''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 19 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Cabalgar el tigre: Dragó

JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
"La Casa en el Árbol"


"La Casa en el Árbol: Para que nuestros hijos vean lo que nosotros soñamos", dicen ellos mismos. ¿Y quiénes son ellos? Son una novedosa e interesante iniciativa en forma de presencia en la Red que tiene bastantes puntos en común con El Manifiesto. Así pues, nos hemos encaramado al árbol y les hemos hecho una entrevista.
elmanifiesto.com

8 de junio de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Resulta alentador encontrar gente con quien sientes de inmediato, de entrada, una importante afinidad de inquietudes e ideas. Y ello independientemente de que haya algunos puntos, incluso importantes, sobre los que podamos divergir. Por ejemplo, en materia de orientación confesional o el hecho de que en El Manifiesto recusamos cualquier definición en términos de “derecha” o “izquierda”. Consideramos que ambos términos están tan gastados, tan manoseados, que utilizar cualquiera de ellos —incluso aquel al que, aparentemente, deberían ir nuestras simpatías— nos produce, primero, repelús; y, segundo, constituye, una profunda fuente de confusión. Una confusión consistente en el simple hecho de que no nos podemos reconocer en ninguna de las derechas (y ya no digamos izquierdas) existentes.
Toda esta introducción para preguntaros: ¿No os da miedo esta confusión cuando os definís como “derecha social”? Puesto que, en últimas y dejando de lado subdivisiones y matices, sólo hay tres grandes derechas: la liberal, la fascista y la tradicionalista, ¿no os da miedo veros encasillados en alguna de las tres?
Buscábamos una forma de definirnos relativamente sencilla y con cierta atracción inicial. En realidad, la expresión “derecha social” contiene un elemento transversal. La derecha tal y como se entiende hoy en España es fundamentalmente mercantilista. Es una derecha de intereses y no de valores. Esta es la idea que tenemos en la cabeza cuando utilizamos la expresión “derecha social” en nuestro blog (www.lacasaenelarbol.net)  y en nuestro twitter (@Enelarbol).
El riesgo de no definirte tú es que sea el adversario quien te defina. No nos preocupa mucho que nos encasillen. De hecho, se da la paradoja de que alguien que no se define como ni de izquierdas ni de derechas pasa a ser sospechoso de ser un derechista que viste de paisano.
Es verdad que los términos de “izquierda” y “derecha” han cambiado notablemente a lo largo del tiempo, se han desdibujado y manipulado mucho y actualmente resultan insuficientes para abordar fenómenos nuevos como la globalización, la ecología o la manipulación genética. La Casa en el Árbol defiende valores de la cultura de derechas como la familia, la comunidad, la identidad, el arraigo, el bien común, el patriotismo sano, la soberanía de los pueblos, la propiedad privada y nuestras costumbres. A la vez defendemos otras ideas que, con buen criterio o no, se asocian comúnmente a la izquierda: la protección de la naturaleza, la solidaridad y el compromiso social, el localismo, la denuncia de los excesos de la economía de casino y la introducción de mayores niveles de participación ciudadana y de instrumentos de democracia directa. Por eso, también nos definimos a veces como una tercera vía.
Esta necesidad de romper con los moldes ideológicos al uso es la que dio lugar al nombre de La Casa en el Árbol. Creemos que, en el circuito oficial, quienes dicen defender nuestros valores en realidad no los representan y siempre los acaban supeditando a otros intereses políticos o económicos. La derecha mercantilista piensa ya como la izquierda en muchas materias morales, sostiene un modelo económico de trabajo precario que dificulta la vida de las familias y que pone en riesgo una naturaleza y un territorio que debería conservar. También impulsa un modelo político que desarbola la soberanía de los pueblos para entregarla a entes supranacionales y antidemocráticos. Por eso nosotros, un pequeño grupo de amigos descontentos, decidimos hace un tiempo reconstruir nuestra cabaña de la infancia y volver a imaginar desde allí un mundo nuevo. Un mundo de ideas nuevas.
 
Y si en caso de que, de estas tres derechas, fuera la tradicionalista aquella hacia la que fueran vuestras mayores simpatías, ¿no habría contradicción entre ello y el espíritu iconoclasta, que, lleno de aire fresco y nuevo, sopla en vuestras páginas?
Para nosotros la tradición es una buena fuente de inspiración, pero no nos consideramos estrictamente tradicionalistas. Compaginamos tradición y revuelta. La tradición no es lo antiguo, sino lo permanente, lo actual. Chesterton decía que “la tradición es la transmisión del fuego, no la adoración de las cenizas”. Los amigos de La Casa en el Árbol no trabajamos para reestablecer el pasado, sino para recuperar lo permanente. Eso es, al final, un mínimo irrenunciable: la dignidad de la vida, la familia como célula básica de la sociedad, la comunidad como espacio de cohesión y co-responsabilidad, el sentido de pertenencia, el de justicia y el de trascendencia. Cuando, como le ocurre hoy a nuestra sociedad, no sabes a dónde vas, es importante no olvidar quién eres y de dónde vienes.
También somos profundamente iconoclastas, porque en un mundo al revés como el actual, el sentido común es revolucionario. Somos contestatarios porque nos rebelamos contra el desorden establecido. Dentro de nuestras modestas posibilidades, en nuestro blog intentamos aportar reflexiones para salir del asfixiante clima de corrección política que se respira hoy en día. Todo ello es perfectamente compatible con aportar una imagen actual y un lenguaje desinhibido. En La Casa en el Árbol creemos que podemos cambiar nuestras hojas, pero no nuestras raíces.
 
Una de las cosas que nos preocupa en El Manifiesto (lo expresábamos recientemente en un artículo de fondo) es la siguiente. Por sordo, minoritario y desprovisto de cauces que aún sea, anida en nuestra sociedad todo un malestar que está indudablemente ahí. Darle cauce y expresión es precisamente nuestra tarea. Pero ¿no os parece que esta tarea se ve tremendamente dificultada porque hasta ahora nadie ha sido capaz de plasmar ese malestar, esa inquietud, en un auténtico Proyecto? Un Proyecto positivo, queremos decir. No sólo una denuncia negativa. Con otras palabras,¿no nos hace falta un Proyecto en el que no sólo se denuncien los actuales males del mundo —esto lo hacemos todos muy bien—, sino en el que se expresen al mismo tiempo alternativas claras y tangibles? ¿Cuáles podrían ser éstas para vosotros?
Totalmente de acuerdo. Existe un evidente malestar en nuestra sociedad que busca nuevos cauces para expresarse. La confianza en las instituciones se ha resquebrajado y la sociedad civil recela abiertamente de la clase política. Nos guste o no, se ha popularizado el término indignación para definir el estado de ánimo de amplias capas de la población. Es un buen momento para replantearnos con valentía y audacia nuestras reglas de convivencia y de organización. Nuestros vecinos están deseando escuchar nuevas propuestas y no van a encontrarlas ni en los viejos partidos ni en los canales de información que los sostienen.
Precisamente, en el librito Indignaos encontramos una buena pista. Esta obra no dice gran cosa, pero en ella Hessel lanza una idea muy clara: sólo la ilusión tiene fuerza para mover a la gente. La crítica pura, sin un proyecto alternativo que la acompañe, lleva al pesimismo y la apatía. Tenemos que aprender a reflexionar al margen de o más allá del discurso dominante, entendido como una combinación de mercantilismo de supermercado global y una ideología relativista.
En nuestra opinión, un Proyecto alternativo debería construirse sobre una óptica comunitarista y de justicia social. Recuperar la defensa del bien común en política, en la línea de Aristóteles y Santo Tomás de Aquino, es un buen punto de partida para ofrecer una respuesta al excesivo individualismo de hoy. Es precisamente este individualismo el que convierte a los ciudadanos en átomos sociales, indefensos ante el poder de los mercados o del gobierno de turno. Entre el Estado y el ciudadano está la comunidad y los cuerpos intermedios (las familias, los colegios profesionales, las asociaciones culturales y cívicas, etc.). Son estas estructuras las que interesa reforzar para contar con los necesarios contrapuntos al poder y recuperar la armonía en la sociedad.
Por otro lado, uno de los grandes debates de nuestro tiempo es el papel que debe ocupar la economía. En el blog intentamos generar ideas para introducir en el debate el distributismo. Se trata de una hermosa tercera vía que se inspira en la doctrina social cristiana y que va más allá del capitalismo y del socialismo. Fue concebida por Chesterton, Belloc y otro puñado de intelectuales disidentes pero fue desbaratada por la llegada de las guerras mundiales. En el socialismo todos los bienes de producción están en manos del Estado y en el capitalismo se tiende al oligopolio y al monopolio, de forma que toda la propiedad acaba en pocas manos. El distributismo instaura una perspectiva familiar y trata de asegurar que la mayoría de las personas se conviertan en propietarios de la propiedad productiva. Pequeña propiedad privada para todos. En el mundo anglosajón existen hoy economistas y políticos que se definen abiertamente como distributistas. Es una escuela de pensamiento que en España apenas se conoce pero que tiene buenas oportunidades para arraigar debido a la huella católica que todavía hay en nuestra cultura.
 
¿Cómo compagináis la labor de pensamiento y reflexión que implica una tarea como esa en la que estáis metidos, y la labor de movilización o de sensibilización a la que ello debería conducir? Y ello por más conscientes que seáis —nosotros también…— de que todo lo que hacemos no es con vistas a su éxito inmediato sino de cara a su plasmación a largo o incluso muy largo plazo.
Efectivamente, nosotros trabajamos a largo plazo. El lema de nuestro blog es “para que nuestros hijos vean lo que nosotros soñamos”. Es una frase que encontramos en la primera página del Curso general de disidencia, de José Javier Esparza, y que nos ha inspirado mucho. En el fondo, somos eso: soñadores e idealistas. Nosotros sembramos semillas hoy, con la esperanza de que otros vengan detrás y puedan recoger los frutos.
Respecto a nuestra estrategia, somos gramcistas. Igual que el revolucionario comunista, creemos que la verdadera batalla que debe librarse es la batalla de las ideas. Si conseguimos influir en la cultura dominante, en ese consenso de ideas comúnmente aceptadas, los cambios políticos reales vendrán después de forma natural y gradual. Por propia exigencia de los ciudadanos.
Hoy vivimos en una cultura tóxica. Constantemente se repite el mantra de que en Europa estamos viviendo el periodo de mayor prosperidad de la historia. Sin duda hemos avanzado mucho en algunos campos, sobre todo en el bienestar material, pero nunca antes habíamos vivido con los actuales índices de depresión, suicidio, divorcio, aborto o soledad en la vejez. Triunfa la canción (Because I’m) Happy, pero, paradójicamente, la población es profundamente infeliz. Por eso es necesario alzar una nueva voz que devuelva la ilusión al ciudadano de a pie. Frente a la actual cultura que destruye, es necesario oponer una cultura que construya.
Compaginar la reflexión política con la movilización no siempre es fácil, pero lo consideramos útil y necesario. Tenemos una buena fuente de inspiración en el movimiento altermundista. Este conglomerado de corrientes ecologistas y de economía heterodoxa (no marxista) se ha gestado durante cincuenta años en la periferia del pensamiento de izquierda. Han sabido mantener vivos sus pasquines y sus revistas alternativas para debatir cómo hacer realidad ese “otro mundo posible”, pero a la vez han estado activos en los barrios a través de asambleas, talleres, conciertos, etc. Hoy han salido de la marginalidad y los vemos acampados en Sol, dando entrevistas en televisión y con varias candidaturas al Parlamento Europeo.
Nosotros también estamos a tiempo de ofrecer una respuesta a las carencias de la cultura actual. La sociedad de la información nos ofrece nuevos canales para superar la censura mediática y difundir nuevas ideas. Sobre todo entre los jóvenes, que aún son idealistas y todavía no han sucumbido ante el pragmatismo y la presión social. Como dice Tolkien, “cuando no falta voluntad, siempre hay un camino”. No debemos tener miedo a ir a contracorriente.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 09 de junio de 2014

La crisis de la educación occidental / Christopher Dawson.

Que grata sorpresa la movida de este ´´arbol´´¡¡.-
.-.-.Hablar de Belloc, de Chesterton, de Santo Tomas, hacen pensar entre otras cosas en el tradicionalismo. Como dice la nota, no son las cenizas sino el fuego lo que nos mueve.-
.-Cfr: ´´MI VISION DE USA´´, Chesterton, especialmente los parrafos sobre ´´plutocracia´´.
.-Y por Belloc, citaria ´´EL ESTADO SERVIL´´.
.-.-.-.-.-
Lamentablemente existe en algunos grupos una dificultad, a veces insalvable, acerca de las relaciones entre politica y religión. Puede sonar ´´liberal´´ el planteo, pero sostengo lo contrario.
El tradicionalismo, hablo en sentido general, (incluyo todo desde el carlismo hasta lo que fuere), se debate en interpretaciones muy discutibles acerca de la politica Vaticana actual, que en realidad es contemporizadora, (a mas no poder) con los poderes establecidos.-
.-.-.-.-.
Encabezo la nota con el titulo de un libro de conocido historiador ingles:
La crisis de la educación occidental / Christopher Dawson.
EL GRAN PROBLEMA , (por cierto, hay varios¡¡), ES LA ESCUELA¡¡¡.-



# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
domingo, 08 de junio de 2014

Arreglado el error en el enlace

Gracias a quienes lo habéis señalado.

# Publicado por: La Redacción (Madrid)
domingo, 08 de junio de 2014

Error

Hay un error en el enlace: falta la e de ´´en´´.

Muy interesante.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Acoso sensual
Una Europa en la que podemos creer
Las revoluciones las ganan hoy quienes se ponen a llorar
La oligarquía, el separatismo… y el mundialismo globalista
A favor del aborto entre inmigrantes
Casamos parejas heterosexuales
El pueblo moral
Puño de hierro
Viejas instituciones europeas
Del feminismo de ayer al hembrismo de hoy
"La seguridad personal de los migrantes pasa por encima de la seguridad nacional"
¿Eres musulmán en España?
Locas, encoñadas y desarraigadas
Desventuras sufridas por un progre solidario
¡Viva usted como James Bond, oiga!
También en Moscú celebran el Día del Orgullo
Patente de corso
Fornique usted con robots
De hippy a facha
Del matrimonio conservador al progre
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
2 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
3 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
4 Cataluña es más grande
5 El catalán, dialecto del valenciano



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |