''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 18 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Las claves de la victoria

Por qué ha ganado el Frente Nacional


El FN es el primer partido entre la clase obrera: un 43% de los trabajadores le vota. También entre los jóvenes de 18 a 24 años. Las políticas de la líder identitaria en materia antiterrorista, economía y políticas sociales han convencido a los franceses. El Frente Nacional culmina así la curva ascendente de los últimos años.
José Javier Esparza

9 de diciembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA

El Frente Nacional no ganado la primera vuelta de las elecciones regionales en Francia porque de repente un tercio de los franceses se haya vuelto “fascista”. Hace mucho tiempo que el FN no es un tópico partido de “ultraderecha”, por más que el coro mediático, por comodidad y por interés, se empeñe en presentarlo de esa guisa. La obra de Marine Le Pen ha consistido precisamente en propiciar ese giro. Hoy el FN es un partido completamente transversal a las viejas formaciones de izquierda y derecha. Ha sabido dar una respuesta a los problemas creados precisamente por esa izquierda y esa derecha. Y ha identificado como caballos de batalla dos argumentos centrales: por un lado, la pérdida de soberanía económica y política, y por otro, la inmigración descontrolada, con la consiguiente disolución de la identidad nacional. Soberanía e identidad. Son dos apuestas políticas de primera magnitud.

A ojos de muchos franceses, en efecto, la derecha post-De Gaulle y la izquierda post-Mitterrand aparecen como corresponsables del marasmo que vive Francia: crisis económica bajo los dictados de Bruselas, crisis nacional por el desmantelamiento de la identidad histórica. Es innegable que en Francia, como en España y en cualquier otro país europeo, derecha e izquierda coinciden en considerar inamovible el statu quo de la Europa comunitaria: entrega de poder a las estructuras tecnocráticas de Bruselas y construcción de una no-identidad cosmopolita como modelo artificial de convivencia. Ambos elementos van de la mano y constituyen la atmósfera que respiramos. Pero ambos han entrado en crisis hace años. El FN lo señala con el dedo. Su éxito radica en haber logrado que el mensaje llegue a la sociedad.

¿Quién vota al FN?

¿Quién vota al FN? ¿Una colección de reaccionarios xenófobos temerosos de perder sus privilegios? Nada de eso. El FN de Jean-Marie Le Pen en los años 80 era un característico partido de ultraderecha anclado en la temática de posguerra y centrado en el discurso anti-inmigración, pero la hija del fundador y la propia evolución de los acontecimientos han flexibilizado su discurso y, en consecuencia, su proyección social. Según un estudio de Ipsos/Sopra Steria publicado antes de las elecciones sobre una muestra de 8.000 personas, el FN es el primer partido entre la clase obrera: un 43% de los trabajadores le vota. Es también el primer partido entre los jóvenes de 18 a 24 años: un 35% de ellos opta por el FN. En estas elecciones se ha beneficiado de al menos un 12% de viejos votantes de Sarkozy. Y además habría que incluir a un número indeterminado, pero no desdeñable, de inmigrantes de primera generación. Sí, inmigrantes: gentes que llevan treinta o cuarenta años viviendo y trabajando en Francia, perfectamente integrados, completamente franceses de corazón (y de bolsillo), y que ven con hostilidad la inmigración masiva de los últimos diez años, primero porque ha alterado seriamente sus condiciones de vida y además por horror a que se les confunda con los recién llegados. Así pues, reducir el crecimiento del FN a una reacción primaria y visceral contra el integrismo islámico es quedarse en la superficie de las cosas.

Nunca se insistirá bastante en las graves circunstancias económicas que está viviendo Francia desde hace más de quince años y que en las últimas elecciones están pesando tanto o más que el problema, no menos grave, de la inmigración. Francia es una gran potencia económica: tiene el segundo PIB de la Unión Europea y el quinto del mundo. Pero desde finales de los años 90 el paro ha crecido hasta sobrepasar el 10%, que allí es una cifra intolerable, y hay un porcentaje fijo de asalariados –en torno al 5%- cuya renta está por debajo del nivel de la pobreza. Mientras el precio de las cosas ha crecido exponencialmente desde la entrada en el euro (por ejemplo, la vivienda ha subido más de un 20%), los salarios apenas han aumentado un 3%. El gasto público representa el 57,50% del PIB y la presión fiscal, que crece sin parar, ha llegado el año pasado al 45%. Lo que el francés de a pie se pregunta es cómo ha podido pasar en apenas treinta años del estatuto de potencia económica nacional al de país sin pulso ni perspectivas. Y esto explica sobradamente por qué los obreros y los jóvenes votan FN.

Sobre este paisaje, la inmigración se ha convertido en un problema acuciante por más que nuestros medios de comunicación se empeñen en ofrecer una imagen distinta. Francia ha sido desde el final de la segunda guerra mundial un país de inmigración porque el sistema republicano ha forzado la integración de los recién llegados y éstos, por su parte, han deseado integrarse, pero todo eso ha cambiado en los últimos quince años por varios motivos. Uno, el aumento exponencial de inmigrantes. Dos, la generosísima política de naturalizaciones, que a la hora de hacer estadísticas oficiales contabiliza como franceses a muchos extranjeros (de hecho, lo más notable de las últimas cifras oficiales del Insee fue la polémica que levantaron). Tres, la pésima política de integración, que en la práctica ha contribuido a construir guetos ajenos a la vida pública nacional. Cuatro, la expansión singular del islamismo: según el Colectivo de Supervisión de la progresión Islámica en Francia, el número de mezquitas en el país ha pasado de 913 en 1985 a 4.591 en 2015. Cinco, la influencia de este crecimiento del islamismo en las segundas y terceras generaciones de emigrantes. Sobre estos asuntos, que son de conocimiento público, las autoridades tienden a maquillar la realidad, pero, finalmente, la verdad sale a la luz, lo cual aumenta la exasperación ciudadana. Es lo que ocurrió, por ejemplo, con los informes policiales que demuestran la conexión entre inmigración y violencia o las cifras ministeriales sobre fracaso escolar, según las cuales dos tercios de los estudiantes que abandonan prematuramente son inmigrantes.

La cuestión de la inmigración, en Francia, se ha convertido en un asunto tabú en los medios oficiales. Pero precisamente por eso bulle de manera tan vehemente en el discurso público. Y el único partido que pone el problema encima de la mesa es el Frente Nacional.

La reacción del establishment ante las elecciones del domingo ha sido perfectamente previsible: “cordón sanitario republicano”, según la expresión literal de los socialistas. Es decir, la misma receta que el sistema lleva años empleando para aislar al FN. Pero esto ya no cuela porque la crisis no amaina y, lo que es peor, la violencia islamista, el terrorismo y la ola de inmigrantes han venido a darse la mano para crear una atmósfera insoportable. El FN tuvo un 11,4% en las regionales de 2010, subió al 17,9% en las presidenciales de 2012, aún subió más en las europeas de 2014 (24,9%) y en las departamentales del pasado marzo cosechó un 25,2%. Recordemos: después del atentado contra Charlie-Hebdo, el Frente Nacional fue excluido de las manifestaciones institucionales. Resultado: ahora ha ganado las elecciones.

Ignorar al Frente Nacional o demonizarlo sólo conduce a favorecer su progresión. Porque el Frente Nacional no es la causa del problema, sino su consecuencia. Quien mejor lo ha entendido es Sarkozy. Por eso su primera reacción tras las elecciones ha sido rechazar la propuesta socialista de “cordón sanitario” y, al revés, buscar un acercamiento al electorado del FN. “Comparto vuestra exasperación por ver nuestra identidad en peligro –ha venido a decirles-, pero habéis votado a quien no tiene una respuesta”.

Sólo le ha faltado decir “Yo sí la tengo”. ¿La tiene? Probablemente no, pero ha identificado perfectamente el problema. Y sabe que sólo el Frente Nacional, porque no forma parte del sistema de poder, está en condiciones de enunciarlo y aportar una respuesta. Guste o no.

***

Las claves de la victoria de Le Pen

La histórica victoria del Frente Nacional, convertido en el partido más votado por los franceses en las últimas elecciones regionales, deja un mensaje simple e inequívoco: una vez más, la derecha identitaria ha subido a lo más alto.

El analista Hugh Schofield, corresponsal de la BBC en París, ha realizado un análisis del triunfo electoral de Marine Le Pen, que ha obtenido la victoria en seis de las trece regiones francesas, cuya principal conclusión es que la líder del Frente Nacional puede decir "con legitimidad que su partido es el más popular del país".

Schofield cree que los resultados obtenidos por la derecha suponen algo "extraordinario, pues el FN era hasta hace poco un partido "considerado como inaceptable. "Los ataques de París pueden haber jugado su parte en esto, pero sería erróneo atribuir el triunfo de Le Pen al miedo por el terrorismo", ha sentenciado.

Durante los últimos cuatro años, el Frente Nacional ha seguido una línea ascendente y constante y sus medidas en materia antiterrorista, economía y políticas sociales han convencido a los franceses. Le Pen espera que el importante triunfo en los comicios franceses impulse sus posibilidades de cara a las elecciones presidenciales de 2017.

El analista de la BBC ha recordado también que los sondeos insinuaban que la popularidad del partido euroescéptico podía deberse a los ataques del 13 de noviembre en París, donde varios yihadistas en atentados simultáneos asesinaron a 200 personas y dejaron decenas de heridos. Desde el comienzo de la crisis de refugiados y la alerta ante la infiltración de yihadistas entre los migrantes, Le Pen ha mantenido una postura contraria a las políticas buenistas de la UE, que finalmente tuvo que dar su brazo a torcer ante la imposibilidad de controlar las fronteras.

Francia, que durante los últimos 12 meses ha sufrido tres atentados yihadistas, ha lanzado una ofensiva contra las posiciones del Estado Islámico en Siria. Sin embargo, el presidente Bashar Al Assad ha asegurado que los ataques franceses "no servirán" para terminar con el autoproclamado califato.

© La Gaceta


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 10 de diciembre de 2015

La Pucelle

En tiempos de paz, está muy bien Loreal, pero en tiempos de guerra, es mejor Juana de Arco.

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid, España)
jueves, 10 de diciembre de 2015

Aprendida la lección

Parece ser que no hay manera de publicar enlaces a YouTube en la sección de comentarios. Se pierden signos al enviar el mensaje, y luego los enlaces no llevan a ningún sitio.

Pido disculpas a los lectores que hayan intentado ver los videos y se hayan quedado con las ganas.



# Publicado por: El Disidente (Madrid)
miércoles, 09 de diciembre de 2015

El Establishment se tambalea, pero sigue en pie

El ´establishment´ volverá a cerrar filas en caso de que vea su hegemonía en serio peligro. El FN necesita más votos, lo que significa que las cosas tienen que empeorar más. A Francia se le está acabando el tiempo.


´Comparto vuestra exasperación por ver nuestra identidad en peligro´

Sarkozy es un manipulador y un farsante. Ya le funcionó el truco una vez, pero muchos ya le tienen tomada la medida.

Mientras tanto, en EE.UU. Trump sigue ganando adeptos. Va a tener que llevar un chaleco antibalas, porque el ´establishment´ allí también está asustado ante su popularidad.

Desde el extranjero, también le amenazan:
https://www.youtube.com/watch?vCv1YgVKoqLw
(No se lo pierdan, es un video antológico).


# Publicado por: El Disidente (Madrid)
miércoles, 09 de diciembre de 2015

Marine

Cuando en el 2002 Jean Marie Le Pen casi alcanza la victoria en las presidenciales, y Laetitia Casta y otras modelos francesas hicieron campaña contra él, entonces Monsieur Le Pen tuvo todas mis simpatías. Ahora saldrán otra vez las modelitos capitaneadas por la Casta para oponerse furibundamente. Razón de más para votar a Marine en la segunda vuelta.
Yo, si fuera galo, votaría a Madame sin dudarlo.

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid, España)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Javier Esparza
La penúltima traición del PP
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama
Discurso de José Javier Esparza en la manifestación de Madrid
El privilegio catalán
Cataluña: qué quiere decir ´la hora de la política´
Nunca hubo genocidio español en América
Después de Barcelona
Yihadismo en Europa: que digan la verdad
Nigromantes: España, este muerto, no resucitará
Estamos en guerra
"Queremos repensar Europa, y refundarla en paz y libertad"
La conquista de Granada
La izquierda histérica
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (y II)
Verdades y mentiras sobre el terrorismo islámico (I)
La crisis del PSOE, o la pesadilla de Sagasta
La próxima guerra ha comenzado ya (y VI)
La próxima guerra ha comenzado ya (V)
La próxima guerra ha comenzado ya (IV)
La próxima guerra ha comenzado ya (III)
La próxima guerra ha comenzado ya (II)
La próxima guerra ha comenzado ya (I)
Miguel de Cervantes: gloria y pena del caballero andante
La purga que rompió a China en dos
"Con Rajoy hubiésemos perdido la Reconquista"
Deconstrucción del mestizaje
Isabel (y Fernando): los Reyes Católicos
Preservar la composición étnica de Europa
¿Dejó Franco que mataran a José Antonio?
La Historia ha cambiado de rumbo
Pues claro que ´esto´ es el islam
¿De verdad Rusia es el enemigo?
12-O: morder cabezas de serpiente
Lo que nos une: algo más que la historia común
La defensa de Occidente ya no tiene sentido
Día UNO después de Mas
Refugiados: cosas que todos saben y nadie osa decir
¿Estamos obligados a acoger a los refugiados?
11-S. El día que cambió el mundo
El Nuevo Orden del Mundo (NOM)
Stalin: la mujer como instrumento
Eva Braun: la mujer que no existía
Mussolini, amante volcánico
Lenin y sus mujeres
Un emperador sin corona rompió el Telón de Acero
La desdicha de un cruzado en el siglo XX
Goytisolo, el Cervantes que odia España
No me sea usted islamófobo
Islam, islamismo, yihadismo…, ¿qué es cada cosa y qué significa?
Para Rajoy, los islamistas no tienen nada que ver con el islam
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |