''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 23 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"


Una única formación política se ha alzado contra la lacra que representa la invasión turística. Ya es desgracia que sean precisamente quienes pretenden sustituir una invasión por otra.
Javier R. Portella

7 de agosto de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA


Cada día es más difícil tener una imagen solitaria y diáfana de la Acrópolis de Atenas sin que salga en la foto la cabeza de un turista que se considera parte del monumento. […] ¿Qué placer puede encontrar uno profanando el dolorido silencio de la historia con una foto de la familia en camiseta o en shorts?

Mauricio Wiesenthal


Una única formación política o, más precisamente, un único sector de la población se ha alzado públicamente denunciando y combatiendo la lacra que, en forma de masiva invasión turística, infecta, junto con nuestras playas, montañas, campos y ciudades, los lugares más emblemáticos de nuestra civilización. Se trata de los comunistas separatistas de la CUP catalana que han emprendido diversos ataques contra autobuses turísticos, instalaciones hoteleras y embarcaciones de recreo, y a quienes se han sumado también los proetarras de Bildu en San Sebastián.

¡Ya es desgracia! Por una vez que alguien del Sistema (¡y vaya si éstos forman parte del Sistema!) toma una iniciativa que no se puede sino aplaudir a rabiar, va y resulta que quienes la toman son quienes pretenden acabar con todo: con la propiedad y la economía, por supuesto, pero también con algo infinitamente más fundamental: con la identidad. Tanto con la identidad sexual cuya disolución propugnan esos acérrimos partidarios de la ideología de género, como con la identidad colectiva: pulverizando a España como nación y destruyéndola como unidad de destino dentro de la Europa masivamente invadida, no sólo por los turistas, sino también y sobre todo por los bienvenidos refugiados”.

El problema es que si uno hace abstracción de todo ello, nada, estrictamente nada, cabe objetar al combate contra el turismo que nos asfixia. Que nos asfixia espiritualmente —replicarán algunos: la mayoría—, pero que nos hace vivir materialmente. Ya…, pues habrá que pensar en vivir de otra manera y con otros medios, porque una sola cosa es indudable: esto no puede simplemente continuar. O detenemos la invasión turística (y la detenemos ya, mediante medidas coercitivas, ahora, cuando aún quedan miles de millones de asiáticos, africanos, árabes… por llegar) o la destrucción de lo más sagrado de todo —del arte y la naturaleza a través de la degradación de sus más emblemáticos lugares— acabará con nuestra civilización y con nuestra identidad.

Ahora bien, ¿qué diablos les puede importar a los perroflautas de la CUP (que yo sepa, los de Podemos aún no se han pronunciado al respecto) cosas como la civilización, la identidad y el arte? Sí, les importa (y mucho) destruirlas, pero… ¿preservarlas? No se entiende en absoluto qué mosca les ha podido picar para, echándose al monte, ponerse a atacar el turismo, “esa fuente de trabajo y riqueza para la gente”. Sólo le encuentro, francamente, dos explicaciones. Una: les molesta excesivamente que la mayoría de los turistas sean (todavía) europeos y de raza blanca. La otra: les resulta insoportable el mucho ruido y gran alboroto que originan las hordas turísticas.

La contradicción de esa gente se ahonda si pensamos en la naturaleza profunda del fenómeno turístico de masas. ¿Qué implica éste sino el acceso de las masas populares de todo el mundo al conjunto de los más emblemáticos lugares del arte y la naturaleza del orbe entero? No hay, en realidad, fenómeno más populista, democrático, vulgar e igualitario que el de la invasión turística. ¿Cómo osan oponerse a él los sumos sacerdotes (y sacerdotisas) del populismo, democratismo e igualitarismo?


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 07 de agosto de 2017

¿No recuerdan a Tierno?

Yo recuerdo la bienvenida que daba al ´´Turismo de mochila´´ ( o ´´de alpargata´´ mi memoria ya no es lo que fue) ... Y lo que le jaleó la progresia de los ochenta...
Alguien se esta cambiando de chaqueta...y mareando perdices .

# Publicado por: Puig (Valencia)
lunes, 07 de agosto de 2017

Por fin un poco de sentido común

En las cuevas de Altamira tenemos el más sangrante ejemplo de los efectos de la muchedumbre turística y de la cultura de (informes) masas: avalanchas humanas absolutamente indoctas en materia de Prehistoria (pues una amplísima mayoría no sabría ni periodizarla ni decir qué es un bifaz) que, con tal de amontonarse para presenciar unas pinturas rupestres, las echan a perder y obligan a las autoridades a cerrar la cueva al turismo para evitar su completa degradación.

Se agradece al autor del artículo su honestidad: no cuela definir como ´´antisistema´´ a estos tontos útiles del separatismo. Son tan sistémicos como la familia Botín o Henry Kissinger. La diferencia es que unos son amos que mandan y otros, perros que obedecen.

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid )
lunes, 07 de agosto de 2017

Turismo pesadilla

Toda la razón, después de la publicidad, el turismo es la peor plaga. Hasta elmismo Camino Xacobeo, donde vivo, es una muestra del turismo-peregrinaje en masa, de la barbarie actual, donde todo ha perdido su sentido original, y es producto de la moda y la publicidad. ¡El islam nos salvará de esta barbarie!

# Publicado por: Pedro ortigosa goñi (cirauqui)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 SERTORIO
El dedo y la llaga
4 Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
5 JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |