''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 25 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Durante los próximos 1.700 años todo Occidente pensará y vivirá según la manera catalana"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
¿Ciberpiratas rusos?

JAVIER R. PORTELLA
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke


"El vidente y lo oculto", así subtitula Mauricio Wiesenthal su monumental biografía sobre Rainer Maria Rilke. Monumental en todos los sentidos de la palabra.
Javier R. Portella

31 de marzo de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA

 
“El vidente y lo oculto”, así subtitula Mauricio Wiesenthal su monumental biografía sobre Rainer Maria Rilke. Monumental en todos los sentidos de la palabra. Monumental por su extensión: ¡ahí son nada, 1.158 paginas de una esmerada, cuidadosísima (como siempre) edición de El Acantilado! Y monumental, porque esta biografía es más, muchísimo más que una biografía al uso. Es… ¡Qué difícil resulta siempre colocar una etiqueta para encerrar en una caja las obras de Wiesenthal! Con sus otros textos sucede lo mismo. ¿Son memorias personales? ¿Son libros de viaje? ¿Son reflexiones poéticas sobre la alta cultura y la alta vida de una Europa degradada hoy en rastrera cultura y vulgar vegetar?
 
Son todo esto a la vez, al igual que la biografía de Rilke es a la vez una completísima biografía de este “poeta filósofo”, como lo ha llamado alguien, o de este “vidente”, como prefiere llamarlo Wiesenthal, a través de la cual lo que se nos ofrece es nada más ni nada menos que toda una panorámica de lo que fueron, sin duda, los últimos años de una Europa ya herida en su corazón, pero que, entre las postrimerías del siglo XIX y las primeras décadas del XX, dio lo que fueron tal vez sus últimos estertores, pero cuya grandeza y cuya fuerza nos hiela hoy la sangre de nostalgia.
 
Fue Rilke uno de los máximos exponentes de tales estertores: el Rilke —como muestra un botón— capaz de saber ya entonces —“vidente” sin duda era— que:
 
“Todavía para nuestros abuelos una ‘casa’, una ‘fuente’, una torre conocida, incluso su propio vestido, su abrigo, eran infinitamente más e infinitamente más familiares; casi cada cosa era un recipiente en el que encontraban algo humano y acumulaban lo humano. Ahora, procedentes de América, nos invaden cosas vacías e indiferentes, cosas sólo aparentes, engañifas de vida […]. Una casa, según la concepción americana, una manzana americana o un racimo de uvas de los de allí, no tienen nada en común con la casa, el fruto, el racimo en el que se habían introducido la esperanza y la meditación de nuestros ancestros.” (Cartas desde Muzot)
 
Un Rilke que, pese a ello, pese a constatar el desamparo en el que nos hallamos sumidos, pese a expresar tantas veces que “nosotros somos los errantes”, pese a enunciar que “no hay permanecer en parte alguna”, no deja paradójicamente, sorprendentemente, de encontrar algo como la posibilidad de nuestra “salvación” (utilicemos la palabra de Hölderlin) en esta misma errancia, si es cierto lo que afirma al pretender que “lo que finalmente nos ampara es nuestro desamparo”: un desamparo, un peligro parecido al que evocaba Hölderlin —aquel otro visionario— cuando enunciaba: “Ahí donde está el mayor peligro / ahí también está lo que salva”.  ¿Cómo entenderlo? Tal vez asumiendo a fondo, con todo lo que ello implica, esas otras palabras de Rilke que Wiesenthal subraya: “No somos más que dispensadores de signos”.
 
De los signos dispensados por el poeta Rilke y por el hombre Rilke, conjuntados con los dispensados por el escritor Wiesenthal y por el hombre Wiesenthal, nos hablan en este gran programa de televisión de "Libros con uasabi" el propio Mauricio Wiesenthal y Fernando Sánchez Dragó.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 25 de abril de 2016

Sí es alta cultura

Hoy se abusa de la palabra cultura y es bueno distinguir la alta de la baja y de la ínfima. Wiesenthal representa a la primera por su enorme capacidad de asimilar las tradiciones culturales en las que se ha educado. Todo ha dejado huella en él. No tiene solo la edad que dice su biografía, su espacio temporal de referencias es milenario. Es como leer a alguien que hubiera viajado en el tiempo y volviera para contar lo que ha visto. Cualquiera puede citar; captar así el espíritu del pasado no está al alcance de cualquiera. Alguien así no vive ni se relaciona con los demás como la gran mayoría de los hombres y mujeres de nuestra época, cuyas referencias van poco más allá del cine, la tele y, sobre todo, de la publicidad y las toneladas de basura subliminal que nos descarga a todas horas.
Bueno, no me enrollo más y me apunto el libro. Muy buena reseña.

# Publicado por: Vivarium (León)
martes, 05 de abril de 2016

Magnífico

Si Rilke ´sólo hubiera sido ese oportunista y aprovechado, ese caprichoso y neurótico con una obra mediocre, pues Wiesenthal sería también un miserable, pero no, Rilke es grande y la biografía de Mauricio intenta acercarse a su grandeza.

# Publicado por: miguel (madrid)
viernes, 01 de abril de 2016

¿Biografía?

Este señor me recuerda a Salieri criticando a Mozart. Opino que una biografía no da derecho a violar la intimidad de nadie, aunque esté muerto, y menos a un genio, a alguien que lo dio todo por su obra de la que disfrutan generaciones y generaciones. ¿Qué reprensentan sus limitaciones humanas frente a su creación? Por otra parte en la tertulia de S. Dragó demonizan casi a Rilke, como si ellos fueran un dechado de humanidad...Claro, puro resentimiento, la mediocridad contra el genio. ¿Le gustaría a usted, biógrafo aprovechado, que hicieran lo mismo con usted o alguno de sus antepasados? Hala, A vivir del chisme, de desacralizar una obra, y de entrar a saco en la intimidad sagrada de un muerto, que encima sufrió sobrehumanamente para crear algo imperecedero. ¡qué falta de pudor, de respeto, de vergenza!

# Publicado por: pedro ortigosa goñi (Cirauqui)
jueves, 31 de marzo de 2016

alta cultura

Frente a esta pseudocultura de los progres apesebrados, hipócritas, mediocres..., en el estado bárbaro de la socialdemocracia.

# Publicado por: pedro ortigosa goñi (Cirauqui)
jueves, 31 de marzo de 2016

MARAVILLOSO

Conocí la obra de Mauricio Wiesenthal gracias a El Manifiesto en una reseña -creo recordar- sobre su Libro de Requiems. Corrí a una librería de inmediato y lo compré, devorándolo en pocos días. No quería que se acabase nunca. Contaba angustiado las hojas que me quedaban hasta llegar al final. Pocas veces me ha sucedido esto...

Wiesenthal no es un representante de la ´´alta´´ cultura. Razonamiento nos llevaría a plantearnos la existencia de una ´´baja´´ cultura que por baja no puede ser tal. Cultura con mayúsculas. Sin adjetivos. La única posible.

# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 JAVIER R. PORTELLA
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
2 JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
3 En defensa de los hispanohablantes en España
4 La cabaña noruega de Wittgenstein
5 SERTORIO
¿Ciberpiratas rusos?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |