''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 24 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
¡Ay de los puros!

SERTORIO
Los retos de VOX

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Saludo, desde el otro lado del mar, a Dominique Venner

Juan Pablo Vitali

24 de mayo de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JUAN PABLO VITALI

Será, entonces, que pertenezco a los cielos? 
¿Por qué, si no, persistirían los cielos 
en clavar en mí su azul mirada, 
instándome, y a mi mente, a subir 
cada vez más, a penetrar en la bóveda celeste, 
tirando de mí sin cesar hacia unas alturas 
muy por encima de los humanos?
Icaro,
Mishima
 Dos poemas de escritores suicidas que hablan justamente del suicidio recuerdo ahora: uno de Robert Howard, el otro de Mishima.
Los kamikaze solían dejar una frase antes de su muerte. La palabra a veces sobrevive, pero sin el sentido de la acción es como si nunca hubiera existido.
Sin el último vuelo, sin el día de gloria en que la sangre se mezcla con la tinta, ninguna palabra tendría el mismo peso. Peso final, dador de sentido acaso innecesario para quien ya ha dado suficiente testimonio.
Mi bisabuelo, que también fue un suicida, construyó en el fin del mundo una catedral como la que el camarada Venner vio antes de morir. Las catedrales del destino nos persiguen. Y digo camarada porque si existe un momento para utilizar esa palabra es justamente este momento.
Los últimos criollos combatientes se suicidaban en cargas a lanza en la llanura. Había entre ellos apellidos semejantes al de nuestro hermano Dominique. No sé ahora cuál es el sentido de las distancias, que como el tiempo han sido abolidas en el día de ayer por un disparo.
Imagino el estruendo en la nave principal, el eco en los arbotantes, la rápida redacción de la noticia por la prensa. Es extraño, en la Argentina donde son infrecuentes las  noticias sobre Francia en la televisión, en un canal de gran audiencia alguien decía: “Militante de la ultraderecha francesa se suicida por la aprobación del matrimonio gay”. Se ve que la luz de rayo del espíritu de un hombre desubicó a un sistema que quiso expresarse aún del otro lado del mar, donde muy pocos lo conocíamos. Y se expresó vomitando oscuridad contra la belleza de la luz.
La gloria de la acción llega al suicida, cuando es la continuidad de un estilo, la relación exacta de un hombre con los dioses que ha seguido siempre, con los mitos que ha vivido y hacia los cuales viaja ya ahora Dominique Venner, trasmutado él también en un mito.
El llamado es para todos y para ninguno, como decía Nietzsche. La sangre sobre el mármol de la catedral es algo bello, sagrado en el sentido antiguo.
Bajo la Cruz del Sur, a una distancia infinita de tus pasos de suicida, la sangre celta habita, Dominique, crece y se torna un extraño remolino.
Un sol rojo ha estallado en la penumbra, la edad del lobo se congeló por un instante.

Algunos dicen que fue un suicidio, otros sabemos que no, que fue mucho más que eso. 
 



ARTÍCULOS RELACIONADOS

 
LA OBRA DE DOMINIQUE VENNER EN ESPAÑOL

- El libro, escrito expresamente para el público español, Europa y su destino. Ediciones Áltera, 2010
Artículos publicados en El Manifiesto:
 

¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 25 de mayo de 2013

ROSAS para D. VENNER

Me sumo al comentario....deposito ROSAS sobre el mármol de la catedral....(yo: de sangre italiana, de patria hispana, de alma cristiana)....

# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
sábado, 25 de mayo de 2013

Para nada extraño.

Para nada extraño. Sabes que la existencia de Uruguay es una maniobra del Imperialismo Inglés y sus acólitos. Orientales (verdadero nombre de los ´´uruguayos´´ para quienes nos leen y no conocen a fondo la rica historia rioplatense) y argentinos combatían hombro con hombro con hombro por la causa ya fuere Federal (la mía) o Unitaria. Encontramos orientales en las más importantes batallas ya como simples gauchos combatientes o como oficiales. Lo mismo argentinos en Uruguay. Mi país - que no Patria - es una rama desgajada del tronco. De ahí su falta de identidad, de nacionalismo y de tradición real. Algún día el sueño de Don Juan Manuel de Rosas será realidad. Las Provincias Unidas del Sur, como una verdadera reserva de los valores tanto criollos como europeos, pues esa es nuestra raíz. Una mezcla que no puede superar el mejor del los cockteles. :-)

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Reykjavik)
viernes, 24 de mayo de 2013

Nuestros bisabuelos

Estimado Adolfo: Sé que mi familia materna estuvo en los entreveros del Uruguay, siempre con los blancos de Saravia. Mi bisabuela me contaba que en su casa se reunían a conspirar gauchos y generales, pero no sé mucho más, sólo que ella era de apellido Patroni Alberdi, y que estaba emparentada con J.B. Alberdi. Nosotros los criollos también tenemos nuestros mitos, y no sería extraño que mi tatarabuelo y el tuyo hayan estado del mismo lado en la llanura. Un abrazo.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
viernes, 24 de mayo de 2013

Pido permiso para una digresión de carácter personal

JUan Pablo, (ahora sí el nombre correcto, jeje) evocando a tu bisabuelo, me hiciste recordar el mío, comandante de la retaguardia de Aparicio Saravia en la Revolución Nacionalista de 1904 en Uruguay. En esas circunstancias se acerca a Saravia y le dice, ´´mi General las tropas del gobierno nos están alcanzando´´. Saravia que era un buen idealista pero un mal militar le contesta: ´´Coronel Gutiérrez, vaya a cambiarse los pantalones´´. Mi bisabuelo, muerde el freno, se da media vuelta y retorna a su puesto. Pocas horas después, efectivamente las tropas del gobierno los alcanzaron, como el advirtió, poniendo en grave riesgo a todo el ejército revolucionario. Mi bisabuelo, lejos de ir a cambiarse los pantalones se hizo matar defendiendo la retaguardia para salvar el resto del ejército revolucionario nacionalista, comandando una carga de caballería como las que tu señalas en el artículo. Su honor había sido puesto en entredicho y como recordé en otro post: ´´la muerte no es eterna, el deshonor si´´. Mi bisabuelo seguramente no conocía esta máxima japonesa, pero llevaba su espíritu y estilo escrito en su corazón.

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Reykjavik)
viernes, 24 de mayo de 2013

EXIBICION.-

¡Oh, ácratas del pensamiento! ¡Oh, destructores de lo homogéneo! Estaís exibiéndoos en el mercado de la putrefacción, sin ningún fin digno ser alabado. ¿Que pretendéis haciendo caso omiso a los dictados de la Naturaleza? ¿Queréis deslumbrar a los desacompasados poseedores de la tristeza? O, ¡estáis alborotados anímicamente por algo oscuro que os pesa!. No puedo pensar en equilibrio cuando hay ruptura inexorable.

# Publicado por: Roberto del Olmo García (Godella)
viernes, 24 de mayo de 2013

El estilo, un concepto perimido.

Excelentes palabras Juan Carlos. Remarcas la importancia del estilo. Un estilo que nos caracteriza. Habitamos un mundo de muertos vivientes. Si algo define a nuestra época son las películas de zombies. Hay en la sociedad una conciencia subyacente que parece captar la cruel verdad: son hombres muertos que caminan. Y cuando aparece un ser humano que realmente vive y procede a actuar, todos quedan mirando, estupefactos, con caras de micos asombrados y temerosos a la vez. No entienden nada. No pueden entender porque ya no piensan. Actúan por reflejo. Son cuerpos sin alma, pues ésta se diluyó en la nada. O son espírtus de corrupción, como la hembra de FEMEN que procede a parodiar en N.D. el suicidio de Dominique, con sus senos al aire, logrando por primera vez en la historia de Occidente, que la exhibición del busto femenino, cause rechazo.

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Reykjavik)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Juan Pablo Vitali
Una revolución social e identitaria
Posteuropeos
El pancriollismo
Por una revolución cultural
Nostalgia de Europa
Y el camarada Dugin se metió con Argentina
Los histéricos
Cultura y militancia
"Ellos y nosotros"
Argentina: de país europeo a país sudaca
Europa vista desde el otro lado de la mar
Es hora de definiciones
Ser criollo
¿Una religión única, verdadera y universal?
El mundo nunca fue un lecho de rosas
Separarse, ¿para generar qué?
Del comunismo al capitalismo. O de oca a oca, y tiro porque me toca
El criollismo
La lengua, la fuente de todo
Brasil y Egipto: dos malos alumnos del mundo globalizado
El último hombre blanco
La identidad de los pueblos indígenas
Matar al Otro
Ruina
Se le apareció el pajarito de Chávez
Inglaterra y Argentina
Escupir sobre los padres. Odiarse a sí mismo
El Papa y nuestros amigos argentinos
En la muerte de Chávez
El racismo antiblanco y anticriollo en América
Argentinos y españoles
Cierto sentido romano de la vida y del poder…
Tampoco la Guerra Civil de EE. UU. fue lo que nos han dicho
El gran destino de una lengua
España y América. América y España
¿Cree usted en el Progreso?
El arraigo
20-N: Gran huelga general (en Argentina)
Argentina se echa a la calle
Si alguien quiere hacer algo... ya seremos dos
Crear un mundo
12 de Octubre de 1492
12 de Octubre de 2012
Los Estados-empresa
¿América Latina = América romana?
Los griegos no necesitaban la ecología
Muere Gore Vidal. "Crece el desierto"...
La homosexualidad
El sectarismo político
De dioses y religiones
Los "top manta"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Venezolanos
José Vicente Pascual
1 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 SERTORIO
Los retos de VOX
4 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve el alcalde de Móstoles
5 PIERRE FOUQUES
Italia: el asombroso abrazo de dos populismos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |