''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 18 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El ajedrez en la escuela


El ajedrez, esa típica actividad extraescolar chic de colegio privado, se nos va a extender ahora también a los públicos, fundamentalmente en Primaria y entre los 6 y los 9 años de edad.
Antonio Martínez

1 de julio de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ


Recientemente, y de manera excepcional, todo el Congreso de los Diputados se ha puesto de acuerdo en algo: impulsar el ajedrez en las escuelas, debido -según se nos dice- a sus múltiples beneficios. De manera  que el ajedrez, esa típica actividad extraescolar chic de colegio privado, se nos va a extender  ahora también a los públicos, fundamentalmente en Primaria y entre los 6 y los 9 años de edad.
La finalidad abiertamente manifestada por los impulsores de la iniciativa no deja de ser utilitaria: pues, al parecer, el ajedrez “mejora el rendimiento en matemáticas”. Y aquí, me parece, nos topamos ya con la primera falla grave de la iniciativa. Porque no existe la voluntad de que el ajedrez extienda sus efectos a los los distintos estratos y ámbitos del sistema educativo, no se pretende convertirlo -a él junto a otros elementos atractivos e innovadores- en  algo atmosférico, en busca de sinergias ambientales que generen  una masa crítica de transformación educativa. La concepción utilitarista en la que parece apoyarse la iniciativa del Congreso me parece insuficiente y miope. Está muy bien que haya un par de cursos con una hora semanal de ajedrez en los colegios; pero, si nos limitamos a eso, creo que nos quedamos a medio camino.
Personalmente, me encanta el ajedrez; pero creo que se incurre en cierta ingenuidad al ponderar sus virtudes formativas. Decía Unamuno que “el ajedrez desarrolla mucho la inteligencia... para jugar al ajedrez”, y tenía razón. Por supuesto, no niego que su práctica pueda surtir efectos positivos en otros ámbitos cognitivos y del carácter; pero es que todo ejercicio intelectual o físico coherente y estructurado en forma de juego los produce. Por lo demás, haríamos bien en moderar nuestro entusiasmo por el ajedrez como supuesto entrenamiento auxiliar para las matemáticas, pues la neurociencia ha demostrado que las interconexiones sinápticas producidas por una cierta actividad  que se realiza de manera intensiva no necesariamente nos hacen mejores en otros campos.
Entonces, ¿dónde reside el verdadero valor formativo del ajedrez? Actividades que desarrollan ciertas aptitudes hay muchas: juegos de cartas, cantar en un coro, hacer malabares, el dibujo artístico, los juegos de mesa, la esgrima, hacer teatro o leer tebeos. En cuanto al ajedrez, me parece que su valor específico reside en dos elementos: el silencio y la concentración absorbente en una lucha mental. Lo característico del ajedrez consiste en la particular atmósfera que lo rodea. Un silencio “benedictino” concentrado en el microcosmos del tablero, análogo al silencio de una hora de atenta y solitaria lectura. El ajedrez, generador de silencio y que exige abismarse en el universo en que se convierte cada partida, constituye, así, un eficaz antídoto contra la gran enfermedad de nuestro tiempo: el ruido, el caos mental, el salto nervioso de unos estímulos a otros bajo el hechizo de las teclas y las pantallas. O, a otro nivel, el ruido confuso del mundo político y mediático, que necesita como medicina una buena dosis de silencio procedente de la inmersión en “otro mundo”. Por ejemplo, en el mundo de las partidas de ajedrez.
Nuestra época necesita jugar al ajedrez, igual que leer en silencio o ejercitarse -se hace cada vez menos- en el dibujo artístico, hoy también casi olvidado. Tenemos que volver a las actividades “claustrales”, “monacales”. El ajedrez no debe reducirse a una asignatura que proporcione a dos cursos de Primaria cierto aire sofisticado, pero que luego no reverbera ni genera ondas concéntricas más allá. 
¿De verdad queremos que el ajedrez se convierta, dentro y fuera de las escuelas, en aquello que debería ser? Entonces, preocupémonos de reinsertarlo en el tronco vivo de la cultura, de las costumbres y usos sociales. En el mundo de Stefan Zweig, como hoy, entre nosotros, para un Pérez- Reverte, el ajedrez está unido a los cafés, a la literatura, a la poesía, a la navegación a vela, a una visión romántica del mundo. Nuestra sociedad ignorante e hipertecnológica se ha olvidado de todo esto. Y es ahí, a ese mundo de ayer, a donde nos urge hoy -de una manera moderna- regresar.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 01 de julio de 2015

Gran idea

Una gran idea , y yo no soy jugador de ajedrez, ni de ningún otro juego. Sin embargo me temo que la competencia de las maquinitas , sobre todo con juegos agresivos, será grande y pocos niños continuarán luego jugando, como pocos leen o escriben,pese a tener clase de lengua y literatura, como materia fundamental. Añado que coincido en todo con ´´el Disidente´´

# Publicado por: J. A. Martínez (Madrid)
miércoles, 01 de julio de 2015

Démonos con un canto en los dientes

Para una vez que se ponen de acuerdo en algo bueno, no vamos a criticarlo.

Mejor el ajedrez que las majaderías progres que se les podrían haber ocurrido.

Otra cosa es que la práctica del ajedrez no vaya a dar los resultados esperados en relación con el rendimiento en matemáticas, pero eso es secundario.

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |