''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El último hombre blanco

Ferdinand Antony Ossendowski (1876-1945)

He terminado de leer "Hombres, bestias, dioses" de F. Ossendowski, editado en Argentina en 1936 –años en los que este país era un centro fundamental en ediciones de habla hispana–. Giran todavía por mi cabeza el Barón Unger y el Rey del mundo, la revolución bolchevique y las estepas asiáticas.
Juan Pablo Vitali

2 de julio de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JUAN PABLO VITALI

He terminado de leer Hombres, bestias, dioses de F. Ossendowski, editado en Argentina en 1936 –años en los que este país era un centro fundamental en ediciones de habla hispana–. Giran todavía por mi cabeza el Barón Unger y el Rey del mundo, la revolución bolchevique y las estepas asiáticas.
No pretendo mezclar planos y entrar en un esoterismo que se vuelve a veces peligroso cuando no bizarro, pero no puedo menos que reflexionar sobre las búsquedas espirituales del hombre europeo, o más bien de esos hombres europeos que, como Unger Khan, se presienten los últimos, aun antes de las dos conflagraciones mundiales que concretaron nuestra aparentemente definitiva decadencia.
Un desgarro espiritual atravesó a millones de europeos arrojados a la periferia del mundo. A hombres como el Barón Unger, desencarnados y ya lejanos de la Europa occidental. He conocido varios durante mi niñez, cuando este tipo de personas caminaba todavía por Buenos Aires. Eran un tipo de hombre especial, arrojados a un espacio infinito no solamente en lo territorial, sino también en lo espiritual. Detrás dejaban el vacío en que se estaba convirtiendo su Europa natal, y por delante había algo indefinido –quizá lo haya todavía–, una ruta iniciática, un recomenzar en el vacío, sin los condicionamientos religiosos imbuidos por las instituciones eclesiásticas y sin las estrecheces del pensamiento que pergeñó su destrucción.
Como Unger Khan solos y lejanos, encontramos muchas veces la muerte en las estepas a manos del más crudo materialismo comercial o ideológico. La variopinta tropa del Barón, la “raza del espíritu” de su división euroasiática, me recuerda mucho a la tropa que atravesó las llanuras argentinas en otros tiempos. Una tropa condenada de antemano por el sentido del mundo. Una lucha casi suicida (y lo digo también para Dominique Venner, que nos está mirando) Una lucha digo, donde cada día el sol sale fuera del tiempo, fuera del antiguo eje territorial del hombre blanco y busca, busca desesperadamente otro eje, un corazón terrestre donde el alma errante descubra la entrada a Agharta, a la Ciudad de los Césares, a ese centro que no se halla tanto en discurrir esotéricamente sobre si la tierra es hueca, sino en encontrar el punto en el que se establezca un nuevo eje espiritual con su propio poder, como en la ciudad de Urga durante el gobierno del Barón, donde el espíritu sea reconocido como fuente de vida y de comando, restableciendo un orden superior.
Hay un fuerte reflejo de este libro de Ossendowski en El corazón de las tinieblas de J. Conrad. Sería muy inocente pensar que él no lo haya leído. También polaco de nacimiento, también hombre del confín, buscador de centros espirituales.
Muchos de estos hombres no volvieron jamás a la Europa Occidental. Muchos podrían haberlo hecho. Yo no sabía en aquel entonces por qué no lo hacían, pero me daba perfecta cuenta de que algo grave había en sus ojos, en su actitud Un motivo oculto, esotérico, si se me permite el término. Ahora conozco el motivo: era el mismo motivo por el cual Unger Khan llevaba su gente y su espíritu más allá, siempre más allá, donde pudiera existir todavía un  nuevo centro espiritual para el último hombre blanco.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 02 de julio de 2013

LA ULTIMA TIERRA: Entre desgarrados y frustrados.

Sudamérica es la última tierra, geográficatambién religiosa y política para los desgarrados europeos. Tengo a mano el libro de Ortega y Gasset, ´´Meditación del pueblo joven y otros ensayos sobre América´´. No es para nada iniciático, es una muy buena radiografía . . dice Ortega: ´´Frente a la Tierra Prometidala Pampa es tierra promisora´´. El centro espiritual, que para mi era Roma hoy es engranaje fundamental de la ideología mundialista. Tampoco me convence el Tibet como sucedáneo. Para esto tengo las leyendas del Dorado, la fuente de la Eterna Juventud, la ciudad Encantada de la Patagonia.¿No esta la Atlántida hundida en las Costas de las Bahamas ?. Las leyendas ya las tenemos (en América).aquí en el SUR NO HAY DESGARRO HAY FRUSTRACIÓN, un mal menos doloroso
.nuestro permanente estado de ´´SER FUTURIBLE´´ que Ortega nos advertía (a los argentinos) señalando también que ´´la vida se nos pasa sin advertirlo´´, apuntando de este modo AL MAL ESPIRITUAL que padecemos. Y en su agudeza , PARA EVITAR LA DESPROPORCION ENTRE EL RUIDO QUE PRODUCIMOS (los argentinos) Y LO QUE SOMOS, nos decía:
(su frase más reconocida en esta latitud) .´´ARGENTINOS A LAS COSAS´´.-


# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Juan Pablo Vitali
Una revolución social e identitaria
Posteuropeos
El pancriollismo
Por una revolución cultural
Nostalgia de Europa
Y el camarada Dugin se metió con Argentina
Los histéricos
Cultura y militancia
"Ellos y nosotros"
Argentina: de país europeo a país sudaca
Europa vista desde el otro lado de la mar
Es hora de definiciones
Ser criollo
¿Una religión única, verdadera y universal?
El mundo nunca fue un lecho de rosas
Separarse, ¿para generar qué?
Del comunismo al capitalismo. O de oca a oca, y tiro porque me toca
El criollismo
La lengua, la fuente de todo
Brasil y Egipto: dos malos alumnos del mundo globalizado
La identidad de los pueblos indígenas
Matar al Otro
Saludo, desde el otro lado del mar, a Dominique Venner
Ruina
Se le apareció el pajarito de Chávez
Inglaterra y Argentina
Escupir sobre los padres. Odiarse a sí mismo
El Papa y nuestros amigos argentinos
En la muerte de Chávez
El racismo antiblanco y anticriollo en América
Argentinos y españoles
Cierto sentido romano de la vida y del poder…
Tampoco la Guerra Civil de EE. UU. fue lo que nos han dicho
El gran destino de una lengua
España y América. América y España
¿Cree usted en el Progreso?
El arraigo
20-N: Gran huelga general (en Argentina)
Argentina se echa a la calle
Si alguien quiere hacer algo... ya seremos dos
Crear un mundo
12 de Octubre de 1492
12 de Octubre de 2012
Los Estados-empresa
¿América Latina = América romana?
Los griegos no necesitaban la ecología
Muere Gore Vidal. "Crece el desierto"...
La homosexualidad
El sectarismo político
De dioses y religiones
Los "top manta"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |