

El problema es que los que aún podemos ver en la oscuridad carecemos de medios persuasivos para ser escuchados. No disponemos -sobre todo -de la televisión y otros instrumentos de sometimiento. Intentamos comunicar nuestro mensaje y tenemos la sensación de prediicar en el desierto; ello nos desalienta pero hay que seguir haciéndolo porque quizás la perseverancia y la constancia son las únicas armas que nos han dejado. Por lo tanto, todos a una: seamos constantes y valientes, nunca nos callemos, siempre a pregonar las verdades sin apuros ni vergenza de qué dirán. Ser militantes......

# Publicado por: M Luisa Ottomano Queraltó (Alcalá de Guadaíra)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Juan Pablo Vitali
Una revolución social e identitaria
Posteuropeos
El pancriollismo
Por una revolución cultural
Nostalgia de Europa
Y el camarada Dugin se metió con Argentina
Los histéricos
Cultura y militancia
"Ellos y nosotros"
Argentina: de país europeo a país sudaca
Europa vista desde el otro lado de la mar
Es hora de definiciones
Ser criollo
¿Una religión única, verdadera y universal?
El mundo nunca fue un lecho de rosas
Separarse, ¿para generar qué?
Del comunismo al capitalismo. O de oca a oca, y tiro porque me toca
El criollismo
La lengua, la fuente de todo
Brasil y Egipto: dos malos alumnos del mundo globalizado
El último hombre blanco
La identidad de los pueblos indígenas
Matar al Otro
Saludo, desde el otro lado del mar, a Dominique Venner
Ruina
Se le apareció el pajarito de Chávez
Inglaterra y Argentina
Escupir sobre los padres. Odiarse a sí mismo
El Papa y nuestros amigos argentinos
En la muerte de Chávez
El racismo antiblanco y anticriollo en América
Argentinos y españoles
Cierto sentido romano de la vida y del poder…
Tampoco la Guerra Civil de EE. UU. fue lo que nos han dicho
El gran destino de una lengua
España y América. América y España
El arraigo
20-N: Gran huelga general (en Argentina)
Argentina se echa a la calle
Si alguien quiere hacer algo... ya seremos dos
Crear un mundo
12 de Octubre de 1492
12 de Octubre de 2012
Los Estados-empresa
¿América Latina = América romana?
Los griegos no necesitaban la ecología
Muere Gore Vidal. "Crece el desierto"...
La homosexualidad
El sectarismo político
De dioses y religiones
Los "top manta"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Venezolanos
José Vicente Pascual
1 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve el alcalde de Móstoles
4 JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ
Los ´fachas´ de VOX y el Banco Mundial
5 PIERRE FOUQUES
Italia: el asombroso abrazo de dos populismos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |