''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 20 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)

SERTORIO
La era Trump

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La guerra que Occidente no podrá ganar


Unos tienen fe –todo lo fanáticamente que se quiera, pero la tienen–, creen en sí mismos, son austeros, recios, sacrificados, están dispuestos a sufrir y morir por defender lo suyo, y tienen muchos hijos. Los otros no creen en nada, ni en sí mismos.
Jesús Laínz

21 de agosto de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS LAÍNZ


Los occidentales sufrimos sólo por lo que nos pasa a nosotros. Los medios de comunicación tienen mucho que ver en ello. Nos escandalizamos cuando los muertos son madrileños o londinenses, pero ni nos enteramos de las masacres diarias que los mismos o parecidos autores cometen en otros continentes. En el desdichado Irak mueren decenas diariamente en brutales atentados que, si sucedieran aquí, provocarían el caos inmediato. Estos atentados, sucedan donde sucedan, son el síntoma más visible de que buena parte del mundo islámico no descansará hasta ganar esta no declarada guerra mundial. Y no pararán porque la certeza de la victoria les viene tanto por la vía de su fanatismo religioso como por la del análisis de los hechos.

En los meses iniciales de nuestra guerra civil un dirigente republicano observó que mientras que los de su lado, cuando eran asediados, no tardaban en rendirse, sus enemigos resistían con tenacidad heroica hasta morir: ahí quedaron, entre otros, los casos del Alcázar, del cuartel de Simancas y de Santa María de la Cabeza. La clave de esta diferencia de actitud la dio Indalecio Prieto: «No hay animal más peligroso que un requeté recién comulgado». Y es un lugar común aquello de que, a diferencia de por Dios y por la Patria, es difícil dar la vida por la revolución social o por la dictadura del proletariado. Y más difícil aún –añadiríamos– por el laicismo liberal, la ONU o la sociedad de consumo. Ésta es la razón por la que Occidente acabará perdiendo esta guerra.

Pocos días antes de comenzar la segunda guerra del Golfo los informativos emitieron unas imágenes aleccionadoras. En Irak, donde en breve se desencadenaría la destrucción y la muerte, la gente trabajaba, hacía la compra con amabilidad y charlaba por la calle con lógica preocupación, pero con tranquilidad y la sonrisa en la boca. Por el contrario, las imágenes que llegaban de Estados Unidos, país que quedaría a muchos miles de kilómetros del frente, mostraban turbas de obesos histéricos pegándose por acumular alimentos, agua, pilas y cinta aislante.

Unos tienen fe –todo lo fanáticamente que se quiera, pero la tienen–, creen en sí mismos, son austeros, recios, sacrificados, están dispuestos a sufrir y morir por defender lo suyo, y tienen muchos hijos.

Los otros no creen en nada, ni en sí mismos, consideran progresista demoler los cimientos sobre los que está construida su civilización, no están dispuestos a mover un dedo por sus naciones –tan solo por sus sueldos–, están gordos, blandos, encadenados al televisor y los analgésicos, y en vez de hijos quieren coches.

Es posible que su superioridad técnica sostenga todavía a Occidente algunos años. Pero nuestro inevitable destino es ir de victoria en victoria hasta la derrota final.

 Artículo publicado durante la primera legislatura zapateriana,
entre 2004 y 2008, e incluido en España desquiciada

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 21 de agosto de 2017

No será así exactamente

El nihilismo occidental, deliberadamente inoculado, promocionado y esparcido, va a ser o ha sido ya, efectivamente, el veneno que acabará con occidente, la ex-cristiandad. Efectivamente ya no creemos en nada, teniendo la Verdad de nuestro lado, la rechazamos y la despreciamos, y ahora quedamos como aquella casa limpia y ordenada del Evangelio a la que vuelve el mismo demonio con otros siete para ocuparla y hacer mas estragos de los que hizo al principio.

Sin embargo los moros solo son un instrumento, una herramienta, un títere sabiamente dirigido. Que occidente, la ex-cristiandad, va a perder esta guerra y de hecho hace tiempo que ya la perdió (solo hay lugar hoy día para la resistencia, pero nadie está por la labor, nadie cree salvo en su panza y en su coche) es un hecho.

Pero hay que insistir: los muslimes no son ni serán los victoriosos, los que están ganando y acabarán por ganar del todo (hasta la Parusía, a menos que aun quede Historia, que es dudoso) son seres oscuros que se esconden en las tinieblas, pero al final se manifestarán, exigirán adoración y vosotros, liberales, ateos, agnósticos, identitarios, patriotas a secas, por no hablar de rojos, progres y demás tropa, los adoraréis. Todos los adoraréis, incluyendo a los que os creéis a salvo. Venderéis vuestra alma al diablo. De hecho hace tiempo que lo hicisteis aunque no queráis daros cuenta de ello. Y sin embargo, aun estáis a tiempo. Juzgad qué es lo que os conviene.

# Publicado por: Tradición Digital (España)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
¿Está Carles? Que se ponga
Jalogüín
La juventud domada
El juramento de Felipe V que Felipe V nunca juró
No hay nada que negociar con Cataluña
"El engeniosu jidalgu don Quijoti la Mancha"
Ríos de sangre
El mito de la España de las Tres Culturas
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
La era Trump
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
4 JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |