''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 18 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Al hilo de los clásicos

¿Quién va contra Montesquieu?


En 1985, con el cínico desparpajo de siempre, Alfonso Guerra aseguró que Montesquieu había muerto. El gran político hispano tenía buenas razones para su aserto.
Francisco Núñez Roldán

24 de diciembre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


En 1985, con el cínico desparpajo de siempre, Alfonso Guerra aseguró que Montesquieu había muerto.  El gran político hispano tenía buenas razones para su aserto.  El PSOE, en pleno poder y con mayoría parlamentaria, reformó la ley del poder judicial con la excusa del excesivo corporativismo del colectivo, pero con la evidente intención de controlar al máximo las decisiones de la justicia.
Charles de Secondat, barón de Montesquieu, nació cerca de Burdeos en 1689, en un bellísimo castillo – visitable hoy, rodeado de un foso y viñedos–, y murió en parís en 1755.  Entre otras cosas fue síndico del ayuntamiento de Burdeos, como Montaigne, y hacia el final de su vida, en 1747,  publicó la que sin duda fue su mayor obra, El espíritu de las leyes, donde entre otras muchas cosas aseguraba que la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial eran la única garantía para que los gobiernos no derivasen en tiranía. Montesquieu admiraba la obra del inglés Locke y la reciente legislación británica, que hacía hincapié en la separación de poderes como necesaria condición de las libertades, y en consecuencia de la seguridad y prosperidad de la nación.  El tratadista francés no llegó a ver la revolución francesa, pero su pensamiento se imbricó en ella y en las influencias que esta tuvo y tiene en la legislación de numerosos países.
Matar hoy a Montesquieu, pues, no es rematar a un muerto.  Es, sencillamente, volver al antiguo régimen, por mucha palabrería moderna que se utilice. Todo para justificar el monopolio del poder en pocas manos y hacer además que estas se eternicen en el gobierno, con la inevitable secuela de tiranía y miseria que ello siempre ha acarreado.
En el colectivo asesinato de Montesquieu han colaborado y colaboran desde Alfonso Guerra  hasta los ayatolas iraníes y los jeques de los emiratos, pasando por Mao, Lenin, Stalin, Hitler, Pol Pot, Fidel Castro, Kim-Jon-Un y demás filántropos que han dejado su paternal recuerdo entre la raza humana.  El último y vibrante ejemplo lo tenemos en Nicolás Maduro, ese sabio estadista que nombra y controla al tribunal supremo de Venezuela, hasta el punto de que en los casi novecientos recursos últimamente presentados ha dado la razón al gobierno en todos ellos.  Así prospera evidentemente una sociedad.
Luego, la verdad, el tratadista francés revive cada vez que puede, cada vez que la cordura, la razón y el bien hacer de los pueblos retoman sus principios.  Y viene a suceder que las naciones más prósperas y más justas cumplen esos principios de separación de poderes que no es que él inventara, sino que descubrió que tenía que ser así como catalizador indispensable para las referidas justicia y prosperidad.
En nuestra España de hoy, los dos partidos  principales continúan apuñalando al pensador francés.  Y así nos va, como bien puede verse, soltando a sanguinarias bestias terroristas, arrugándose para empapelar a gentes de nobles apellidos, y reticentes para enchironar a los mayores ladrones que ha conocido Cataluña desde que los layetanos saqueaban los convoyes que iban de Ampurias a Roma, y esos tenían aún la excusa de robar al invasor.
Para más inri, los partidos progres emergentes no es que maten a Montesquieu, es que ni se han molestado en conocerlo.  Por supuesto todo con el envoltorio de la  difusa verborrea violenta, reivindicativa y progresista que les caracteriza.
¿Cuándo quedará claro a nuestros votantes que lo progresista, que el progreso es justamente lo opuesto al monopolio perpetuo del poder por una casta política, por anticasta que diga llamarse?  ¿Cuándo veremos con nitidez que con las ideologías populistas los trabajadores han vivido y viven en la peor de las miserias y en infiernos políticos irreversibles donde no eligen nada ni a nadie? ¿Cuándo se caerá en la cuenta en España de que la separación de poderes es la única garantía de la independencia, celeridad y eficacia judiciales, y estas a su vez condiciones indispensable para que una sociedad tenga confianza en sí misma y pueda avanzar con el mayor beneficio para el mayor número posible de sus individuos?
Por favor, defiendan a ese viejo clásico de Montesquieu, reivindíquenlo, revívanlo.  Nos va en ello más de los que nos gustaría.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 26 de diciembre de 2014

Y, ¿a quién engañan?

www.yonovoto.es A PARTIDOS POLÍTICOS NO DEMOCRÁTICOS. Si voto lo haré a UPyD, CIUTADANS ó VOX; que reivindican la Independencia de Poderes y las Listas Abiertas ¡ESENCIA DE LA DEMOCRACIA! Tristes Saludos, Fede

# Publicado por: José Miguel Aznar (Tarazona)
miércoles, 24 de diciembre de 2014

Montesquieu

Completamente de acuerdo. Desde el momento en que el poder no está controlado, se instala la tiranía y la corrupción, se relativiza todo y la constitución es papal mojado. La fuerza sustituye a la Ley y la autoridad a la Moral y así, con el tiempo se crea una vez más el espíritu revolucionario que quiere arrasar con todo lo que está podrido y, vuelta a empezar. Y la élite gobernante corrupta se marcha a sus cuarteles de invierno con la cartera bien repleta, hasta que pase la tormenta

# Publicado por: Jose Luis (collado mediano)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
Elogio de Polonia
Queipo de Llano: "En bien de la patria y la República"
Mi patria es el islam (reflexiones de un creyente)
Mi mundo de ayer
¿A cambio de qué?
La oclocracia que viene
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Derrota y victoria del islam
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |