''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 20 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)

SERTORIO
La era Trump

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿En cuál de ambos grupos se halla usted?

La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%


Lo riqueza acumulada por el 1% de los habitantes más ricos de la Tierra está a punto de superar la poseída por el 99% restante. (Entrevista de Nicolas Gautier.)
Alain de Benoist

3 de agosto de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST


Si creemos en un reciente sondeo de Cevipof (Centro de Investigación Política de Sciences Po), publicado por Le Figaro, uno de cada dos miembros del Frente Nacional (en adelante FN) quisiera "establecer la justicia social cogiéndoles a los ricos para darles a los pobres" y estaría en favor de una "reforma en profundidad" del sistema capitalista. ¿Revolución?
Los electores del FN, de los cuales muchos provienen de clases populares, no están totalmente ciegos. Como muchos franceses, constatan que las desigualdades económicas no dejan de crecer tanto entre los países, como dentro de los mismos, lo que demuestra que no tienen nada que ver con las capacidades o los méritos.
La riqueza acumulada del 1% de los habitantes más ricos del planeta está hoy a punto de superar la poseída por el 99% restante. En los países desarrollados, los salarios no han cesado de estancarse o de disminuir desde hace un cuarto de siglo, obligando a los asalariados a endeudarse cada vez más para conservar su nivel de vida, con los resultados que sabemos. En los Estados Unidos, donde la desigualdad económica ha alcanzado su nivel más alto desde los años 30,  la suma de bonos concedidos en Wall Street en 2014 representó ella sola el doble del total de los ingresos de todos los asalariados norteamericanos que trabajan a tiempo completo con salario mínimo. En Francia, solo la  Société Générale distribuyó el año pasado 467 millones de euros en bonos a sus asalariados, o sea, en promedio una prima equivalente a lo que gana en diez años un asalariado sujeto al Smic (Salario Mínimo Interprofesional).  Hasta hace poco, al Presidente-Director General de Électricité de France, Jean-Bernard Lévy, ya remunerado con 450.000 euros por año, le fue otorgado un paracaídas dorado de al menos 200.000 euros, mientras que el ex jefe de Peugeot-Citroën, Philippe Varin, se beneficiaba de una jubilación de 299.000 euros por año.
¿Más cifras? La cantidad de productos derivados (instrumento financiero) intercambiados por mutuo acuerdo, es decir, sin pasar por las bolsas, alcanzó en 2014 la cifra astronómica de 652.000 millones de euros, o sea, diez veces el PIB mundial, cuando se trata esencialmente de productos especulativos. En cuanto al mercado negro mundial, según el Tribunal de Cuentas estadounidense, éste maneja no menos de 10.000 millones de dólares por año.
Simpatizantes o no del FN, los franceses ven sucederse los escándalos financieros. Observan que la evasión fiscal representa en Francia un déficit estimado entre 60 y 80 mil millones de euros por año, es decir, el equivalente del impuesto sobre la renta, y que una cuarta parte de los negocios internacionales de los grandes bancos franceses se realiza en paraísos fiscales. Ven que la deuda pública de Francia ha alcanzado el 100% del PIB, que la austeridad liberal sacrifica poblaciones enteras a base del rigor monetario, que el desempleo en la zona euro ha pasado de un 7,3% antes de la crisis a un 11% en 2012 (ocho millones de parados más), que pronto solo habrá contrataciones a través de contratos por tiempo definido, y que la "flexibilidad" socava los requisitos mínimos de seguridad económica y social de las personas. Ello provoca que haya cada vez menos y menos ilusiones en un sistema que socializa las perdidas y privatiza las ganancias, lo cual no es realmente sorprendente.
 
Eso no impide que el programa de "patriotismo económico" del FN sea regularmente denunciado como "irrealista" o incluso como "izquierdista". El propio Jean-Marie Le Pen —¡quien, es cierto, no parece del todo decidido a tomar su jubilación!—-  ha declarado en su famosa entrevista en Rivarol que "es ridículo solicitar la jubilación a los 60 años"...
Jean-Marie Le Pen, quien se presentaba hace mucho tiempo como el "Reagan francés", aparentemente leyó mal el programa de su partido. Salvo error de mi parte, el FN no defiende la "jubilación a los 60 años", pero sí la posibilidad de beneficiarse a esta edad de una pensión de jubilación siempre que se haya cotizado durante 40 años, lo cual no es lo mismo (porque solo una minoría de los asalariados de 60 años satisface esta condición).
Por mi parte, si yo tuviera algo qué reprochar al programa económico del FN, sería más bien que se queda con demasiada frecuencia en un keynesianismo que, al igual que el liberalismo, no permite salirse de las categorías de la economía neoclásica. Les queda a sus diseñadores por comprender la naturaleza exacta de la Forma-Capital, el fetichismo de la mercancía y la huida hacia delante en lo ilimitado de la sobreacumulación, la mercancía como objetivación del valor y como elemento estructural de las relaciones sociales, el potencial de la autocontradicción interna (entre el valor de uso y el valor de cambio, el trabajo abstracto y el trabajo concreto, el trabajo privado y el trabajo social) que contiene el desarrollo capitalista en general, y otras cosas más.
 
Entre los que quieren redistribuirlo todo —incluso dar a los que no hacen nada— y los otros que no quieren compartir nada, ¿no habría posibilidad de trazar una vía intermedia?
La alternativa no es del orden de más o de menos. Es más bien entre aquellos que creen posible reformar el sistema capitalista y los que no lo creen. Ahora bien, el hecho esencial es que el proceso de valorización del capital no tiene su base en una ley natural. Más bien es porque hay un límite interno en la valorización real  porque entramos desde hace una veintena de años en una economía de burbuja financiera. Con la tercera revolución industrial, la cual sucede a una fase fordista y keynnesiana caracterizada por una subida del sobrevalor relativo que permitía un cierto nivel de protección social, los beneficios de la productividad tienden a hacer innecesaria una cantidad cada vez más grande de trabajo vivo, lo que socava las bases de índice medio de beneficios de la economía liberal. La contradicción entre el sistema crediticio y la producción real de sobrevalor hace que el sistema capitalista esté hoy amenazado por una desvalorización generalizada del valor, tanto si se trata de la fuerza de trabajo, del capital productivo, del capital-mercancía, del capital-crédito o del propio dinero. Los Estados contribuyen también a ello cuando ponen en marcha la emisión de billetes, anunciando así una nueva burbuja financiera que será devastadora.
Traducción de Fabián Villeda Corona
© Boulevard Voltaire

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 03 de agosto de 2015

Corregida la errata

Gracias, El Disidente, por haber señalado la errata, ya corregida, en la cifra de la evasión fiscal.

# Publicado por: La Redacción (Madrid)
lunes, 03 de agosto de 2015

Revisar el texto

´´Observan que la evasión fiscal representa en Francia un déficit estimado entre 60 y 80 millones de euros por año´´

Eso es el chocolate del loro. Tiene que haber un error en la traducción. Serán miles de millones.

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
La era Trump
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
4 JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |