''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 19 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Cabalgar el tigre: Dragó

JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
Los animalistas, los toros y la compasión

Blasfemia


A los zoófilos les mueve, creen ellos, la compasión. Ciertamente, no hay moral sin compasión, pero la sola compasión nunca genera una ética. La perversión animalista dibuja el contorno de una humanidad exorbitante, infantilizada y crepuscular.
Jean Palette-Cazajus

10 de junio de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JEAN PALETTE-CAZAJUS


A los zoófilos les mueve, creen ellos, la compasión. Es un valor y un sentimiento esencial. Rousseau dedicó páginas esenciales al tema, en parte para ponernos en guardia contra su deriva frecuente hacia la ponzoña de la autocompasión. ¡Qué mejor muestra que el voluptuoso dolorismo en que se revuelcan los animalistas! Como el piloto a punto de estrellarse, ya no ven la línea del horizonte, moral en su caso. Ciertamente, no hay moral sin compasión, pero la sola compasión nunca genera una ética. Exclusivamente regida por ella, la sociedad sería irracional, inviable y arbitraria. Es la razón la que funda la ética, sin demagogia, con dudas e incertidumbre.
La impostura fundamental de los animalistas es la homologación de la conciencia humana al mundo animal. No tendríamos que lidiar con semejante perversión si asumiéramos las fulgurantes avanzadas de las neurociencias. La conciencia, sencillamente, no existe. Dios y la conciencia son una misma hipóstasis soñada por nuestra precariedad. El ser humano adosado a su genealogía celular y genética solo alcanza la ilusión de la conciencia. La única realidad son los particulares «contenidos conscientes», cuya complejidad entre nosotros es producto de un tipo de emergencia irreferible a ninguna otra especie. Dos de ellos, la conciencia del tiempo y su corolario, la conciencia de la muerte, son exclusivamente humanos. Son absolutas singularidades que una imprevisible presión evolutiva fue engendrando al hilo de nuestra irrepetible historia.
Bellamente lo dijo Lessing: «Con el hombre la naturaleza abre los ojos y se da cuenta de que existe». Sin el hombre el mundo es mudo, ciego, solitario y yerto. Pierde todo sentido. Nos hemos ido autoinventando lentamente y de forma tan azarosa que nos hemos vuelto incomprensibles para nosotros mismos. «Quaestio mihi factus sum», lo resumía san Agustín. Hoy, nuestra conciencia occidental de la muerte es coqueta, amanerada e hiperestésica y halla la tragedia en el Toro de la Vega. Pero, para otros, matar complace a Dios y abre las puertas de la verdadera vida. El sacrificio del toro pone las cosas en su sitio: no hay tragedia más allá ni más acá de la humana condición.
Durante cientos de miles de años fuimos cazadores recolectores. Con un modo de pensar, el animismo que hacía del animal alguien físicamente distinto pero interiormente parecido a nosotros. Nuestras neuronas siguen siendo las de los cazadores recolectores. Esta es la inercia evolutiva que nos sigue impeliendo a creer antes que a saber. Seguimos creyendo que a nuestro perrito solo le falta hablar para ser una persona. ¡Es tanto lo que le falta! Precisamente es la presión acumulativa de los contenidos conscientes la que ha ido generando la densidad fonológica y semántica de nuestro big bang expresivo. La riqueza y la complejidad de cada código lingüístico revelan la riqueza y la complejidad de los correspondientes contenidos de conciencia. No busquemos indecentes semejanzas en el bramido del toro.
Alrededor de 200.000 escasos éramos los «europeos» hace 9.000 años. Los animales que nos rodeaban multiplicaban esa cifra por miles. Hoy andamos por los 7.500.000.000. ¡Cifra aberrante! ¡Solo provisional! Para tener valor, como el oro, el hombre debe escasear. ¡Nadie compadece a quien sobra! La proporción se ha invertido. Las poblaciones animales –hablo de las llamadas «salvajes», las otras son productos industriales– se cuentan a veces en pocas decenas de ejemplares. Absurda paradoja en que el animalismo viene a ocupar el espacio virtual de la fauna que hemos ido exterminando con nuestra proliferación bacteriana. Definitivamente, estos ejemplares residuales son pets. ¡Patética voz ! Perros, leones y toros solo son mascotas, entretenimiento televisivo, peluches vivos para emociones tan necias como ególatras. La perversión animalista dibuja el contorno de una humanidad exorbitante, infantilizada y crepuscular donde la muerte es el convidado de piedra.
Matamos el toro para significar que la frontera entre hombres y animales debe mantenerse sagrada, infranqueable, para que el hombre no se entumezca ya definitivamente en el sopor donde vienen diluyéndose su identidad y su ética. Nadie dice que lo del Toro de la Vega esté bien. No, no está bien. Porque nada recto, suspiraba Kant, se puede construir con el tronco torcido de la humanidad. Pero el Toro de la Vega ni es un crimen ni es barbarie. El crimen es humano, es cotidiano, es omnipresente y rutinario. El Toro de la Vega es solo una incómoda blasfemia anual. Y creo que la blasfemia es un inalterable derecho del hombre libre y lúcido, no un catálogo de buenos modales.
© ABC
Y como colofón, una extraordinaria faena de Manuel Escribano a "Cobradiezmos", un portentoso toro de Victorino Martín en la pasada feria de abril en Sevilla. Fue tan bravo el toro que mereció ser indultado. Aunque igual se le hizo una mala jugada a esa noble fiera: en lugar de morir con gloria sobre un altar, acabará sus días viejo y achacoso como todo hijo de vecino


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 13 de junio de 2016

Ole!

Eso.

# Publicado por: Progre descarriado (Madrid, España)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Acoso sensual
Una Europa en la que podemos creer
Las revoluciones las ganan hoy quienes se ponen a llorar
La oligarquía, el separatismo… y el mundialismo globalista
A favor del aborto entre inmigrantes
Casamos parejas heterosexuales
El pueblo moral
Puño de hierro
Viejas instituciones europeas
Del feminismo de ayer al hembrismo de hoy
"La seguridad personal de los migrantes pasa por encima de la seguridad nacional"
¿Eres musulmán en España?
Locas, encoñadas y desarraigadas
Desventuras sufridas por un progre solidario
¡Viva usted como James Bond, oiga!
También en Moscú celebran el Día del Orgullo
Patente de corso
Fornique usted con robots
De hippy a facha
Del matrimonio conservador al progre
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
2 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
3 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
4 Cataluña es más grande
5 El catalán, dialecto del valenciano



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |