''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 24 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  

"Durante los próximos 1.700 años todo Occidente pensará y vivirá según la manera catalana"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
¿Ciberpiratas rusos?

JAVIER R. PORTELLA
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree


Rodrigo Rato también posee, como accionista mayoritario, un hotel en Berlín: el Catalonia Berlin Mitte, un lujoso hotel de cuatro estrellas como cuatro soles.
Javier Ruiz Portella

20 de abril de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

 
Por supuesto: incalificables son los trapicheos de quien ha amasado una fortuna de 27 milloncejos de nada esparcidos por esos mundos de Dios. Quiero decir: por esos paraísos fiscales entre los que se cuenta —¡alto afán patriótico envuelve a nuestros prohombres!– cierto territorio español denominado Gibraltar.
 
Las trifulcas de quien estuvo a punto de suceder a Aznar vienen a sumarse a la larga, interminable lista de bandolerismo que caracteriza a nuestra eximia casta. Da igual  su color. Todos pringan: desde el PSOE al PP pasando por los separatistas (mientras piafan impacientes los chicos de Podemos; algunos otros, probablemente también: tiempo al tiempo). Y, sin embargo, no, no son los trapicheos de don Rodrigo su más grave delito. Hay algo mucho peor. Se lo voy a contar porque, si no es a través de este periódico (o perdido entre las líneas de algún articulito de la prensa oficial), nunca lograrán ustedes enterarse del asunto.
 
Resulta que don Rodrigo Rato también posee, como accionista mayoritario, un hotel en Berlín: el Catalonia Berlin Mitte, un lujoso hotel de cuatro estrellas como cuatro soles. ¿Catalonia?… Sí: uno de los accionistas es la cadena así denominada. Resulta que, “a más a más”, como dicen por ahí, Rato tiene (o tenía) amplios contactos y simpatías con el mundillo del catalano-separatismo. Pero lo que ahora nos importa no es esto, sino la particularidad de la que se enorgullece dicho hotel: como si se tratara de una casa okupada por okupas, sus habitaciones, súper modernas, súper tecnificadas, están pintarrajeadas… con unos grafitis capaces de transformar en pesadilla el más apacible sueño de sus okupantes. (Ya saben, sarna con gusto no pica, etcétera.)
 
¿No se lo creen? Pues miren la hermosa imagen que ilustra a este artículo.
 
¿Y qué?… Es feo, es horrendo, es estúpido, se dirán ustedes, pero ¿por qué sería más grave que las trifulcas financieras de nuestro hombre? ¡Por una sencilla razón, pardiez! Porque las cosas del espíritu son infinitamente más importantes que las de la materia. (En fin, son más importantes…: deberían serlo, quiero decir.)
 
La corrupción económica es, por supuesto, ignominiosa. Hay que luchar resueltamente contra ella, al igual que hay que combatir el sistema que la posibilita hasta tal punto. Pero la corrupción económica, en últimas, es cosa pequeña al lado de la corrupción del espíritu que implican cosas tales como los garabatos en cuestión (ambas corrupciones, por lo demás, se entrecruzan constantemente entre sí).
 
La degeneración económica tiene sobre nuestro confort material consecuencias tan obvias como implacables. Hace que disminuya nuestro bienestar, nuestro dinero, nuestro ocio —de sobra lo constatamos con la crisis. Ahora bien, por profunda que sea tal disminución, ¡nunca hará que nos muramos por culpa suya! Es en cambio la muerte de toda una civilización lo que corre el riesgo de producirse cuando el aire mismo del tiempo se descompone hasta el punto de que algo como la belleza queda engullido, sustituido, por la fealdad.
 
Se supone que un hotel, sobre todo si es lujoso, tiene que estar decorado con la mayor belleza posible. El que lo esté con semejante cochambre, el que las mismas fealdades que mancillan nuestras calles sean deliberadamente reproducidas en un hotel okupado por pijos progres de “izquierdas” o de “derechas”; el que tal sea la apuesta de nuestras “élites”, el que tal sea el estado mental de quienes disfrutan mofándose tanto de los okupas como de los pobres cuyas ropas les gusta imitar (hasta a Su Majestad la Reina de Estepaís hemos visto ataviada con vaqueros de firma… debidamente agujereados y remendados en fábrica): todo eso va mucho más allá del buen o del mal gusto. Todo eso significa que por primera vez en la historia la belleza está siendo deliberadamente remplazada por la fealdad, de igual modo que el arte —el gran arte que nos ha marcado durante siglos— queda encerrado en los museos, mientras el arte oficial de nuestro tiempo se convierte —no hace falta recordar sus horrores— en algo a lo que sólo cabe dar un nombre: el de no-arte contemporáneo.
 
Tal es la degeneración que deja sumidas en la mayor de las indiferencias a unas gentes —tanto a los Ratos como a sus súbditos— a quienes mueve un único afán: los asuntos del comer y del distraer. Sólo cuando empecemos a comprender que tal degeneración nos conduce simple y llanamente a la muerte, sólo entonces comenzaremos a revivir.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 20 de abril de 2015

algo huele a podrido y no es en Dinamarca

Ay,ay,ay ,ay.que lo del hotel en Berlin,me huele a que el resto del 60
de las acciones,sus beneficios se disfrutan,en el norteste de nuesra
no siempre bien querida España,ya me entendeis,esto huele a la fa
miglia Pujol.

# Publicado por: josepxicot (barcelona)
lunes, 20 de abril de 2015

pijos-progres

¡Malditos pijos progres y socialdemócratas, hijos de Satanás!!!!!!!!!!!!

# Publicado por: pedro (cirauqui)
lunes, 20 de abril de 2015

estetica politicamente correcta

En la Ginebra de los funcionarios de los organísmos internacionales, la que trato cuotidianamente or razones profesionales, he notado una casi doctrina de la estética políticamente correcta: la fealdad no existe; la belleza es una apreciación subjetiva que depende de la formación cultural. Diría que es una actitud de no ofender a nadie que favorece la estabilidad del burocráta que la practica. Este artículo resalta el que esa doctrina de pretender que no hay canones de belleza sea en el fondo una negación de nuestra cultura, de nuestra sensibilidad que enlaza estética con ética.

# Publicado por: Umberto Mazzei (Echenevex)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 JAVIER R. PORTELLA
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
2 JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
3 En defensa de los hispanohablantes en España
4 La cabaña noruega de Wittgenstein
5 SERTORIO
¿Ciberpiratas rusos?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |