''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 19 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Separarse, ¿para generar qué?

Juan Pablo Vitali

23 de septiembre de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JUAN PABLO VITALI

Los objetivos de los separatismos son algo sumamente confuso. Separarse para generar qué cosa, sería la pregunta. Cuando las Provincias Unidas del Río de La Plata se disolvieron, se generaron varios países que en realidad empequeñecieron un proyecto continental sobre una base federal, semejante a la de la de los EEUU antes del triunfo yanqui en la guerra de secesión. Los grandes espacios difícilmente tengan una constitución unitaria.
Cuando veo que sobre la base de antiguas “nacionalidades” o “regiones” se agita el separatismo en Cataluña o en el norte de Italia, la pregunta inmediata es la misma: separarse para qué cosa. Mis viejos reflejos buscan entonces de inmediato el gran proyecto continental, ese gran proyecto que justifique proponer semejante cosa, que justifique desagregar las unidades históricas correspondientes a una época para entrar en otra.
A su vez me pregunto por qué perjudican las actuales naciones española o italiana el desarrollo político futuro del norte de Italia o de Cataluña. Se sabe que las regiones que buscan autonomía tienen una situación económica mejor que el resto de sus connacionales, pero eso no es la política. De hecho la forma como se mide la economía y quiénes la miden es la quintaesencia del sistema. Habría que analizar también si nada le deben esas regiones a sus connacionales menos favorecidos.
En un mundo que concentra poder, hay dos posibilidades para abordar el separatismo. La primera es que realmente este sea parte de un proyecto superior, con un sentido de imperium, con un contenido sacro, elevado, trascendente. La otra posibilidad es que como sucursales favorecidas (al menos por el momento) por el nuevo orden mundial, los separatistas se vean a sí mismos como los “empleados del mes” de McDonald. Empleados del mes o del año, chicos ejemplares a los que les va bien porque “sirven” más que los demás, son más lindos y quieren ser la cara “blanca” de un sistema que devasta todos los tópicos de lo que podría llamarse una identidad europea.  Racismo de barrio en un mundo global.
Debo decir que hasta ahora el gran proyecto no se divisa. Y en el caso de Cataluña sobre todo, la gerencia del proyecto conjuga muy bien con todas las características ideológicas de las empresas políticas y económicas globales. 
Cuando se quebró el proyecto nacional americano, se quebró a través de las naciones unitarias a la medida del capitalismo y del comercio inglés. En ese caso fueron las naciones a medida los verdugos de un gran proyecto federal. Los estados provincias fueron manipulados por el poder anglosajón creando estados nacionales de una medida y estructura más o menos manejable. Manejable es una palabra adecuada para todo este tema. Ciertamente las regiones europeas separatistas no están articuladas en torno a una Europa soberana, sino todo lo contrario. Y si la soberanía no tiene otro remedio desde que el mundo es mundo que poseer un poder militar, Europa se aleja entonces cada vez más de su soberanía. De hecho un ejército catalán o “Liganordista” suenan a chiste.
Cualquier separatismo que no proponga un proyecto de unas dimensiones coherentes es irrisorio. De hecho los criollos eurodescendientes de Sudamérica podemos discutir nuestro rol relativo en el proyecto continental, pero no el proyecto continental en sí.  De otro modo nos convertiríamos en pequeñas empresas al servicio de un poder global omnímodo que quizá nos utilice un tiempo a su antojo, hasta agotarnos y descartar  nuestro abyecto servilismo.
La defensa de la identidad también puede ser algo pequeño y manipulado. Si esa identidad no sirve para grandes proyectos, no tiene ningún destino más que servir al gran poder concentrado. En Sudamérica hay barrios cerrados con un puesto de control en la entrada. En Europa hay grupos separatistas. No hay mucha diferencia entre unos y otros. Quizá el PBI de cada barrio, pero nada más. Las mismas cosas que dicen unos las dicen otros. De hecho las he oído personalmente en ambos sitios. Es demasiada casualidad.

Que las calles estén limpias, el pasto cortado y el dinero de los bancos circule más, no es ciertamente el gran logro de una raza. Una raza cansada y decadente por cierto. Y embrutecida además, porque si los italianos del norte no reconocen la cultura que se desarrolló en Sicilia o los catalanes la de Castilla, no merecen ser abanderados de una estirpe a la que de ese modo demuestran no pertenecer. 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 25 de septiembre de 2013

Para qué el separatismo

Els Segadors, himno independentista catalán, es una oración judía del siglo XV Lo dice La Vanguardia y lo podéis comprobar comparando las dos melodías. Sobre todo, fijaos en la melodía de Els Segadors a partir del segundo 40
Ahora ya no quedará duda alguna de quién maneja el proceso independentista, verdadNo hay que ser Freud para deducir que la independencia catalana fue (y es) la venganza judía de su expulsión, ocurrida en ese mismo siglo XV en el que fue creada la oración de la que nace el himno independentista. La falsa fama de tacaños de los catalanes provendría, lógicamente, de la infiltración judía en esta región ibérica. Tampoco parece descabellado atribuir a la mafia judía la brutal campaña alentando la paranoia de la violencia masculina frente a la mujer que asoló la península ibérica (incluida Cataluña) a lo largo del comienzo del siglo XXI.
PD: Hay que recordar la última visita del Bara a Israel, donde los jugadores tuvieron que colocarse, incluso, el gorrito ritual hebreo.

# Publicado por: Eduardo Luis Aprea Garcia (Cóprdoba-Argentina)
lunes, 23 de septiembre de 2013

DIVIDE ET IMPERA ( divide y reinaras).-

CUANDO NAPOLEON INVADIO ESPAÑA PARA PASAR LUEGO A PORTUGAL LOS BRAGANZA , INGLESES MEDIANTE, SE VINIERON PARA BRASIL.( Brasil desde los dias del descubrimiento de America no paro de correr las fronteras). Ingleses mediante, la america española se independizo. Sea que confluyeron varias corrientes de pensamiento para crear gobierno propio, lo cierto es que por renegar de españa pasaron algunos a depender de INGLATERRA O A VENERAR EL MODELO YANQUI, Otros para ver la civilizacion en Paris.- COMO DICE LA NOTA: si nos idependizamos donde esta el modelo SOBERANO ??.- HACE 200 años QUE ESTAMOS PLANTEANDO LA CUESTION.- Es decir que tenemos un patron de conducta funcional a poderes extranjeros. DIVIDE ET IMPERA, ´´patrocina separatismos y reinaras´´.-

# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Juan Pablo Vitali
Una revolución social e identitaria
Posteuropeos
El pancriollismo
Por una revolución cultural
Nostalgia de Europa
Y el camarada Dugin se metió con Argentina
Los histéricos
Cultura y militancia
"Ellos y nosotros"
Argentina: de país europeo a país sudaca
Europa vista desde el otro lado de la mar
Es hora de definiciones
Ser criollo
¿Una religión única, verdadera y universal?
El mundo nunca fue un lecho de rosas
Del comunismo al capitalismo. O de oca a oca, y tiro porque me toca
El criollismo
La lengua, la fuente de todo
Brasil y Egipto: dos malos alumnos del mundo globalizado
El último hombre blanco
La identidad de los pueblos indígenas
Matar al Otro
Saludo, desde el otro lado del mar, a Dominique Venner
Ruina
Se le apareció el pajarito de Chávez
Inglaterra y Argentina
Escupir sobre los padres. Odiarse a sí mismo
El Papa y nuestros amigos argentinos
En la muerte de Chávez
El racismo antiblanco y anticriollo en América
Argentinos y españoles
Cierto sentido romano de la vida y del poder…
Tampoco la Guerra Civil de EE. UU. fue lo que nos han dicho
El gran destino de una lengua
España y América. América y España
¿Cree usted en el Progreso?
El arraigo
20-N: Gran huelga general (en Argentina)
Argentina se echa a la calle
Si alguien quiere hacer algo... ya seremos dos
Crear un mundo
12 de Octubre de 1492
12 de Octubre de 2012
Los Estados-empresa
¿América Latina = América romana?
Los griegos no necesitaban la ecología
Muere Gore Vidal. "Crece el desierto"...
La homosexualidad
El sectarismo político
De dioses y religiones
Los "top manta"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
La era Trump
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |