''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 19 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La casta y sus esclavos


La tan cacareada casta —en el fondo, la élite política, financiera y alto-funcionarial— circunscribe su manual de instrucciones para dominar parcelas de poder y expolio a ciertos principios que aprende en entornos que le son propios.
Pere Serrat

8 de julio de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

PERE SERRAT


La tan cacareada casta —en el fondo, la élite política, financiera y alto-funcionarial— circunscribe su manual de instrucciones para dominar parcelas de poder y expolio a ciertos principios que aprende en entornos que le son propios. Empiezan en determinados colegios, universidades y escuelas de negocios, y prosiguen en ciertas hermandades, fraternidades, sectas y organizaciones secretistas. De lo que se trata es de alcanzar el Poder a costa de lo que sea, así sea mediante actos delictivos de toda especie.
En consecuencia, dicha casta se cree con el derecho de aplicar una agresividad depredadora contra quienes no son de su grupo. Y así, lo que necesitan o desean lo toman de los demás por la fuerza, las amenazas, la intimidación o siendo más “listos” (especulación, manipulación, control de patentes, materias primas, los Media o cualquier otra palanca); pero siempre manteniendo la imagen de personas respetables preocupadas por los demás y escondiendo sutilmente que emplean este método.
Esta clase de conducta conlleva que el común de los mortales no se encare a esa casta agresiva. Si acaso, lo único que hacen es no tenerla cerca, con lo que se convierten en un grupo pasivo que suplica la atención y la caridad de los más fuertes, aunque sea a costa de no defender los propios y legítimos derechos. Con otras palabras: se convierten en esclavos-alfombra de los de arriba.
Eso sí, y de ahí que haya tantos: la ventaja de ser una persona pasiva, esclavo-alfombra, es que raramente recibes un rechazo directo por parte de los demás. La desventaja es que esos “demás” se aprovechan de ti (¿de qué otra manera podría ser?); y así, una vez percibido tu rol miserable, acabas por acumular una pesada carga de resentimiento, frustración e irritación, y no solo hacia los demás, sino principalmente hacia tí mismo.
Por todo ello, aquí, de lo que se trata es de reaccionar de forma activa, asertiva y valiente, operando sobre la base de un intercambio equitativo de dar y recibir [quid pro quo o win-win]; defender los justos derechos, expresar las opiniones libremente y no permitir que los demás se aprovechen de ellas. Pero sin que ello sea óbice para tener en cuenta la forma de pensar y sentir de los demás: justo hasta la frontera de la violación de la propia dignidad o de la superveniencia (instinto de conservación) de los propios congéneres.
Porque en el fondo, la ventaja de ser asertivo y no fanático, sectario o integrista; lo bueno de enfrentarte inteligente y no sumisamente al enemigo es que la mayoría de las veces puedes obtener lo que quieres sin ocasionar trastornos a los demás. Y, encima, obstaculizas el paso a quienes no actúan con honor y honradez.
¿Jugamos?

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 08 de julio de 2015

Castas

Muy pocas personas, en principio decentes y desinteresadas, una vez llegadas al poder y disfrutado de sus ventajas, renuncian a ser casta.
De izquierdas o de derechas, parece que estamos hechos del mismo barro.

# Publicado por: Alfredo (Madrid)
miércoles, 08 de julio de 2015

Esclavos-alfombra

Afortunada descripción de una realidad que está ahí y que nos incumbe y perjudica a la mayoría. Y sí. En la definición en la que se alude al hecho intimidatorio se encierra todo el quid de las cuestión, ya que de hecho lo que hacen es intimidarnos (acojonarnos) continuamente y bajo cualquier pretexto con el propósito de que no alcemos la voz ni los puños ante los ataques que sufrimos contra nuestra identidad, el Planeta y sus habitantes y recursos naturales, y demás bienes tangibles y espirituales de las personas y los países, siempre en peligro de expolio.

Muy buen artículo, sí señor.

# Publicado por: Papaluna (Barcelona)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Pere Serrat
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista
El ucase de los golpistas catalanes
Carecemos de normas sociales
Los frikis llegan al Parlamento
Los 10 problemas actuales de España
El golpista Artur Mas
Ya Pérez-Galdós lo vio todo claro
100.000 catalano-españoles se lanzaron a las calles de Barcelona
Acorralado, Jordi Pujol se cabreó y vituperó
El 11 de septiembre no va a pasar «res de res»: nada de nada
El pujolazo. O lo que sucede en Cataluña, hoy
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
La era Trump
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |