''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 23 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Al hilo de los clásicos

Mi patria es el islam (reflexiones de un creyente)

La Meca, atiborrada de peregrinos

No soy un monstruo. Sencillamente sigo mis mandamientos, como los seguiría el lector o quien esto escribe, de haber nacido en mi ambiente, entre los míos.
Francisco Núñez Roldán

9 de junio de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


No soy un monstruo. Sencillamente sigo mis mandamientos, como los seguiría el lector o quien esto escribe, de haber nacido en mi ambiente, entre los míos. Se me ha enseñado a obedecer, y lo hago. A eliminar infieles, y lo hago.  No tengo solución, no porque yo sea diferente, sino porque mi religión es diferente, y solo quien apenas la conoce puede interpretarla como le gustaría que fuese, no como es. Mi religión nació con la espada. El profeta Muhammad (la bendición sea con él) se forjó en la guerra, luchó en numerosas batallas en las que El Muy Compasivo y Misericordioso le dio la victoria, y sus sucesores han sido todos campeones de la fe a través de la espada.  Estudiad un poco la historia de nuestra religión, ¡ignorantes!, y veréis que no hay otra que desde el principio de su principio se haya extendido con la espada como la nuestra. Es nuestro sino. Desde el principio. Y además, entre nosotros, a los disidentes, más guerra, más espada, como se sabe. Y de entre vosotros, a los ateos, donde tenemos más defensores, a esos a degüello, por ateos y por imbéciles.

Me río de vuestras cacareadas y efímeras cruzadas: una respuesta, breve, tímida y parcial a nuestra imparable expansión militar por todo el Mediterráneo. ¿Quién nos llamaba a conquistar toda Asia Menor y el Africa bizantina, incluida España? Nadie. Nuestro impulso religioso. ¿No tenían luego los turcos bastante con un millón y pico de kilómetros cuadrados en Anatolia y alrededores para tener que estar durante siglos trepando Europa arriba hasta llegar a Viena, matando, arrasando, degollando, al cabo de dos y siglos y medio de haber conquistado al fin Constantinopla? Pues no, no tenían. La fe los impulsaba a seguir. Aprended historia y enteraos bien, imbéciles. Necesidad, ninguna. Voluntad, toda. Obligación moral, impulso interior. Es lo que hay. Y lo seguiremos haciendo, practicando, mientras podamos. Mientras nos dejéis. Son nuestras leyes religiosas. Y las cumplimos, ¿o no os enteráis? Y no pretendáis cambiárnoslas, puñado de politeístas amariconados y decadentes. No sólo no tenéis derecho, sino que en vuestra supina y suicida idiocia os habéis creado la obligación moral de acogernos, pensando que así nos ibais a controlar, o que os lo íbamos a agradecer. ¡Imbéciles ilusos! ¿No estáis viendo que no depende de nuestra voluntad? Sólo hemos detenido nuestras conquistas cuando se nos ha forzado militarmente a ello. ¿No os dais cuenta de que nuestra ley nos impulsa a hacer del mundo Dar-al Islam, la casa del Islam, y lo que no está incluida en ella es Dar-al-harb, la casa de la guerra? Pero ¿es que no os habéis informado de nuestros códigos? ¿Alguien que está leyendo estas líneas ha saludado una sola sura del bendito Corán? Ese sí que es un clásico que deberíais conocer, tarugos idólatras. ¿No os han convencido siglos y siglos de expansión militar por nuestra parte? Esperad a que seamos el cincuenta y uno por ciento en vuestro país. El que sea. Entonces vais a enteraros de los moritos encorbatados, de los moritos buenos, de los moritos civilizados, como estúpidamente les llamáis, entre otras cobardes perífrasis. No, no temáis a los sintoístas, a los budistas, a los ortodoxos, a los presbiterianos, a los coptos, a los ateos (Dios los maldiga), que a la segunda o tercera generación de sienten tan ciudadanos como el que más en el país que los acoge. Nosotros no tenemos patrias geográficas ni políticas, a ver si os enteráis de una vez.

Y quede clarísimo que no somos unos monstruos, pero seguiremos matando porque la vida humana no es sacrosanta, no tiene valor ante nuestras normas, ante nuestras enseñanzas, a las que creemos con la misma fe que vosotros creéis en vuestros estúpidos y laicos derechos humanos. ¿Cómo va a ser comparable una legislación movediza, novedosa y poco obedecida, con la inspiración que el arcángel Gabriel hizo al profeta Muhammad (la bendición sea con él) y éste transcribió literalmente en el Libro de los libros? Somos tan consecuentes en nuestras acciones de destrucción como vosotros en defenderlas. No nos convenceréis. No hay países seguros para vosotros. En cualquier país que estemos, en cualquier lugar en el que nos dejéis entrar, estamos moralmente obligados a estar en nuestro país. Nos reímos de vuestras ideas, de vuestras geografías, de vuestra legislación, de vuestras patrias, porque, recordadlo bien, nosotros no tenemos otro país, otra patria que el islam.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 19 de junio de 2017

Islam religión de paz

A ver si os pensáis que así piensan todos los islamistas, este buen hombre seguramente ha sido radicalizado por las continuos malos tratos y discriminaciones recibidas en Francia o en algún país donde el heteropatriarcado reina a sus anchas; hay que acogerlo con amor, respetar sus costumbres y darle alguna ayuda económica para que pueda traer a sus mujeres del país de donde procede, sólo asi podremos compensar por los daños causados durante las malditas cruzadas de invasión. Menos mal que Bergoglio ya devolvió a Turquía los estandartes y banderas robadas en la guerra de Lepanto.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
martes, 13 de junio de 2017

Cómo se miente, se desinforma y se difama

Miente por la gola ese que dice llamarse Juan José Bosch Tapies, a quien no conozco de nada y que parece estuvo en Fuerza Nueva, lugar por donde yo no he aparecido jamás, ni he tenido el honor de visitar el pueblo catalán donde al parecer tiene su guarida tal individuo. Nada de católico, y menos de Lefevre, como sí debió de ser este sujeto, ya que él sí andaba en Fuerza Nueva, como afirma. Poca conexión he tenido desde Sevilla con Cataluña, y menos querría. Y en cuanto a la zafiedad y desinformación del artículo, invito al tal Bosch Tàpies a que indique los puntos zafios e inexactos de mi artículo y los mejore con su sin duda sabiduría y prosapia que no ha tenido el gusto de mostrarnos en su réplica personal, en su argumento ad hóminem, que es como atacan los inquisidores y los totalitarios cuando ni saben ni pueden rebatir con razones, datos ni cifras, que es como se habla sobre la Historia.

​Por cierto que hace cuarenta años, todos mis conocidos, amigos y por supuesto la policía, sabían que yo militaba aún en el Partido Comunista de España. Guardo los carnets. Era nuestra forma ilusa de haber luchado contra una dictadura: proponiendo otra peor. Pero eran otros tiempos nacionales e internacionales. Quizá teníamos derecho al error...

# Publicado por: Francisco Núñez (Sevilla)
lunes, 12 de junio de 2017

¡Pero si es un artículo de ficción!

He visto los comentarios anteriores y por lo visto hay quien se cree literalmente a pies juntillas lo que dice. En primer lugar, debo decirles que conozco personalmente (aunque hace unos 40 años que no he hablado con él) al Sr.Núñez. No es un creyente (del Islam): le conocí en Fuerza Nueva como ultra-católico, en posición que rozaba la de Monseñor Lefevre. Ignoro cómo ha evolucionado desde entonces, pero no creo que demasiado. Por tanto este artículo es de ficción: de como se imagina que piensa un musulmán. La verdad es que encuentro el artículo algo zafio y desinformado. Eso que expresa no es precisamente el Islam. Y lo digo desde una perspectiva exterior: no soy ni musulmán, ni cristiano, ni de ninguna religión que se base en la mitología judía.

# Publicado por: Juan José Bosch Tàpies (Parets del Vallés (Barcelona))
sábado, 10 de junio de 2017

Musulmanes asesinos e hijos de un cerdo y una prostituta

El islam debe ser prohibido, perseguido y erradicado del mundo; los islámicos como el que escribió este artículo (especialmente, pero dando el mismo trato persecutorio a todos los demás) deben ser capturados y ejecutados, arrojándose su cadáver a una fosa llena de cerdos muertos para que conste que su cuerpo queda mancillado ante su religión. Es imperativo el exterminio absoluto de todo lo que apeste a islam, de manera que sea extirpado de la memoria de la humanidad junto a los hijos de puta que lo profesan y justifican. Sin piedad, sin contemplaciones, aniquilación total de la mierda islámica!

# Publicado por: Juio Robles Cruz (Madrid)
viernes, 09 de junio de 2017

Cruzada

Esta guerra no se va a poder hacer en nombre de la Diosa Razón, ni en nombre de Thor o de Marte. Hay que hacerla en nombre de Nuestro Señor Apocalíptico.

# Publicado por: Derechón (Ciempozuelos)
viernes, 09 de junio de 2017

No lo veo así

Creo que todo el mundo es capaz de discernir el bien y el mal, dentro de las limitaciones de la condición humana, y que no hacerlo en aras de un dios, una ley o una ideología es impropio del hombre.

# Publicado por: Paulino (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
Elogio de Polonia
Queipo de Llano: "En bien de la patria y la República"
Mi mundo de ayer
¿A cambio de qué?
La oclocracia que viene
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Derrota y victoria del islam
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
¿Quién va contra Montesquieu?
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 SERTORIO
El dedo y la llaga
4 Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
5 JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |