''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Sale en Francia un nuevo libro de Alain de Benoist

Derecha-izquierda, ¡sanseacabó!


La extraordinaria desconfianza de capas cada vez más numerosas de la población hacia los ´partidos del gobierno´ y la clase política en general, en beneficio de nuevos tipos de movimientos que llamamos ´populistas´, es sin duda el hecho más llamativo de las transformaciones ocurridas en el panorama político durante al menos dos décadas.
Alain de Benoist

27 de marzo de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALAIN DE BENOIST


Alain de Benoist acaba de publicar en Francia un nuevo e importante ensayo titulado Le Moment populiste - Droite-Gauche, c'est fini ! [El momento poppulista – Derecha-Izquierda, ¡sanseacabó !]. De una larga entrevista publicada que el periódico bretón www.breizh-info.com ha publicado en torno a dicho libro, extraemos las siguientes declaraciones de Alain de Benoist.
La extraordinaria desconfianza de capas cada vez más numerosas de la población hacia los ‘partidos del gobierno’ y la clase política en general, en beneficio de nuevos tipos de movimientos que llamamos ‘populistas’, es sin duda el hecho más llamativo de las transformaciones ocurridas en el panorama político durante al menos dos décadas. El fenómeno tiende incluso a acelerarse, como lo demuestra la elección de Donald Trump, ocurrida unos meses después del ‘Brexit’ británico. La amplitud de la brecha que separa a la gente de la Nueva Clase dominante se confirma en todas partes. Emergen por doquier nuevas divisiones que hacen obsoleta la antigua división izquierda-derecha.
He dedicado un capítulo entero de mi libro a la historia de la división derecha-izquierda. Además de que siempre ha existido una multitud de diferentes derechas e izquierdas, está claro que esta división se refiere nunca deja de evolucionar con el tiempo. ¡Estar a la izquierda en 1880 era militar por el colonialismo; estar en la derecha era ser hostil a la separación de la Iglesia y el Estado! En el pasado la izquierda era el partido de la lucha de clases, hoy es el partido de los derechos individuales, mientras que gran parte de la derecha se ha unido a la defensa del mercado, al principio axiomático del interés y a la explicación económica del mundo.
Los politólogos, por su parte, nunca han logrado dar una definición autorizada de la derecha y de la izquierda. En medio de una significativa crisis de identidad, los partidos de la derecha y de la izquierda se han vuelto incapaces de dar un significado preciso a estos términos. A esto se suma la desaparición de las familias sociológicas, donde la gente solía votar por un partido dado toda su vida: la gente hoy zapea de derecha a izquierda o al contrario, sin ver nada más que política de derecha hecha por los partidos de izquierda o política de izquierda hecha por los partidos de derecha. En cuanto a los ensayos políticos que aparecen en las bibliotecas, es cada vez más difícil decir si sus autores (Marcel Gauchet, Jean-Claude Michéa, Michel Onfray, etc.) están a la izquierda o a la derecha.
El surgimiento de los movimientos populistas, que a menudo articulan elementos de la derecha y elementos de la izquierda en la misma demanda política y social que emana de la base, contra una oferta política desde ‘arriba’ considerada decepcionante, incluso insoportable, es una de las consecuencias de esta evolución. Por un lado, el populismo sustituye el eje horizontal derecha-izquierda por uno vertical ‘los que están arriba contra los que están abajo’, pero esto suscita, acompaña y acentúa nuevas divisiones que reemplazan cada vez más la división derecha-izquierda: la división entre aquellos que se benefician de la globalización y aquellos que son sus víctimas, la división entre los que piensan en términos de pueblos y los que sólo conocen una humanidad concebida como una suma de individuos, la división entre la Francia periférica y la Francia urbanizada, el pueblo y las élites globalizadas, la gente común y la Nueva clase, las clases populares así como las clases medias en proceso de declive y la gran burguesía globalista, los defensores de las fronteras y los partidarios de la ‘apertura’, los ‘invisibles’ y los ‘sobre-representados’ , ‘los conservadores y los liberales’, etc.
La gente tiene el sentimiento de que ya no es representada por sus representantes, muchos piensan que es inútil hacer uso en el día de las elecciones de una soberanía que saben que perderán el día después. Por eso los populismos aspiran a formas de democracia más directas, basadas en el referéndum o participativas, conscientes de las disfunciones y límites de una democracia liberal que ha sustituido la soberanía popular por la soberanía parlamentaria y que hoy está dirigida por una casta oligárquica que sólo busca defender sus solos intereses.
Las clases populares no sólo están exasperadas por el modo en que se ‘maneja la cos pública’. Quieren poner fin a la gestión administrativa, es decir, poner fin al poder de una expertocracia que pretende que los problemas políticos sólo son problemas técnicos en último término (para los cuales sólo existe evidentemente una única solución racional) y que buscan rebajar el gobierno de los hombres a la administración de las cosas. Se dan cuenta de que la ‘gobernanza’ es sólo un medio de gobernar sin el pueblo.
No es una coincidencia si la crítica del populismo se transforma muy rápidamente en crítica del pueblo, representado actualmente como una masa de paletos ignorantes. El proletario cuya dignidad (‘pobre pero digno’), decencia y honestidad se alababa hace poco, se ha convertido en los en los medios de comunicación en una mezcla de Bitru y Dupont-Lajoie, inculto, malvado, xenófobo y retrógrado, que se empeña obstinadamente en no confiar en ‘los que saben’ y que jamás vota como queremos que lo haga. Se entiende así que la gente no sabe lo que quiere, o que cuando hace saber que quiere algo, no debe tenerse en cuenta. ‘¡Estamos hartos del pueblo!’, eructó Daniel Cohn-Bendit al día siguiente del Brexit. Dijo en voz alta lo que otros pensaban en silencio.
Hoy vivimos en la ideología de la mercancía, es decir, en una era donde el imaginario simbólico ha sido colonizado ampliamente por los valores mercantiles (calculabilidad, rentabilidad, ganancia, etc.). La desconexión social, el tecnomorfismo, el surgimiento del individualismo narcisista, en conjunción con este ‘fetichismo de la mercancía’ (Karl Marx) para transformar al individuo en un ‘sujeto autómata’ que tiene cada vez más una relación con sus semejantes calcada a la relación con las cosas.
Los contornos de un mundo que hemos conocido, incluso a veces amado, se disipan ante nuestros ojos, mientras que el mundo por venir sigue siendo nebuloso. El populismo participa en esta transición en su camino. Queda por saber lo que esto puede anunciar.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 04 de abril de 2017

De Benoist :Derecha, izquierda ¡sanseacabó!

No cabe duda que entre los ´´hechos llamativos´´ de las últimas décadas está también la ´´sustitución arbitraria que los mentores ´´populistas´´ hacen de los juicios de hecho por los de valor, y el usos de categorías lingísticas que pueden servir para cualquier cosa pero no para dar cuenta de hechos sociales. Para muestra basta un botón: De Benoist dice ´´La gente tiene el sentimiento de que ya no es representada por sus representantes´´. ¿Qué categoría de análisis sociológico o político es ´´la gente´´. ¿Qué alcance sociológico o político tienen los ´´sentimientos´´? Y no se trata de reclamo alguno de cientificismo, porque igual para los fenomenólogos eso de gente y sentimiento está bien lejos de comprensión alguna. De lo que se trata señor De Benoist no es de hacer retórica balurde, sino de dar cuenta de hechos sociales desde una perspectiva científica o filosófica, si esto le acomoda mejor. Seguramente porque se trata de ´´sentimiento´´ es que la ´´gente´´ sigue creyendo en el voto y que debe ser representada. No hay populismo trumpista o brexista. En Occcidente (EEUU y Europa) no hay nada que se le parezca. En América latina sólo Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia intentan hacer el tránsito pero aún siguen atados a la herencia franco-estadounidense y la parafernalia del voto y la representatividad. Dejaré para otra oportunidad sus otras ´´categorías llamativas´´ que tal vez sirven para hacer lingística pero no sociología .

# Publicado por: alizo rojo (Bangladesh)
viernes, 31 de marzo de 2017

Bien

Totalmente de acuerdo con Alain de Benoist. Ya va siendo hora de que la repelente, confusa y ya innecesaria dicotomía izquierda-derecha, desaparezca.

# Publicado por: Caelio (España)
martes, 28 de marzo de 2017

adiós al proletariado

Tiene razón Benoist: una nota distintiva de nuestra época es el enfrentamiento creciente entre la izquierda y la clase obrera. En su búsqueda de un buen salvaje revolucionario, la izquierda ha abandonado al obrero europeo, empeñado en mejorar su propia vida y no en imitar a Mao, y encuentra una nueva cobaya para sus experimentos en la emigración islámica, que no tiene la menor intención de dejarse viviseccionar por estos eternos aprendices de brujo. No han cambiado, desde Rousseau hasta Foucault les mueve siempre lo mismo: el odio a la propia cultura, el enfermizo deseo de destruir nuestra identidad con una dictadura niveladora y racionalista, basada sobre principios abstractos, fruto de su resentimiento y no de la vida real. De ahí la búsqueda de un factor humano que ejecute sus sueños: el Tercer Estado, los proletarios, las masas del Tercer Mundo, etc. Y siempre, siempre, siempre, esa peste de los intelectuales de la ´´gauche caviar´´ al frente: la élite irresponsable a la que se le otorga todavía un injustificado prestigio y que ha hecho más daño a Europa que un ejército invasor. Es el pueblo obrero el que ahora resiste a la imposición de la oligarquía de Bruselas y al veneno sectario de la intelligentsia postmarxista, unidos en el mismo proyecto aniquilador de Europa. Bien Benoist, como siempre.

# Publicado por: sertorio (cáceres)
lunes, 27 de marzo de 2017

buena noticia

Estoy deseando hacerme con el libro de Alain. Sin duda será un placer paladearlo. En cuanto a la pseudo-diferencia izquierda-derecha, basta ver el espectáculo de esos potentados en Davos: han tenido que recurrir al dirigente chino, jefe del mayor partido comunista del mundo para que defendiera su globalización tecno-especulativa. Se han caído las máscaras, ya no engañan a nadie como no sea que no quiera ver.

# Publicado por: miguel (madrid)
lunes, 27 de marzo de 2017

¿Izquierda...derecha?

Demagogia pura, vocablos que utilizan las mafias políticas para llevar a la sociedad marcando el paso.

# Publicado por: pedro ortigosa goñi (Cirauqui)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Alain de Benoist
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!
La política, la moral y la moralina
Carl Schmitt, ese pensador tan actual
¿Democracia?
François Fillon, el candidato de la patronal
Trumpopulismo
La inmigración, ¿una fatalidad?
El socialismo contra la izquierda
Gnomos que ni siquiera están a la altura de sí mismos
¿Con o sin Dios?
La historia como despropósito
¡Sí a la Europa federal!
¿Antiamericanismo?
Cartago contra Roma
¿Cuándo comprenderá Francia que Rusia es su aliado natural?
El terrorismo
Un samurái de Occidente
El futuro del Front National
La esencia del conflicto (y III)
¿Todavía es posible la política?
La esencia del conflicto (II)
La esencia del conflicto (I)
El primer revolucionario-conservador
La política del populismo
Siete tesis sobre el Tercer Mundo
Las contradicciones de la Bioética posmoderna
Migrantes: las intervenciones «humanitarias» suelen en general agravar las cosas
"El sistema nos quiere disolver"
La ilusión liberal
La identidad frente a la modernidad
La riqueza del 1% es casi superior a la del 99%
La «ideología de género» va en contra del sexo
El doble juego de EE. UU. y Occidente
El pensamiento único "antifascista"
Atenas frente a Jerusalén
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
Dinero, dinero...
La Era de las Redes
¿Y si desapareciera el dólar?
Dos Américas. La que amamos (y II)
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
La Nueva Derecha Europea, 40 años después
¿El mensaje de la publicidad? "La felicidad reside en el consumo..."
Democracia representativa y democracia participativa
Muerte a crédito
Michael Jackson
El crack: aún no es la gran ruptura del Sistema, pero…
Nicolas Sarkozy le regala Francia a la OTAN
Con la crisis ha muerto la dictadura de los mercados
CLAVES DEL GRAN CRACK CATACLAC
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |