''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 18 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Es posible un "Islam de Francia"?

Musulmanes en las calles de París.

Si queremos abordar con visos de algún éxito el problema del Islam en Europa, hemos de enfrentarnos primero a nuestro propio vacío metafísico.
Antonio Martínez

18 de septiembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

¿Es posible un “Islam de Francia”?

A raíz de los atentados yihadistas ocurridos en los últimos meses sobre suelo francés, el presidente de la República, François Hollande, está impulsando una iniciativa para crear un “Islam de Francia” o “Islam republicano”, compatible con los valores culturales dominantes en el país vecino y en el conjunto del mundo occidental. La pregunta que procede es si tal cosa resulta posible.

Metafísicamente, sentimos decir que no lo es. Los principios del Islam son tan incompatibles con los del mundo moderno surgido del siglo XVIII ilustrado y con la Revolución Francesa, como imposibles de mezclar el agua y el aceite. Un “Islam republicano” es una contradictio in terminis.

Desde hace muchos años, en España, El País viene patrocinando un Islam análogo, desprovisto de sus elementos más polémicos. Es el Islam soñado por Juan Goytisolo en Marrakech, un Islam confundido con la dignidad de los pobres, tal como la vivió Albert Camus en su infancia, sobre las playas de Argelia. Un Islam de pipa de agua, hamam y regateo en las tiendas del zoco. Todos podemos comprender los encantos turísticos de Marruecos, el atractivo -al menos imaginado; vivido día a día, la cosa cambia mucho- de un estilo de vida más tradicional y comunitario, lejos del individualismo, el hastío y el tedio de Occidente. Sin embargo, el problema no está ahí.

El problema surge cuando el mundo musulmán empieza a instalarse en París o en Marsella vía inmigración. La solución francesa pasa por la asimilación: si vienes a Francia, tienes que identificarte con los valores de Francia; o, al menos, respetarlos escrupulosamente, y no sólo como un ritualismo externo. Tal vez no les entregues tu alma; pero ajusta a ellos tu conducta.

La escasa flexibilidad de la ética republicana ha desembocado en una no-integración de los hijos de inmigrantes musulmanes de segunda o tercera generación. Provenientes del Magreb o del África subsahariana, viven en suburbios que son guetos y se saben ciudadanos de segunda categoría. No se sienten franceses y la República no sabe qué hacer con ellos. Ahora, el proyecto consiste en “republicanizar”, en prevenir la radicalización yihadista civilizando el Islam.

En realidad, se trata de domesticarlo. El laicismo occidental, surgido de la matriz masónica, siempre ha aspirado a domesticar las religiones. En unos casos ha tenido más éxito; en otros, menos. En cuanto a la Iglesia Católica, piensa que Francisco constituye su gran oportunidad. Por lo que respecta al Islam, la empresa se presenta ardua como pocas. El Islam es tan granítico como la piedra cúbica del santuario de La Kaaba. Demolerlo en plan posmoderno, vía ironía y disolución progresiva, se nos antoja harto complicado. Incluso si lo metemos un siglo entero en Coca-Cola a máxima concentración.

El sueño, el desiderátum: un Islam tolerante, que acepte la homosexualidad, el sexo libre, el aborto, el relativismo, la democracia. Un Islam esteticista, con cantos del muecín convertidos en ritmos relajantes de chill out. Un Islam ibicenco, con mezquitas finalmente convertidas en cafeterías y peluquerías, como las iglesias de Ámsterdam.

Pero el proyecto, en marcha desde hace tiempo, me da que no funciona. Decía Louis Massignon, el gran islamólogo francés, que las grandes religiones monoteístas se identificaban con las tres virtudes teologales: el judaísmo, con la esperanza; el Islam, con la fe; el cristianismo, con la caridad. De manera que, en el reparto de dones religiosos, había tocado a los musulmanes una fe “salvaje”, imposible de arrancar de su alma. Una fe próxima a lo que en Filosofía se llama ontologismo, y que no comprende que se pueda no creer en Dios -Allah-, cuya existencia se considera casi evidente para la mente humana. Una fe, en fin, distinta de la cristiana, y afín a la idea de sumisión, que es, como sabemos, lo que significa el término “islam”; pero bueno, una fe que es fe, en todo caso.

Así las cosas, ¿qué hacer en Francia, o en Occidente en general, con una comunidad de creyentes que no comparten la auténtica y única religión del Occidente actual, que es el relativismo -o el individualismo, su otra cara-? Pretender republicanizar el Islam es un intento absolutamente iluso. La solución no puede ir por ahí.

Me parece que la solución pasa no por tratar de domesticar las religiones, sino por repensar y refundar metafísicamente Francia, Europa y Occidente. Y ello supone darse cuenta de que necesitamos otro tipo de civilización. Una civilización que conserve las conquistas del Occidente moderno -podríamos simbolizarlas con el bikini, ahora que se habla tanto del “burkini”-, pero a la vez redescubra el inmenso y fascinante continente, hoy casi olvidado, de la religión.

Contra lo que muchos creen, la religión no constituye un fenómeno alienante. Mircea Eliade, el ilustre historiador de las religiones que enseñó largos años en Francia, antes de emigrar a Estados Unidos, subrayó la universalidad del hecho religioso. El hombre necesita la distinción sagrado/profano, la referencia a un axis mundi. La matriz de la religio constituye el molde fundamental de la psique humana y de la organización social.


Si queremos abordar con visos de algún éxito el problema del Islam en Europa, hemos de enfrentarnos primero a nuestro propio vacío metafísico. Convocando, por cierto, todo tipo de voces y sensibilidades, presentes de manera muy ilustre en la cultura francesa. Desde la santidad franciscana de Charles de Foucauld hasta el esoterismo de René Guénon y Raymond Abellio, pasando por la astrología de André Barbault, la antropología de René Girard, la hermenéutica de Paul Ricoeur o el catolicismo profundo y humanísimo del cardenal Jean-Marie Lustiger.

Un humilde retorno a todo este mundo de ideas y visiones del mundo engendraría un diálogo que daría frutos de la máxima calidad. Y, con esos frutos, el “diálogo con el Islam” sí que sería posible. Bien entendido que, en realidad, el Islam no quiere dialogar, porque considera que no hay nada de lo que dialogar, ya que la verdad absoluta del mundo se encuentra contenida en el Corán: así que la sumisión/fe islámica constituye la única postura razonable, y fuera de ella todo es idolatría, locura e impiedad.

Sin embargo, no nos quedemos ahí, ni pensemos que, al final, la única posibilidad consiste en una confrontación traumática. Llenemos Europa de bien, verdad y belleza a través de una nueva metafísica religiosa llena de frondosidad y alegría. Hasta que también en los musulmanes despierte el deseo de sumarse a esa fiesta.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 19 de septiembre de 2016

La revista Cosmo

Cuando la inmensa mayoría de las moritas sean unas zorrupias de discoteca en su veintena, unas empoderadas profesionales en su treintena, y unas alegres divorciadas en su cuarentena, y sus maridos y ex maridos moros una panda de calzonazos blandengues (El Fary dixit), o sea: lo que pasa con las mujeres ´´cristianas´´ entonces el Islám habrá quedado bajo control. La revista Cosmo debe empezar su cruzada por liberar a las moritas ya mismo. La Cristiandad se lo agradecerá.

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos, España)
domingo, 18 de septiembre de 2016

Inquietante

Los preceptos de la Sharia son inasumibles para una persona que vive en una sociedad que ha tenido un desarrollo filosófico y político muy distinto al del mundo musulmán, habiendo logrado, con grandes esfuerzos, separar el poder político del religioso. Las iglesias en Occidente ya no persiguen ni estigmatizan al no creyente, el adulterio no es perseguido y condenado, la orientación sexual de las personas tampoco, la representación de imágenes en los templos, en el arte, en los hogares no es idolatría, la música, el teatro, las procesiones, las fiestas populares donde la gente puede disfrutar bailando y tomando bebidas alcohólicas, en absoluto. Las mujeres, adolescentes y maduras van con ropa ligera en verano y nadie las mira mal porque lleven el pelo suelto y los brazos y las piernas al descubierto, en fin, podría extenderme más y hacer alusión a la libertad de pensamiento, a la posibilidad de cuestionar los dogmas religiosos y a la elección personal de abandonar la propia afiliación religiosa sin ser condenado por la iglesia o comunidad religiosa y marcado de por vida.? Personalmente creo que el riesgo de conflictos ha crecido. Este futuro se debía haber previsto por quienes han gestionado las políticas de inmigración desde hace mucho tiempo, pero no lo han hecho y siempre nos preguntaremos ¿ Por qué ?

# Publicado por: J Antonio (Madrid)
domingo, 18 de septiembre de 2016

Islám molón

La mejor manera de domar al Islám es a través de sus mujeres: muchas musulmanas viviendo en Europa han abrazado el sexo libre, el tener una carrera profesional y el evitar el matrimonio hasta los 30 (o más). Son bastantes, pero es necesario que sean muchísimas más: millones y millones. Cuando eso se haya conseguido, el Islám en Europa estará más que domado. Para conseguirlo basta que la propaganda feminista se enfoque sobre las musulmanas. De manera sutil, sin debates teológicos ni extremismos. Con naturalidad y frivolidad. Hay que exaltar la cultura de la ´´beurette´´ sexy e independiente como Najad Vallaut o Rachida Dati. Entonces tendremos en Europa este Islám molón de chill out gaditano, que, por cierto, es el que ha habido durante mucho tiempo, antes de que la cosa se pusiera fatal, ´´gracias´´ a los neocon yankis. ¿Hay que recordar de nuevo el tradicional laicismo argelino, sirio, tunecino e irakí? ¿o la moderación marroquí o jordana?

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos, España)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |