''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Una revolución social e identitaria


Somos oprimidos, no opresores. Somos perseguidos, no perseguidores. Salvemos a los nuestros, es la única revolución posible: una revolución social identitaria.
Juan Pablo Vitali

24 de agosto de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JUAN PABLO VITALI

Para Enzo Andriani
Si bien se determina lo identitario por lo étnico, por lo cultural, por lo político, sólo se es identitario tanto por los conceptos como por las vivencias. Y la primera vivencia al respecto, es sentir profundamente el dolor de los demás de un modo identitario. Vale decir: sentir el dolor de los propios como propio, como si un espejo nos devolviera no una imagen, sino la propia vivencia del dolor.
Nada tiene identidad si no se comparte la matriz, el núcleo profundo el dolor injusto que el otro, nuestro hermano étnico-cultural está sufriendo. Es fácil ser identitario sólo del color, sin meterse debajo de la piel. Lo social es esencial en esto. No se es identitario yendo a la conferencia de un profesor, ni escuchando lo que tiene que decir un señor que está en buena posición. Todo eso es válido, porque no somos clasistas por supuesto, pero vale mucho más compartir la vivencia del dolor, esa en la cual el sistema sume a veces a los mejores de los nuestros. No hay nada más identitario que sumergirse en ese problema insalvable, que está sufriendo alguien con nuestra misma identidad. Esto no nos pone fuera del sufrimiento humano en general, sino que nos ubica primero en nuestra pertenencia profunda y en su inexplicable identificación cósmica, sanguínea, espiritual.
La situación crónica de Sudamérica, nos hace sensibles al problema social, ese problema del que Europa se vio alejada en sus mejores momentos económicos. Acaso por eso a muchos nuevos identitarios les falta sentir el componente social, el abandono, la miseria, la devastación del individuo sumergido socialmente. El comunitarismo es eminentemente un problema de solidaridad social, un problema de asumir en la delimitación de una comunidad –la propia- el dolor de cada uno de los individuos que la componen, proveniente de la subversión profunda que el sistema nos impone. Esa es nuestra forma de construir la sociedad identitaria, delimitando por un orden natural la salvación y la protección de lo que se considera propio, del mismo modo que en una inundación salvaríamos sin duda primero a nuestros hijos y después, de ser posible a los demás. Esta afirmación de orden lógico horroriza a los ideólogos de la igualdad, que sin duda terminarían no salvando a nadie, mientras predican sus teorías imposibles de aplicar.
El sistema se especializa en producir una selección inversa de las personas, de tal modo que es muy común encontrar a los mejores de los nuestros sumidos en la miseria, en la necesidad, perseguidos o en situaciones insoportables. No es necesario conocer mucha teoría para comprenderlo. Tenemos un problema de actitud, cuando es justamente la actitud lo que produce los cambios.
Somos oprimidos, no opresores. Somos perseguidos, no perseguidores. Salvemos a los nuestros, es la única revolución posible: una revolución social identitaria.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Juan Pablo Vitali
Posteuropeos
El pancriollismo
Por una revolución cultural
Nostalgia de Europa
Y el camarada Dugin se metió con Argentina
Los histéricos
Cultura y militancia
"Ellos y nosotros"
Argentina: de país europeo a país sudaca
Europa vista desde el otro lado de la mar
Es hora de definiciones
Ser criollo
¿Una religión única, verdadera y universal?
El mundo nunca fue un lecho de rosas
Separarse, ¿para generar qué?
Del comunismo al capitalismo. O de oca a oca, y tiro porque me toca
El criollismo
La lengua, la fuente de todo
Brasil y Egipto: dos malos alumnos del mundo globalizado
El último hombre blanco
La identidad de los pueblos indígenas
Matar al Otro
Saludo, desde el otro lado del mar, a Dominique Venner
Ruina
Se le apareció el pajarito de Chávez
Inglaterra y Argentina
Escupir sobre los padres. Odiarse a sí mismo
El Papa y nuestros amigos argentinos
En la muerte de Chávez
El racismo antiblanco y anticriollo en América
Argentinos y españoles
Cierto sentido romano de la vida y del poder…
Tampoco la Guerra Civil de EE. UU. fue lo que nos han dicho
El gran destino de una lengua
España y América. América y España
¿Cree usted en el Progreso?
El arraigo
20-N: Gran huelga general (en Argentina)
Argentina se echa a la calle
Si alguien quiere hacer algo... ya seremos dos
Crear un mundo
12 de Octubre de 1492
12 de Octubre de 2012
Los Estados-empresa
¿América Latina = América romana?
Los griegos no necesitaban la ecología
Muere Gore Vidal. "Crece el desierto"...
La homosexualidad
El sectarismo político
De dioses y religiones
Los "top manta"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |