''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Argentinos y españoles

Juan Pablo Vitali

25 de febrero de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JUAN PABLO VITALI

Es muy feo verse en un espejo y que la imagen reflejada no nos guste para nada. Las clases medias española y argentina son como un espejo. Por eso a veces no se quieren, porque una refleja los defectos de la otra. Los mismos planes educativos, la misma ideología progresista, la misma soberbia, el mismo egoísmo, las mismas actitudes.
Los argentinos jamás nos “bajamos del caballo”. Los españoles tampoco. A ambos nos va muy mal, pero sabemos todo lo que hay que saber de cualquier cosa que nos pregunten. A ambos nos aplican alternativamente los mismos experimentos políticos, sociales y culturales, tanto que ciertos dirigentes van y vienen, se quieren y se apoyan mutuamente en beneficio propio.
Nosotros, el pueblo, no hacemos lo mismo. En vez de pensar en lo mucho que tenemos en común, rechazamos al otro porque necesitamos no asumir nuestra propia imagen del espejo. Somos dos sociedades y dos países con demasiadas similitudes y un destino común a como van las cosas: la disolución, el abandono de toda soberanía a manos del mismo poder financiero, tecnológico, político.
Sin embargo nos creemos gente inteligente, laboriosa, esclarecida. Es mentira. No hay nada más estúpido que las clases medias apolíticas con su egocentrismo local, de país burguesito, de pueblo prolijo y vacío, ya sin alma, de región que se cree mejor que otra región. En el barrio decíamos de niños ¿Y este a quién le ganó? No le ganamos a nadie desde hace ya mucho tiempo.

Hay unos cuantos argentinos que dicen ser mejores que los españoles y unos cuantos españoles que no quieren a los argentinos ¡Qué cosa divertida! Dos soberbias de la decadencia enfrentadas ahorrándose el psicólogo o complementando el tratamiento de autoestima. Dos campeones del progresismo vacío que aman sus artículos de consumo y sus pulsiones enfrentados en el coliseo de los gladiadores del progresismo. Es que ambos somos perfectos. Perfectos en ver cómo se disuelve el esfuerzo de nuestros antepasados que son los mismos, de nuestra cultura que es la misma, de nuestra tradición que es la misma. Pero claro…, nosotros ya no somos los mismos. El abuelito en Argentina o en España amaba la tierra, sus plantas y sus animales. Cultivaba la amistad, tenía firmes convicciones por las cuáles se jugaba la vida y en ningún caso, pensara como pensara, entraba en sus cálculos la desaparición de su patria sin pena ni gloria por un precio tan módico como el morir en cuotas impagables, mientras a un lado y al otro del océano los primos se miden a ver cuál de los dos es el más perfecto. 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 25 de febrero de 2013

La familia también discute.

Como en las mejores familias, pero padre e hijo nunca pueden llegar a las manos, es como luchar contra tu propia sangre. Los progres son como niños pijos envidiosos. La verdad os hará libres, muy cierto.

# Publicado por: españolito (Granada)
lunes, 25 de febrero de 2013

ELEMENTOS PELIGROSOS

No pasa eso solo entre Europa y América. Soy hija de italiano y española y también me encuentro entre dos aguas, sobre todo porque siempre -aquí y allá- me lo han recordado parientes y amigos. En común también tienen bastante las clases burguesas italianas y españolas y por cierto en estas elecciones ganarán los que siempre ganan aquí y allá; perderá el pueblo, el de siempre. De todos modos, los hispanoamericanos, italianos y españoles tenemos en común el individualismo y si nos aplicamos el lado bueno de esta tendencia podremos sacarle partido ¿quizás pensando en lugar de ser pensados? Y si al final somos cada vez mas y logramos vencer los personalismos, seremos de veras elementos peligrosos.

# Publicado por: M Luisa Ottomano Queraltó (Alcalá de Guadaíra)
lunes, 25 de febrero de 2013

AL OÍDO DEL REY

Para entender el proceso de independencia americano o más bien, la guerra civil entre españoles de ambos continentes, recomiendo la lectura del colombiano Pablo Victoria.
Al oído del Rey. La historia jamás contada sobre la rebelión americana y el genocidio bolivariano
http://www.altera.net/tienda/product_info.php?cPath22_24products_id149






# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
lunes, 25 de febrero de 2013

desde el exilio

La que le va a caer al señor vitali ¡¡¡, mire que comparar un país del tercer mundo con uno del primero (o eso dicen) . Puede ser que en 1492 España descubriera America , pero hace unos años España descubrió Europa , o la descubrieron, vaya uno a saber.
Como uruguayo descendiente de austriacos( uruguayos y argentinos descendemos de los barcos) , reconozco que no podemos bailar carnavalito, ni adorar la pachamama, haríamos el ridículo , no somos indios (el espejo nos dice otra cosa) , pero el espacio schengen , y el aeropuerto de barajas, nos recuerdan que no somos europeos.
No somos lo suficientemente buenos para eso , aunque todo lo que somos incluso nuestra sangre viene de allí . ¿entonces que somos? nos considero exiliados en el fin del mundo, lo cual tiene cierto punto romántico, pueblos exiliados en un limbo, no somos mas de ninguna parte. Aunque nos agrada así , como habitantes de un lugar remotisimo al que nadie le interesa emigrar , dentro de 500 años todavía estaremos aquí , lo cual no esta tan mal.

# Publicado por: elio cesar (Uruguay )
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Juan Pablo Vitali
Una revolución social e identitaria
Posteuropeos
El pancriollismo
Por una revolución cultural
Nostalgia de Europa
Y el camarada Dugin se metió con Argentina
Los histéricos
Cultura y militancia
"Ellos y nosotros"
Argentina: de país europeo a país sudaca
Europa vista desde el otro lado de la mar
Es hora de definiciones
Ser criollo
¿Una religión única, verdadera y universal?
El mundo nunca fue un lecho de rosas
Separarse, ¿para generar qué?
Del comunismo al capitalismo. O de oca a oca, y tiro porque me toca
El criollismo
La lengua, la fuente de todo
Brasil y Egipto: dos malos alumnos del mundo globalizado
El último hombre blanco
La identidad de los pueblos indígenas
Matar al Otro
Saludo, desde el otro lado del mar, a Dominique Venner
Ruina
Se le apareció el pajarito de Chávez
Inglaterra y Argentina
Escupir sobre los padres. Odiarse a sí mismo
El Papa y nuestros amigos argentinos
En la muerte de Chávez
El racismo antiblanco y anticriollo en América
Cierto sentido romano de la vida y del poder…
Tampoco la Guerra Civil de EE. UU. fue lo que nos han dicho
El gran destino de una lengua
España y América. América y España
¿Cree usted en el Progreso?
El arraigo
20-N: Gran huelga general (en Argentina)
Argentina se echa a la calle
Si alguien quiere hacer algo... ya seremos dos
Crear un mundo
12 de Octubre de 1492
12 de Octubre de 2012
Los Estados-empresa
¿América Latina = América romana?
Los griegos no necesitaban la ecología
Muere Gore Vidal. "Crece el desierto"...
La homosexualidad
El sectarismo político
De dioses y religiones
Los "top manta"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |