''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 20 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)

SERTORIO
La era Trump

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
De putas y de idiotas


Ya no se combaten las ideas: se (des)califica al adversario ideológico, se le tilda de cualquier cosa y se le lincha en Internet. Lo sucedido con el doctor Martín López Corredoira y la retirada de su libro "Voluntad" de la web del Instituto Astrofísico de Canarias es un buen ejemplo de ello.
José Vicente Pascual

31 de julio de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ VICENTE PASCUAL


Ya no se combaten las ideas: se (des)califica al adversario ideológico, se le tilda de cualquier cosa y se le lincha en Internet. El problema no es el método, creo, sino la propia ausencia de ideas. Vivimos la era de los lectores de titulares, los savonarolas dispuestos a reaccionar con histeria incendiaria antes de conocer la mitad de la mitad del fondo del asunto. Lo que importa no es atinar con el argumento, sino que la particular indignación de cada uno se sienta como muy legítima. El pensamiento humano, racional, ya no es el camino. Estamos en la viva y rugiente época de la emotividad beligerante. Cuanto más agresiva, mejor. Cuanto más ruidosa, mejor aún. Normal: todo el mundo tiene sentimientos, unos “se sienten” nacionalistas, otros “se sienten” de izquierdas, de derechas o de la parte de Huelva. Sí, todos tenemos sentimientos, aunque no todos tienen ideas. Pero no importa: para eso están los titulares.

Lo sucedido con el doctor Martín López Corredoira, la retirada de su página y reseña de su libro “Voluntad” de la web del Instituto de Astrofísica de Canarias es la anécdota. La categoría está un poco más allá de las galaxias y es bastante más difícil de entender: ¿por qué los necios se están convirtiendo en los amos del mundo.? Ya sabemos que en toda discusión, las personas razonables son las primeras en dar su brazo a torcer (“para ti la perra gorda”); y sabemos también que la estupidez es una fuerza incansable, tenaz, siempre alerta, siempre dispuesta a galopar. Verbigracia: un imbécil saca una cita de contexto (“Las mujeres son unas putas”, cuando el autor de dicho texto quiere argumentar lo contrario), otro imbécil lo tuitea y otros cincuenta o sesenta mil imbéciles llenan de firmas una petición de Change.org y vertederos similares para que a Martín López Corredoira (digamos) se le retire el título de doctor en Ciencias Físicas y Filosofía y se le degrade a cabo furriel en Chafarinas. Así va el asunto.

Tengo mi teoría sobre este fenómeno de las redes y las secciones de comentarios de la prensa digital sensacionalista. Por supuesto que la tengo: todos tenemos sentimientos, teorías y culo. Algunos tienen incluso cerebro. Resumo (mi teoría):

Las redes, entre otras cosas, son el refugio de los mediocres, los resentidos, los fracasados, los “ignorantes ilustrados” que alimentan su intelecto a base de ira súbita, los tiesos que veranean en casa del “cuñao” y echan la culpa de su mugre al gobierno; las redes son el lugar perfecto para desahogarse los tarados, los vagos, los inútiles sin referencias, los tontos de baba con derecho a rebuznar sobre cualquier asunto a 19,90 € mensuales, que es lo que vale una tarifa plana. Evidentemente, el número de usuarios de estas páginas sociales (gratuitas, por supuesto) es inconmensurable. Si los mentecatos diesen calor no habría invierno.

Es lo que hay, los tiempos que nos ha tocado vivir.

Vivimos la era de los idiotas, pero ninguno se da por aludido. Ni falta que les hace. Como decía Ortega: “El imbécil nunca se sospecha a sí mismo, por lo que es vitalicio”.

Hay que sobrevivirlos. Hay que pasar de ellos. Como decía mi bisabuelo Vicente: “Que se jodan”.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 31 de julio de 2017

Se abusa del internat

Acertado comentario. Creo que conviene distinguir tres temas: (i) la facilidad con que actualmente se realiza un linchamiento digital por internet; (ii) el abuso de las citas fuera de contexto; y (iii) el caso particular del libro del Sr. Martín López. Respecto al tema (i), parece justo el comentario de la Sra. Celia Sierra en ´´Arden las redes´´, artículo al que se refiere el Sr. J.V. Pascual. Sobre el tema (ii), el abuso consistente en citar fuera de contexto puede llevar al linchamiento injusto referido en el tema (i). Efectivamente, si de una frase como, por ejemplo, ´´Muchos misóginos pretenden y declaran que todas las mujeres son unas putas, aunque saben que ello es totalmente falso´´ se extrajera sólo la parte que dice ´todas las mujeres son unas putas´ y se le atribuye al autor de la frase, nos imaginamos fácilmente cómo puede producirse un linchamiento sumario inmediato en las redes internet. Cada vez más los lectores deben ser cautos y no creer inmediatamente todo lo que se encuentra en internet. No se puede confiar en las presunciones de buena fe y de verdad aparente. Ser desconfiado es un desgaste, pero parece necesario. El tema (iii) es si el libro del Sr. Martínez merecía censura. No cabe censurar un libro sin haberlo leído, o en mérito de una información falsa, tergiversada o incompleta. Sin embargo, es posible que los puntos de vista publicados por el Sr. Martínez sobre las mujeres hayan provocado que se busque silenciarlo.

# Publicado por: Octavio Espinosa (Lima, Perú)
lunes, 31 de julio de 2017

Ya no se combaten las ideas

Así es, es raro encontrar ya quien se moleste en rebatir con argumentos una idea que no le gusta, lo más habitual es el rebuzno y, si se insiste, la coz.

# Publicado por: paulino (Madrid)
lunes, 31 de julio de 2017

Algunas

Hombre! ´´todas putas´´ no, pero muchas sí, afortunadamente.
Juajuajua... (risa casposa)

# Publicado por: Derechón (Madrid)
lunes, 31 de julio de 2017

Han pasado 4 siglos

Me ha gustado el artículos. Es curioso que la idea de prohibir libros, y condenar al silencio al disidente de las doctrinas oficiales siga estando a la orden del día. Me ha recordado el proceso a Galileo Galilei, tan citado por quienes prohiben a los demás opinar y discutir científicamente su presupuestos, con la diferencia de que este proceso duró mucho tiempo, Galieo tuvo oportunidad de exponer sus ideas y teorías y el papa no firmó la sentencia que en síntesis consistió precisamente en eso mandar al científico a su casa, permitiendo a su hija que saliera del convento para cuidarle, no enseñar y no publicar. Por cierto, buenio será recordar que hasta mas de 200 años después de la muerte de Galileo, concretamente en 1851, gracias a Foucault, no hubo ninguna prueba empíríca de que la Tierra giraba.

# Publicado por: José A. Martínez (MADRID)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de José Vicente Pascual
¿Cultura? ¿Eso qué es?
¡Ja soc aquí!
Los separatistas no han entendido nada
A buenas horas...
La aventura de lavarse el culo en Cuba
La hegemonía cultural de los progres en España
Por qué Le Pen no ha ganado en Francia
De profesión, paridora
El Yunque
Cervantes, inventor del doctor Watson
Por un voto una petaca
"1984" revisitado (otra vez y las que hagan falta)
El político que amaba la poesía... y a su Princesa Roja
España al fin existe
A propósito de huesos
Una raya en una pizarra
Los peperos la emprenden contra los pobres. Los socialistas y comunistas, contra los moribundos
Los dientes del espíritu
Excalibur
Ahora no Podemos
¡Usted no es demócrata, oiga!
Creyentes
Ébola
¿Cuándo se jodió España, Zavalita?
Master Class
Ana María Matute, la última princesa
Los otros 364 días del libro
Proletarios del mundo
Rusia 1 - LosDemás 0
Derecho al propio cuerpo
Adiós a Facebook y todo eso
La estatua
Los nombres de la cosa
Retrato aproximado de un majadero contemporáneo
La salida a un callejón sin salida
Lo que nos une y lo que no nos separa
Navegando otra vez
Un rey para las porteras
Chapuzas en el Oasis
Rusia, los gays y todo lo demás
Por qué España será gobernada por Evo Morales o alguno que se le parezca
Demasiadas transiciones para una generación
Diez veces NO para un escritor principiante
Cataluña, cara y cruz de la radicalización
"1984" revisitado
Orwell y el "socialismo democrático"
Tiempos bizantinos
El hombre que compraba gigantes
Tecnoflautas
"El Pasmao" y los pasmados
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
La era Trump
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
4 JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |