''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NATURALEZA
Lo declara un científico zimbabuense establecido en EE. UU.

«En Zimbabue no lloramos a los leones»


«Cuando descubrí que se trataba de un león que había matado a un dentista norteamericano, instintivamente lo celebré: un león menos que amenaza a familias como la mía.»
Juan Bosco Martín Algarra

12 de agosto de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JUAN BOSCO MARTÍN ALGARRA


«Estaba absorto en la bioquímica cuando me distrajeron los mensajes de texto y Facebook.
»— Sentimos lo de Cecil… ¿Vivía Cecil cerca de tu casa en Zimbabue?
»¿De qué Cecil me hablan?, me pregunté. Cuando miré las noticias y descubrí que los mensajes trataban sobre un león que había matado un dentista norteamericano, instintivamente lo celebré: un león menos que amenaza a familias como la mía.»
Así comienza un artículo que ha publicado Goodwell Nzou, un estudiante de doctorado de Biología Molecular, en el New York Times.
Al contrario que buena parte de la opinión pública norteamericana, que ha visto en la muerte de Cecil un bárbaro atentado ecológico, Goodwell se sorprendió de que Walter Palmer, el cazador, fuera tratado como un villano por haber matado a la fiera.
Al conocer detalles de la historia, reconoce haberse enfrentado al choque cultural más duro de todos los que ha vivido en los cinco años que lleva residiendo en EE. UU.
«¿Entienden los estadounidenses que los leones realmente matan a las personas?”, se pregunta, criticando a aquellos medios y periodistas norteamericanos que han convertido a Cecil en una especie de héroe local, confundiéndolo con Simba, el protagonista de la película de dibujos animados El Rey León
Terror en la infancia
Goodwell Nzou rememora su infancia en un poblado de Zimbabue, rodeado de vida salvaje, en donde no se tenía ni mucho menos una imagen positiva del león ni mucho menos le ponían un apodo cariñoso. Los leones no tenían nada de ideal para ellos. «Eran motivo de terror», advierte.
Recuerda que, cuando tenía 9 años, un león solitario sembró el pánico cerca de su casa. Mató gallinas, gansos y finalmente una vaca. Los niños debían ir a la escuela en grupo y no podían jugar fuera de las casas. Sus hermanas no podían acercarse solas al río, su madre tenía que llevar siempre un machete cuando salía a buscar leña.
Ella fue quien le dijo que un león había atacado y herido a su tío en una pierna. «El león terminó con la vida social de la aldea: nadie podía hacer tertulias junto al fuego por la noche, nadie se atrevía a ir a casa del vecino.» [El león había conseguido, en fin, lo mismo que la televisión en los países occidentales... N. de la Red.]
Su muerte fue una fiesta
Ante esta situación no es de extrañar que cuando finalmente consiguieron matar al felino, a nadie le importó si lo había liquidado alguien del pueblo o un turista de safari. «Bailamos y cantamos por habernos librado de la bestia.»
Pero uno de sus vecinos de 14 años no tuvo tanta suerte hace poco tiempo. Dormía en los campos de su familia para proteger los cultivos de los hipopótamos, elefantes y búfalos. Un león le atacó y murió.
Goodwell no quiere dejar la impresión de que en Zimbabue odian a los animales salvajes. Al revés, reconocen su significado casi místico, al punto que no comen carne del animal al que se consagra cada tribu, que en su caso es el elefante. «Para mí, comer carne de elefante es como comerse a un familiar», pero este respeto hacia los animales nunca les ha impedido cazarlo o permitir que sean cazados por otros. «Estoy familiarizado con los animales peligrosos: perdí mi pierna derecha cuando tenía 11 años por la mordedura de una serpiente», ha puntualizado.
Visión romántica
Este joven científico critica la visión romántica de los estadounidenses sobre la vida salvaje en África, las críticas de las organizaciones animalistas, como PETA, que ha pedido que ahorquen a Walter Palmer, cuando la mayoría de los estadounidenses «no saben ni localizar Zimbabue en en mapa».
«Nosotros, los zimbabuenses, meneamos la cabeza y nos preguntamos por qué los ciudadanos de EE. UU. se preocupan más de los animales africanos que de los mismos africanos.»
Goodwell termina su artículo pidiendo a EE. UU. que no les digan qué hacer con sus animales cuando ellos han permitido cazar a sus «leones de montaña» (refiriéndose a los búfalos, en peligro de extinción tras cazas indiscriminadas durante décadas). También pide que no lamenten la tala de sus bosques cuando los EE. UU. han arrasado los suyos para convertirlos «en selvas de asfalto».
«Y por favor, no me den el pésame por Cecil a menos que quieran también ofrecerme condolencias por los pobladores que han muerto asesinados o muertos de hambre», concluye.
© La Información

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 12 de agosto de 2015

No es la política de los agricultores lo que altera la ecología

Es la política de la Administración hecha por urbanitas de moqueta.
Hay una invasión de ratones en un pueblo que arruinan las cosechas de los hortelanos. Ratones reproducidos para ser alimentos de las águilas. Los hortelanos se defienden envenenado a los ratones que una vez muertos son comidos por las águilas y otros animales, a la vez que son absorbidos por sus cosechas que así comen ya envenenadas. Los desperdicios de las cosechas no se pueden quemar sin permiso y para evitarse este engorro, se amontona la maleza en los campos alimentando futuros incendios. Los ríos están cubiertos de maleza, las aguas frías dificultan la reproducción de mucha fauna fluvial o la han hecho desaparecer. Pregunten al jubilado de 80 años cuya cosecha ha sido pasto de ciervos, cabras y jabalíes. Usted, urbanita, ¿está dispuesto a pagar un impuesto para compensar a los que viven de los recursos del campo?

# Publicado por: fuente (fuentealbilla)
miércoles, 12 de agosto de 2015

Ya

No me creo una palabra de este articulo.
No se si en Africa lloran o no a sus animales totemicos cuando son matados por simple capricho por algun pijo yanki o espanol, pero en cualquier caso, esta feo matar leones o elefantes por placer. Nos da la catadura moral de los individuos.

# Publicado por: Izquierdista heterodoxo (Minsk (Bielorrusia))
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Naturaleza
A favor del descrecimiento demográfico
Planetas
Todo un día se acabará (y requeteacabará). Mientras tanto…
Una hipocresía rampante
¡FELIZ SOLSTICIO A TODOS!
¿Qué cultura para el ecologismo?
Verano de bochorno
¡FELIZ SOLSTICIO DE VERANO 2015!
Soria: 52 millones tirados. Y el medio ambiente destruido
La asombrosa, hermosa, misteriosa Naturaleza
¡Pobres calentólogos! Aumenta el hielo en ambos polos
El ciervo de Llánaves de la Reina
La impunidad de los canallas
Las hembras jóvenes de chimpancé juegan a las muñecas
Quieren cargarse la última playa virgen
Setenil: un pueblo andaluz entre rocas
La magia de la fotografía
Las olas más grandes del mundo
Algo huele a podrido en Dinamarca
Las fotos más sorprendentes del mundo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |