''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 23 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Juan Latino: un africano... europeo y español


Entrevista sobre la novela "Juan Latino" publicada en la web y página de facebook de la editorial Transbooks.
José Vicente Pascual

6 de febrero de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL

 En tono muy distendido, Transbooks ha entrevistado al autor de Juan Latino, la novela recientemente publicada por esta editorial en formato digital. Aunque nacido en Madrid, José Vicente Pascual (1956) se hizo pronto, y por imperativos del destino, granadino de adopción. Luego, su inquieta personalidad le ha llevado a vivir en diferentes lugares y actualmente reside en La Coruña. Prolífico y agudo articulista de prensa es, sobre todo, como lo calificó el también escritor Gregorio Morales, un narrador nato, que sabe sacar siempre el mejor partido a sus personajes y hacerse perfectamente con las épocas en que desarrolla sus fabulaciones. Es el caso de la novela que ahora nos ocupa, una narración sugerente que se lee de cabo a rabo sin pestañear, centrada en el siglo XVI, en Granada, que tiene como protagonista a un personaje que hizo historia: Juan Latino, el primer hombre negro que accedió a una cátedra universitaria, literato también y consejero de grandes personalidades de su época que influyeron en la política del imperio español.

Transbooks: Sin duda, Juan Latino es uno de los personajes más interesantes de su época: de raza negra, no sólo supo sortear los prejuicios racistas sino también encumbrarse en la sociedad granadina. ¿A qué crees que se debió su insólita carrera?

José Vicente Pascual: Juan Latino es el paradigma del hombre renacentista, el nuevo ciudadano (súbdito en aquellos tiempos), que sin pertenecer a la nobleza ni medrar al amparo de la iglesia o la milicia reclama su espacio, su propia voz y la autoridad de su criterio en una sociedad aún muy compartimentada en clases sociales impermeables. Es evidente que los medios de que se valió para convertirse en una persona importante, influyente en su época, fueron el estudio y la constancia. Hay algo que el oro y la gloria de las armas no pueden comprar: el talento, la sabiduría y el prestigio de la  cultura y el arte. Juan Latino era muy consciente de ello, cual si practicase el “arte de la prudencia” de Gracián: se hizo imprescindible y nunca dejó que acabase “la dependencia” de los poderosos respecto a su persona. Su condición de hombre de raza negra subraya más todavía esa perseverancia en el conocimiento, el cultivo de “las artes liberales” y el modo “prudente” de vida. A su manera, fue un genio. Y como todos los genios se anticipó muy mucho a su época. Tenemos que esperar hasta el siglo XIX para encontrar personas de raza negra que alcanzasen el prestigio intelectual y artístico que él tuvo en su tiempo.

TB: Por qué crees que un hecho histórico como el de que un negro se convirtiera en catedrático sucedió en España y más concretamente en Granada y no en otro lugar del Mundo?

JVP: Casi todo el mérito es de Juan Latino. Granada reconoce su valía (la universidad, el colegio catedralicio, la misma Chancillería...) y no tienen objeción en otorgarle la distinción que merece. Digo que “casi” todo el mérito es suyo porque hay otro elemento fundamental en su vida: la protección, aliento y apoyo que siempre recibió de su antiguo amo, Gonzalo Fernández de Córdova, duque de Sessa y sobrino-nieto de El Gran Capitán. Juan Latino, durante muchos años, fue orgullo de la casa ducal de Sessa y, en este sentido, reconocer sus méritos significaba rendir honores a la que fue más importante estirpe aristocrática en España durante el siglo XVI.

TB: El estilo de la obra, bastante ameno, recuerda muy acertadamente de tanto en tanto a la prosa del Siglo de Oro. ¿Fue algo consciente o simplemente resultaba lo más natural y como tal surgió?

JVP: El estilo de la obra está marcado por el propio estilo de Juan Latino, en las apenas cinco líneas escritas en castellano que se conocen de él, redactadas a modo de sucinta biografía (él escribía en latín, como es sabido). Una novela necesita un tono, una música especial que recorra su prosa. Y el tono, sin duda, lo dieron esas líneas a las que me refiero. Fue un efecto buscado, desde luego; aunque inmediatamente la misma prosa fluyó de manera muy natural. Apenas hay artificio en el texto, ni tentación hacia el manierismo (eso espero, al menos); la narración se desarrolla en primera persona, metido en autor bajo la piel del negro. Es una cuestión, por tanto, de imaginación. ¿Cómo hablaría, cómo se expresaría Juan Latino? El resultado es la novela.

TB: ¿Qué lugar ocupa el libro en tu trayectoria literaria?

JVP: Ciertamente, aunque no es la novela que más éxito comercial ha tenido (al menos hasta la fecha), es la que más satisfacciones me ha dado. Sobre todo por las personas que se encuentran vinculadas entrañablemente a la época en que la escribí (Felipe Romero, quien me dio muy buenos consejos al respecto; el profesor José Antonio Sánchez  Marín, el editor José Antonio García Sánchez...). Bueno, fueron tiempos hermosos. Qué decir de la oportunidad de conocer y trabajar con Tito Junco Martínez, aquel actorazo que llevó la obra a los escenarios de España e Hispanoamérica. Por otra parte, Juan Latino es mi primera incursión en el género de la “novela histórica”. Que el resultado me animó mucho, a la vista está.

TB: ¿Crees que se puede extraer alguna conclusión de la insólita trayectoria de Juan Latino, de su extraordinaria tenacidad, en estos precisos momentos que vivimos?

JVP: La pregunta se responde sola. Si un hombre nacido en África, hecho prisionero por los mercaderes de esclavos, vendido como tal en Moguer y más tarde en Sevilla, mozo de mulas en una hacienda de Baena, puede redimir su condición, superarse, alcanzar todos sus objetivos, afanes e ilusiones, casarse con una mujer blanca, bella y de distinguida familia, y tener once hijos con ella (y alguno más que por ahí bastardeaba); y llega a convertirse en catedrático de latín y a ser consejero de Juan de Austria... Parece claro que nosotros, que no vivimos en el siglo XVI ni somos esclavos (al menos no deberíamos), podemos hacer exactamente lo que nos parezca mejor para nuestras vidas. Lo que queramos. Nuestra soberanísima voluntad. Otra cosa es que la gente se convenza de ello. Hay un dicho medieval que me parece de una lucidez aplastante. “Dile siempre al rey lo que debería hacer, no lo que puede hacer, porque entonces nadie podrá contener su poder”. Pues traslademos el aserto a los tiempos actuales y cambiemos la palabra “rey” por “ciudadanos”. La gente está saturada y bastante cansada, muy agobiada por “lo que debe hacer”. Hora es de que pensemos en “lo que podemos hacer”. La respuesta es axiomática: TODO. El día que nos demos cuenta de ello, la historia cambiará para siempre.
 

Para obtener la novela en formato digital

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
De putas y de idiotas
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 SERTORIO
Sacar los tanques
4 SERTORIO
El dedo y la llaga
5 JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |