''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 17 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Unir no es sujetar


JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Francia y Cataluña, historia y disparate

Jesús Laínz

5 de junio de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Futuro mapa de Francia...
JESÚS LAÍNZ

Los arbitristas de la Generalidad siguen acumulando méritos para la medalla de oro del disparate político. El último consiste en pretender encomendar la defensa de la Cataluña independiente a Francia. Nada menos que a la eterna enemiga de Cataluña. Parecía difícil superar la propuesta maragalliana de entrar a formar parte de la Organisation Internationale de la Francophonie, pero se ha conseguido.
Para evitar bochornos, podrían comenzar los campeones de las esencias catalanas recordando que la lucha que desangró a España en los siglos XV a XVII se debió a su asunción de la política catalanoaragonesa, secularmente hostil a Francia, mientras que Castilla había sido la más fiel aliada de dicho reino, como, por ejemplo, durante la Guerra de los Cien Años. Además, si la dinastía Habsburgo reinó en España fue porque Fernando el Católico procuró emparentar con los enemigos de su enemiga Francia.
Podrían continuar informándose sobre lo ocurrido en 1641, cuando a Pau Clarís y los suyos se les ocurrió proclamar conde de Barcelona a Luis XIII. Prácticamente nadie les secundó. Pocos meses tardaron los caciques catalanes en comprender su error y elevar a París un inútil memorial de maltratos. El enviado francés, Pierre de Marque, escribió que “en Cataluña todo el mundo tiene mala voluntad para Francia e inclinación por España. Los catalanes son muy malintencionados para el servicio del rey. Ningún partido es profrancés”. Y, efectivamente, los catalanes se dedicaron a matar franceses y a recibir a los ejércitos castellanos con vivas a España y mueras a Francia.
Perdidos el Rosellón y la Cerdaña, Luis XIV prohibió en 1700 el uso público del catalán en dichas comarcas porque “este uso repugna y es contrario a nuestra autoridad y al honor de la nación francesa”. A finales de ese siglo el revolucionario Barère calificaría a las lenguas regionales como jergas bárbaras y groseras, y su compañero Grégoire redactaría el “Informe para aniquilar los dialectos y universalizar la utilización de la lengua francesa”, de duradera influencia en la política lingüística de la République, Une et Indivisible. Después llegó la Guerra de Sucesión, y los catalanes, una vez más, se apuntaron mayoritariamente al bando contrario al del candidato francés. Y el 11 de septiembre de 1714, Casanova y los suyos pidieron a los barceloneses que dieran su vida para no “quedar esclavos, con los demás españoles engañados, del dominio francés”.
Al estallar la Guerra de la Convención, los roselloneses, siglo y medio después de su anexión a Francia, recibieron a los soldados españoles con entusiasmo. Fabre, delegado convencional, informó a Robespierre de que “estos catalanes del Rosellón son más españoles que franceses”. Y los voluntarios catalanes cantaban “Aquells francesos malvats son nostros majors contraris. Valerosos catalans, anem tots á la campanya á defensar nostre Deu, Lley, Patria y Rey de Espanya. ¡Al arma, al arma, espanyols! ¡Catalans, al arma, al arma! que lo frenetich francés nos provoca y amenassa”.
Llegó 1808, momento en el que los catalanes, por su secular sentimiento antifrancés –no por casualidad “gavaitx” es vocablo catalán–, se distinguieron en que, como informó el mariscal Berthier a Napoleón, “ninguna otra parte de España se ha sublevado con tanto encarnizamiento”. El corso pretendió correr la frontera hispanofrancesa hasta el Ebro, para lo que dio instrucciones de que en Cataluña se eliminara la lengua castellana, se usara oficialmente sólo la catalana, se arriasen las banderas de España y se izasen tricolores y señeras. La respuesta de los catalanes fue degollar franceses durante seis años, empezando por la batalla que permitió grabar para siempre en el Bruch: “Caminante, para aquí, que el francés aquí paró: el que por todo pasó no pudo pasar de aquí”.
Durante la Tercera República la extirpación del catalán continuó sin complejos. A los niños se les prohibió hablarlo tanto en las aulas como en el patio de recreo, según mandaban los carteles de “Sed limpios, hablad francés”. Esto llevó a los primeros catalanistas, como Cambó y Prat de la Riba, a agradecer al cielo que en la Cataluña española no hubiera sucedido lo que en el Rosellón, donde la cultura catalana casi había desaparecido. Y proclamaron su germanofilia en 1914 porque preferían el modelo imperial austro-alemán al centralismo francés. Pero cuando una delegación de olvidadizos nacionalistas se presentó en 1919 en Versalles con la intención de lamer lo que fuere menester para conseguir el apoyo de los vencedores a la secesión de Cataluña, Georges Clemenceau –reputado pornógrafo pero político serio– les cortó la genuflexión con un impaciente “Pas d’histoires, messieurs!”.
Con la siguiente guerra mundial harían nuestros separatistas otro servil intento de conseguir el apoyo aliado a sus deseos. A finales de 1938, con la victoria de Franco ya evidente, propusieron a los gobiernos inglés y francés convertir unas futuras repúblicas de Euzkadi y Catalanoaragonesa en protectorados de Inglaterra y Francia respectivamente. Disponiendo así de Aragón como si fuera una finca de su propiedad, les ofrecieron, a cambio de la independencia, el control de la España al norte del Ebro como territorio amigo entre Francia y la España franquista ante una posible guerra contra Italia y Alemania. Pero, duchos en encender una vela a Dios y otra al Diablo, en mayo de 1936 los de Nosaltres Sols! habían presentado en el consulado alemán de Barcelona un memorándum ofreciendo poner a disposición del III Reich los aeródromos y puertos catalanes y baleares como bases de aviones y submarinos en un futuro enfrentamiento con Francia, ya que “Alemania es nuestra amiga por ser rival de Francia, tiranizadora de una parte de nuestro territorio nacional”. Y concluyeron afirmando que “una Cataluña libre representaría para Alemania un paso definitivo en el desmoronamiento de Francia”.
Venidos a tiempos más cercanos, en 1999 Francia se negó a ratificar la Carta Europea de las Lenguas Regionales y Minoritarias porque, en palabras de Chirac, “amenazarían la indivisibilidad de la República, la igualdad ante la ley y la unidad del pueblo francés”. Y en 2008, la Académie Française se pronunció contra la inclusión de una mención constitucional a las lenguas regionales como patrimonio de Francia porque “afecta a la identidad nacional”, porque puede “dificultar el acceso igualitario de todos a la administración y a la justicia” y porque “desde hace cinco siglos, es la lengua francesa la que ha forjado Francia”.
Unos linces, nuestros separatistas. No han podido elegir mejor árbol para arrimarse.
Adieu, la Catalogne!
© El Diario Montañés

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 08 de junio de 2013

ERROR

He intentado leer el artículo pero pierde todo credibilidad cuando se lee eso de ´´catalanoaragonesa´´ ¿eso qué es? Jamás ha existido algo denominado así. Ha existido la Corona Aragonesa integrada por el Reino de Aragón, Reino de Valencia, Reino de Mallorca y por Cataluña. Deberían rectificar ciertos errores gravísimos si quieren que se les tome en serio. Si los catalanes cambian la historia, no les sigamos el juego.

# Publicado por: gio (Valencia)
miércoles, 05 de junio de 2013

PRIORIDADES

A la luz del artículo expuesto más arriba queda meridianamente claro que, dejando a un lado cierto ´´paneuropeísmo´´ brumoso e incierto, a lo que España debe hacer frente es a sus problemas internos. Problemas que son dos: el separatismo catalán y vascongado.Después de haber solucionado éstos (si ello es posible), podremos centrarnos en, como dice un comentarista de este diario, la Magna Europa Patria Nostra. br br Primero limpiemos nuestra casa y luego ya veremos...

# Publicado por: Sorel (Madrid)
miércoles, 05 de junio de 2013

FALTA DE IDENTIDAD.-

´´Me tengo que significar, aunque sea a mamporrazos, para que hablen de mí.´´ Estas podrían ser palabras de Arturo Plus (que no lo son) con el fin de dar a entender: 1 Que me preocupo muchísimo de mi Catalunya. 2 Que, con mi cara de cínico y estupido, estoy dando pasos inequívocos de falta de identidad y criterio para una Cataluña que pierde consistencia y prestigio ´´a más a más´´. br br Este grupo de malos catalanes (porque no son más que un grupo), no tienen un rumbo preestablecido, un objetivo creíble, ni una vocación identitaria. Se dedican a ´´tocar los collons´´ a todo el mundo y así dar a entender que su misión es la salvaguarda a ultranza de su ´´país´´ ante la amenaza constante de una España depredadora. br br Personalmente, detesto la figura de de Arturito Mas, oportunista, desvergonzado, cínico, que se siente por encima del bien y del mal y que desprecia olímpicamente al resto de los españoles, tachándoles de incultos, malolientes y faltos de calidad humana. br Es tal la ausencia de criterio de estos malos ciudadanos, que ahora les gustaría estar colocados geográficamente entre Alemania y Austria, para ganar categoría, (porque la Europa del norte es más que la del sur), aunque posteriormente se pegaran de tortas con ellos, sencillamente porque no hay quien los aguante. br br Hay mucho que hablar... Continuará.- br

# Publicado por: Roberto del Olmo García (Godella)
miércoles, 05 de junio de 2013

SIN MEMORIA

No solo han pretendido cambiar la historia para acomodarla a sus intereses, si no que ahora pretenden olvidarla, borrarla para arrimarse a quien fue su peor enemigo.. increible......

# Publicado por: bauta (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
No hay nada que negociar con Cataluña
La guerra que Occidente no podrá ganar
"El engeniosu jidalgu don Quijoti la Mancha"
Ríos de sangre
El mito de la España de las Tres Culturas
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 La gran mentira del genocidio español en América
2 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
3 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
4 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
5 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |