''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 23 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
CULTURA
No lea, emociónese


Con el Nobel concedido a Bob Dylan se premia una cultura masiva frente a la cada vez más desagradable élite literaria, que es áspera y se niega a asumir su dependencia del mercado. Un Nobel del pueblo y para el pueblo.
Alberto Gordo

19 de octubre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALBERTO GORDO


Ocurre con el Nobel de Literatura que los análisis posteriores se adaptan extraordinariamente al fallo, ahorrando el trabajo a periodistas y críticos: en el veredicto está la conclusión. A Dylan, ha dicho el jurado, se le concede el Premio Nobel “por haber creado un nuevo modo de expresión poética integrada en la gran tradición de la canción americana”. Uno podría añadir alguna cosa más, pero parece evidente que los suecos han querido premiar la 
música, como el año pasado, con Alexiévich, se premió “al fin” el periodismo. El reconocimiento a Dylan es perfectamente coherente con la evolución de un galardón que nació siendo literario, sobrevivió siendo político y terminará considerando las más variopintas “tendencias”. Esto no quiere decir que Dylan no sea un magnífico letrista. Y hasta un apreciable poeta.
Pero me interesa otro asunto. Con Dylan interviene el factor sentimental: cuenten las veces que se menciona en las informaciones lo “importante” que ha sido su música para no sé cuántas generaciones. Se premia una cultura masiva frente a la cada vez más desagradable élite literaria, que es áspera y se niega a asumir su dependencia del mercado. Un Nobel del pueblo y para el pueblo. Esto, que ahorrará más de una indigestión lectora, es sobre todo un síntoma de la insignificancia de la literatura (perdón) y, en concreto, de ese modo específico (e irremplazable) de pensar el mundo que es la novela. Claro que es un consuelo para quienes esperaban ese Nobel debido a otros norteamericanos, como Philip Roth, Don DeLillo o Cormac McCarthy: es evidente que compiten en otras disciplinas. Son estadounidenses (y ya tocaba, dicen), pero tienen la anacrónica costumbre de escribir unos densos tochos incapaces de rivalizar, ni emocional ni comercialmente, con un CD de 15 canciones.
“Sonar” en las quinielas previas al Nobel parece ser ya condición indispensable para ganarlo, pero hay que tener paciencia. Los académicos han manifestado un apenas disimulado sentido del humor: en los últimos años repartíamos nuestras chanzas, con permiso de Murakami, entre una bielorrusa desconocida, un cantautor de Minnesota y un keniano de nombre impronunciable. Es posible que el año próximo descubramos a un auténtico escritor.
© El Subjetivo

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 21 de octubre de 2016

Los ´´novelas´´

Las letras del judío Zimmerman son poemazos. No son simples letritas de canciones. Es poesía del más alto nivel. Y merece el Nobel, de lejos. Por el contrario, los novelistas son unos impostores. La novela es un género estúpido, un puro onanismo mental sobrevalorado. Un bluff que dura ya demasiado tiempo. Del siglo XX sólo salvo a Camus, Sartre, Kundera y Scott Fitzgerald. Quizá a Baroja y a Hemingway. por cierto... cultura de masas hoy en día no es Dylan, es Lady Gaga.

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
Errores comunes sobre la historia de Cataluña
¿Un nuevo espíritu religioso?
Retorno sentimental de un catalán a Gerona
Los sofismas del papa Paco
García Lorca, ese franquista
¿Es el animal una persona?
¿Tedio existencial o "Sí a la vida"?
La gran pintura europea culpable de violencia de género
Dead white men
Los nuevos reaccionarios
"El Manifiesto" cumple 10 años
¿Es de extrema derecha la Edad Media?
Diálogo entre Ferrer-Dalmau y Pérez-Reverte
Sexo libre y salvaje en la antigua Roma
El triunfo de lo inmundo (o del «in-mundo»)
Las lecciones de Gramsci
Julien Freund o la imaginación del desastre
Vivimos en la era de la ignorancia
La hora de Bizancio
Morir en Venecia
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 SERTORIO
Sacar los tanques
4 SERTORIO
El dedo y la llaga
5 JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |