''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 18 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Las mujeres de los dictadores

Stalin: la mujer como instrumento


Stalin era primario y elemental en materia de sexo, tosco y despótico en materia de afectos, su recorrido sentimental acabó lleno de sangre, como todo en su vida.
José Javier Esparza

26 de agosto de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA


Lenin era un materialista; quizá sentimental, pero sin el menor asomo de romanticismo ni de pasión. Mussolini era un amante volcánico; nada romántico, pero puramente pasional. Stalin no se parece ni al uno ni al otro: primario y elemental en materia de sexo, tosco y despótico en materia de afectos, su recorrido sentimental acabó lleno de sangre, como todo en su vida.
Poru origen, bastante mísero, Stalin se parece más a Mussolini que a Lenin: nace en la Georgia rusa, pobre y atrasada, hijo de un zapatero alcohólico que le cubre de golpes mientras la madre, quieta, mira sin actuar. Pero Stalin no afronta esa desdicha con el valor personal de Mussolini, sino que el alma se le va llenando de una suerte de resentimiento universal. Tan sumiso como necesitado, Stalin ingresa en el seminario teológico de Tiflis para hacer carrera religiosa; pero, siempre resentido, allí repudia a Dios padre igual que antes había repudiado al zapatero borrachín. Toda esa lamentable sordidez se prolonga con su matrimonio: se casa en 1903 con una joven georgiana, Ekaterina Svanidze, una muchacha convencida de que ha nacido para servir y que de hecho le sirve como una esclava. Esta primera esposa muere en 1907, apenas cuatro años después, dejándole un hijo: Jacobo. Stalin, según parece, les tenía afecto, pero la muerte de Ekaterina no le turbó: ya entonces estaba entregado en cuerpo y alma a la revolución, o mejor dicho, al poder. Y ninguna de las mujeres que desde entonces van a cruzarse en el camino de Stalin dejarán de ser simples instrumentos de su ambición. 
Un peón en la corte de Lenin 
Ese fue el destino de Nadia Aleluyeva, la segunda esposa de Stalin. Una mujer muy interesante. Nadia era una de las secretarias personales de Lenin, hija del obrero revolucionario Serguei Aleluyev, que había prestado cobijo a Lenin y a la Krupskaya durante las revueltas de julio de 1917. Se trataba, pues, de una mujer de confianza. Pero es que, el día después de que los Lenin abandonara la casa de los Aleluyev, quien acudió a refugiarse allí fue Stalin. Que no sólo se refugió, sino que además sedujo a la entonces jovencísima Nadia. Nadia era muy bonita; había tenido amores con otros revolucionarios, como Kovarski –un nombre que hay que retener-, pero Stalin le gustó más. La chica tenía apenas dieciséis años. Stalin, treinta y nueve. Ella veía en él a un líder de la revolución; él veía en ella, sobre todo, una voluntad sumisa. 
Nadia fue, para Stalin, un instrumento perfecto que le permitía controlar a Lenin. Ocupaba un puesto clave en su secretaría, y además Lenin la apreciaba porque era capaz, eficiente y bonita. De modo que gracias a Nadia pudo conocer Stalin todas las cartas que Lenin dictaba, todos los movimientos del líder, todas sus decisiones, todas sus conversaciones telefónicas. Poco a poco, Stalin fue confinando a Lenin en los muros del Kremlin: gracias a Nadia sabía qué decisiones tomar antes de que Lenin las tomara, y el viejo líder, ya muy enfermo, no estaba en condiciones de contrarrestar ese tremendo servicio de espionaje que Stalin le había colocado en su propio despacho. Nadia, con toda seguridad, pensaba que sirviendo a su marido no sólo no traicionaba a Lenin, sino que servía a la revolución. No tardaría en darse cuenta de que, en realidad, estaba alimentando a un monstruo.
Si en todo dictador anida una voluntad de poder indomable, en Stalin ese rasgo se daba en grado superlativo. Incluso podríamos decir que era el rasgo fundamental, si no único, de su carácter. Era incapaz de cortesías amables como las de Lenin o de efusiones de sinceridad sentimental como las de Mussolini. Tampoco poseía ni la elocuencia seductora del primero ni la presencia imponente del segundo. Todo eso él lo reemplazaba con una ferocidad sobrehumana. Tanto Lenin como Mussolini miraban a largo plazo. La inteligencia de Stalin, por el contrario, jugaba siempre sobre el plazo corto, y no le interesaban tanto las estrategias de fuerza como las intrigas de poder. En este último campo Stalin fue, sin duda, un consumado maestro, y a él aplicó toda su voluntad con una insistencia que con frecuencia se convirtió en saña. Así actuó cuando su objetivo fue aislar del poder a Nadeshda Krupskaya, la viuda de Lenin. La Krupskaya había conseguido que Lenin, en su testamento, declarara que Stalin debía ser apartado del mando. Stalin lo sabía. Por eso, cuando la Krupskaya quiso publicar el testamento de su marido, Stalin se negó. Y no sólo se negó, sino que cubrió de improperios a la viuda y, acto seguido, se encargó personalmente de anular los últimos restos de su influencia política. 
La desdicha de Nadia Aleluyeva 
Mientras tanto, la joven esposa, Nadia Aleluyeva, empieza a sentir una creciente aversión por un Stalin en el que, por debajo del líder comunista, descubre a un hombre salvaje y brutal. La familia Stalin consta ya de dos hijos: Vasili, nacido en 1919, y Svetlana, nacida en 1925, la hija que más tarde se rebelará contra su padre. Todos viven en un apartamento junto al Kremlin. Pero Stalin no lleva exactamente una vida familiar: los fines de semana escoge a unos pocos amigos íntimos y se marcha al campo para beber vodka hasta la saciedad. Esas escapadas rutinarias siempre traen consigo estallidos de cólera. En cierta ocasión, hacia 1926, después de una de esas escenas de furia alcohólica, Nadia coge a sus hijos y se marcha a Leningrado. Stalin la obligará a volver, pero su relación ya está, de hecho, rota. 
Los biógrafos de Nadia Aleluyeva sostienen que su creciente distancia hacia Stalin no se debía sólo a las insoportables condiciones de una convivencia imposible, sino también a razones políticas. Nadia era, por decirlo así, una revolucionaria sensible. Ya en 1921 había acudido ante Lenin en persona para protestar por las continuas matanzas de civiles ejecutadas por el Ejército Rojo. También ante su propio marido, Stalin, mantendrá la misma actitud. Su creciente disconformidad con el rumbo de las cosas en la Unión Soviética le conduce a tomar una decisión de afirmación personal: en 1929 ingresa en la Academia Industrial de Novaya Basmannaya para estudiar física, química y matemáticas. Stalin tardó en aceptar la idea, pero, finalmente, Nadia se impuso. Eso sí: el dictador le puso a los servicios secretos detrás de los talones. 
En esta Academia de Novaya Basmannaya va a ocurrir un acontecimiento muy interesante que da una idea de cómo era Nadia Aleluyeva. La mujer de Stalin estudiaba allí de incógnito: vivía como una estudiante cualquiera y muy poca gente sabía quién era. Lo cual, ciertamente, le daba mayor libertad de acción. Allí, en las aulas, Nadia organiza un grupo del Partido Comunista. Y traba conocimiento con un joven muy prometedor. Ese joven, aunque tosco y algo bruto, era un hombre brillante, simpático y de inequívoca fidelidad política. Poco a poco, el hombre, que ignora la verdadera identidad de Nadia, empieza a comprobar que desde Moscú se le favorece de manera sorprendente. Y aún más: que su favorecedor es el propio Stalin. El joven no tarda en descubrir quién es Nadia. Ese joven no era otro que Nikita Kruschev, que llegará a ser premier de la Unión Soviética, que emprenderá el proceso de desestalinización de Rusia y que siempre, desde aquellos años de la Academia, contará con la amistad íntima de Nadia Aleluyeva y sus hijos. También cuando el objetivo sea condenar públicamente, en el XX Congreso del PCUS, los crímenes de Stalin.
Ocaso rojo… oscuro 
Es difícil saber si entre Kruschev y Nadia Aleluyeva hubo algo más que una amistad muy estrecha. En los primeros años treinta es precisamente cuando Stalin acomete la mayor parte de sus crímenes. Cabe imaginar que Nadia se siente cada vez más alejada de él. Nadia, por entonces, aún no ha cumplido la treintena, y siempre había sido muy hermosa, mientras que Stalin sobrepasa los cincuenta y, desde mucho tiempo atrás, para él no existía otro amor que el poder. El hecho es que, hubiera lo que hubiere entre Nadia y Nikita, éste será llevado sucesivas veces a entrevistarse con Stalin por mediación de la propia Nadia. Y Stalin continúa favoreciendo la carrera política del joven Kruschev, que queda al margen de la gigantesca depuración criminal del líder. El propio Kruschev lo cuenta en sus memorias: mientras sus compañeros de Academia y de Partido van siendo ejecutados como “enemigos del pueblo”, él sobrevive. Y sobrevivirá incluso a la propia Nadia Aleluyeva. 
Porque Nadia Aleluyeva murió, en efecto. Trágicamente. Y en circunstancias lo suficientemente oscuras para que sea posible cargar la culpa, directa o indirectamente, sobre el propio Stalin.  
¿Qué ocurrió? Tras su paso por la Academia, Nadia había creado en torno a sí un auténtico núcleo familiar. En él no estaba Stalin, pero sí el hijo del primer matrimonio del dictador, Jacob. Éste, probablemente avergonzado de su padre, había intentado suicidarse. Stalin comentó sarcásticamente: “Vaya, no acertó”. Nadia, horrorizada, acogió a aquel hijo que no era suyo y que apenas tenía siete años menos que ella. Las fotos de Nadia demuestran cómo poco a poco va apoderándose de esta mujer una tristeza infinita. Sigue siendo una activa comunista, pero su activismo se orienta cada vez más, y cada vez más peligrosamente, a la crítica de su propio marido. En el otoño de 1932 estalla la tragedia. Nadia ha pronunciado en su Academia una conferencia donde critica muy ásperamente la colectivización forzosa impuesta por Stalin. Por menos de eso, varios miles de miembros del Partido Comunista han sido fusilados. Kruschev, consciente del peligro, hace desaparecer la transcripción de esa conferencia. Pero ya parece claro que Nadia está dispuesta a todo. 
Ese mismo mes de octubre, Stalin condena a muerte a un viejo conocido de nuestra historia: Kovarski, aquel que había encontrado refugio, casi veinte años atrás, en casa de los Aleluyev, como Lenin y como el propio Stalin, y que había tenido amores con la entonces jovencísima Nadia. Ésta, enterada de la noticia, le pide a Stalin que le perdone la vida. Stalin gruñe: “¿Acaso es tu amante para que te preocupes tanto por él?”. El dictador rojo ordenó su ejecución inmediata.
Pocos días después, el 7 de noviembre, Stalin preside los desfiles del XV aniversario de la Revolución; Nadia no está en la tribuna, sino confundida entre la muchedumbre. Ambos acuden a una fiesta, la noche siguiente, para los jerarcas del Partido. Allí Nadia se suelta la lengua y prorrumpe en críticas agrias contra la política de su marido, que está arruinando Rusia. Stalin responde en tono muy violento. Nadia abandona la mesa y se dirige a su casa. Allí escribe una carta. Luego se escuchó un disparo. 
La última carta de Nadia Aleluyeva desapareció para siempre. Alguien la encontró junto al cadáver, la leyó y la destruyó. Según su hija Svetlana, aquella carta no era sólo una confesión de frustración personal, sino también un testimonio de decepción política que situaba a Nadia en la orilla de los críticos del comunismo staliniano. 
Si la muerte de Inessa Armand, doce años atras, coincidió con el recrudecimiento de la represión política bajo Lenin, la muerte de Nadia va a coincidir con el recrudecimiento de la represión política bajo Stalin, cuyas víctimas pronto se contarán por millones. No es fácil saber si la muerte de Inessa trastornó a Lenin hasta el punto de provocar una matanza, pero sí sabemos que la muerte de Nadia afectó a Stalin hasta el extremo de que muy pocos días después, en una reunión del Politburó, se puso en pie y presentó la dimisión. “Tal vez me haya convertido en un obstáculo para la unidad del Partido”, dijo. Es evidente que esa confesión sólo podía haberle sido sugerida por la misteriosa carta póstuma de Nadia. Pero ya no quedaba nadie en el Politburó para aceptarle la renuncia: Lenin, Trostski y la Krupskaya estaban fuera de combate, muerto el primero, anulados los otros dos. El Politburó confirmó a Stalin. Y éste se entregó a una serie salvaje de matanzas en cadena que no excluyeron a los amigos y familiares de Nadia, a cuyo entierro el dictador ni siquiera asistió. Sólo uno, ya lo hemos dicho, sobrevivió a las purgas: Kruschev, el hombre que había amado a Nadia Aleluyeva y que, durante el resto de su vida, protegerá a sus hijos, y en particular a la rebelde Svetlana. 
Hay en las 'Memorias' de Kruschev un párrafo que puede significarlo todo o nada. En cualquier caso, es un adecuado colofón para cerrar la terrible historia de Nadia Aleluyeva. Dice así: “Siempre –escribe Kruschev- había sentido yo gran estima por Nadeshda Aleluyeva, la madre de Svetlana. Luego Nadia se suicidó. Murió en circunstancias misteriosas. Aunque no se sabe cómo ocurrió, fue por algo que hizo Stalin, y Svetlana debía saberlo. Incluso existía el rumor de que Stalin le había disparado un tiro. Según otra versión, que me parece más verosímil, Nadia se suicidó por un insulto que ofendía su honor como mujer”.  
Así, entre esa duda, desapareció Nadia Sergueievna Aleluyeva. La última mujer en la vida de Stalin. El dictador le sobrevivió más de veinte años. Murió en marzo de 1953, envuelto en una fiebre paranoica que le llevó a ejecutar a médicos acusados –falsamente- de envenenar a jerarcas del Partido y que le impulsó incluso a asesinar a su propio personal de servicio. Dicen algunos que Beria, el siniestro jefe de los aparatos represivos del régimen, envenenó al desquiciado dictador. Sea como fuere, Stalin apuró una larga agonía antes de rendir la vida en marzo de 1953. Para entonces la estrella ascendente del mundo soviético ya era Nikita Kruschev, que no tardó en ordenar la ejecución de Beria. Quizá con un recuerdo para Nadia Aleluyeva.

 © La Gaceta


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 26 de agosto de 2015

Tío Pepe

Gracias a Dios, Stalin era un típico machista georgiano.
Debido a eso, la URSSS (y ahora Rusia) se libró del feminismo occidental. Con el feminismo ruso (muy diferente del feminismo occidental) las mujeres pueden ser policías, militares, ingenieras, pilotos de avión, pueden salir de noche con minifalda y tacones, pueden tener relaciones antes del matrimonio, pueden abortar, pueden divorciarse... pueden hacer lo que quieran y estudiar lo que quieran... Lo que no pueden hacer es quedarse embarazadas antes del matrimonio y obligar (vía tribunales) al autor de los hechos a que pague la manutención. Tampoco pueden divorciarse unilateralmente y expoliar al marido. Tampoco pueden intentar emascular a su marido ni faltarle el respeto al género masculino en general. Ellas son tratadas como princesas por los hombres rusos (la brutalidad del hombre ruso hacia la mujer es un mito), y, a cambio, ellas tratan a los hombres con sumo respeto.
Una lección más que Rusia le da a Europa Occidental.

# Publicado por: Izquierdista heterodoxo (Jerez de la Frontera (España))
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
La penúltima traición del PP
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama
Discurso de José Javier Esparza en la manifestación de Madrid
El privilegio catalán
Cataluña: qué quiere decir ´la hora de la política´
Nunca hubo genocidio español en América
Después de Barcelona
Yihadismo en Europa: que digan la verdad
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
Por qué ha ganado el Frente Nacional
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |