''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 20 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)

SERTORIO
La era Trump

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Los bolardos


A los integristas no les hace falta predicar la violencia: las políticas maltusianas ejercidas sobre la población europea nativa ayudan mejor que ninguna bomba al cambio de civilización.
Sertorio

23 de agosto de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

SERTORIO


Por lo que uno oye a políticos y periodistas, parece que la matanza de Barcelona se habría evitado con sólo poner unos bolardos en las Ramblas, lo que al soviet municipal le pareció una imposición española intolerable. La polémica y los reproches se centran, pues, en los bolardos, con esa visión a corta distancia tan propia de nuestra clase política. El chaparrón les cae ahora a los ediles marxista-leninistas de Barcelona; que aguanten como puedan: quien siembra vientos, recoge tempestades. Pero no llegará la sangre al río; a la izquierda radical todo se le permite: profanar iglesias, desobedecer órdenes judiciales, festejar a terroristas, acosar con aires de ley de Lynch —
escrachar se llama ahora— a sus rivales políticos y cometer desplantes toreros ante el Jefe del Estado, la bandera y el himno. Por su negligencia en un atentado en el que sólo ha muerto gente de a pie, ninguna responsabilidad les va a exigir la clase política. 

No es mi intención ayudar a la hez podemita ni darle argumentos a la racaille de la CUP, pero los bolardos son una mala excusa. Si los terroristas quieren matar, por muchos bolardos que pongamos, aunque los haya hasta en las puertas de nuestras casas, nos seguirán matando. En vez de camionetas utilizarán tejas, cuchillos jamoneros, navajas de afeitar, lejía, o lo que tengan a mano. Pero, como siempre, los políticos prefieren lidiar con los efectos y no con las causas de un problema, seguramente porque la causa son ellos.   

El bolardo no está en las calles, sino en el cerebro de nuestros dirigentes, y cuanto más políticamente correctos son, más denso y granítico resulta. A quinientos metros del escenario de la matanza se alza la mezquita Tariq ibn Ziyad, que, evidentemente, para los ágrafos de la CUP y los progres de turno, es un espacio más del paraíso multicultural de Barcelona. El héroe epónimo de la mezquita no es un místico, como Ibn Arabi, ni un artista, como Sinan, sino Tarik, el vencedor de Guadalete, el inseparable compañero del moro Muza en nuestros libros de texto de antes de la LOGSE. Por supuesto, nadie se fija en este detalle insignificante, aunque las intenciones sean de miura corniveleto y marrajo. Imagínese el lector la reacción de nuestra extrema izquierda si se inaugurase un centro español en Chiapas dedicado a Hernán Cortés. Pero nuestros rojos leen poco: no pasan del Manifiesto Comunista, las hagiografías del Che de Paco Taibo, alguna cosa de Txalaparta para presumir de etarras y los más cultos (los niños burgueses de edificio okupa el finde y chalé familiar el resto de la semana) acaso han ojeado y hasta hojeado por consejo paterno la Reivindicación del conde don Julián de Goytisolo.

El fenómeno cultural más importante de los últimos cincuenta años es la islamización galopante de Europa, producto inevitable del reemplazo de población que nuestra casta dirigente favorece para bajar los costes de la mano de obra, volvernos más competitivos y acabar con el costoso y malcriado trabajador europeo. ¿Hace falta esta política? Para el gran capital, es una oportunidad estupenda de reducir costes y tener un ejército de reserva de población en paro más que pletórico (¿no es chocante la paradoja de que España, un país con cuatro millones de parados, necesite más emigrantes?). Nos podrá parecer muy discutible moral y culturalmente, pero esta política obedece a una lógica económica impecable: acabar con los carísimos europeos de una forma suave y llenar el continente de abundantes, dóciles y baratos metecos. Nuestros dirigentes, simples brazos políticos de las grandes empresas, ejecutan esta política gracias a un lavado de cerebro continuo de la población, a la que se le reblandecen los sesos con el llamado buenismo, una burda táctica repleta de emotividad y falta de juicio crítico que tan bien ha calado en las masas. Funcionar, parece que funciona, de momento, pero todo tiene un punto de saturación.

 La extrema izquierda, por su lado, ve en los reemplazantes una estupenda segunda oportunidad después de la caída de la URSS, una ocasión de oro para ponerse al frente de nuevas masas de oprimidos que reduzcan a cenizas a civilización heteropatriarcal europea. Recordemos que, desde 1968, las izquierdas han pensado que las revoluciones se organizan con las minorías oprimidas, no con las clásicas mayorías de antaño, y cuanto más odien aquéllas la tradición occidental, mejor. Las masas islámicas recién llegadas parecían un regalo providencial del capitalismo monopolista, esa legendaria soga con la que ahorcarlo. Por eso son los perros de presa de los intereses de la plutocracia de Bruselas.

Como todos los sueños de los doctrinarios, la realidad ha desmentido a la extrema izquierda. Nihil novum sub sole. Son muchísimo más frecuentes las conversiones de izquierdistas al islam que las de musulmanes al ateísmo marxista, y les alabo el gusto a los muladíes: ellos sí defienden una tradición sagrada y de lo más heteropatriarcal, por cierto. Estas ilusiones de la izquierda ya tuvieron un amargo desengaño con los comunistas iraníes y el ayatolah Jomeini, que tomó la homeopática medida de darles de su propia medicina a los émulos de Stalin y Mao. Pero el odio de los rojos a la tradición occidental es de tal calibre que prefieren sembrar Europa de mezquitas con tal de que ardan todas las catedrales.

Capitalistas y marxistas, pues, coinciden en lo esencial: favorecer la islamizacion de Europa. La tradición laica de la Revolución francesa ha secado el alma de Occidente y ha creado un vacío que amplió el Concilio Vaticano II con el suicidio de la Iglesia de Roma. El islam lo está ocupando con toda lógica: cuando se expulsa a la espiritualidad por la puerta, vuelve a entrar por la gatera. El ser humano necesita creer, y el islam le ofrece una fuente inagotable de fe; de ahí su atractivo entre los mismos europeos, desarraigados de su tradición gracias, en muy buena parte, al propio clero. Es decir, que somos nosotros, la masa social que el poder económico ha degenerado y reblandecido hasta niveles inferiores a los del ganado ovino, el problema. O cambiamos nosotros y hacemos que las cosas cambien, o esto irá a mucho peor. Es nuestro asentimiento, nuestro absurdo y bien instalado complejo de culpa, nuestro irracional buenismo, lo que legitima todo lo que está pasando. Mientras nosotros no nos transformemos y afirmemos nuestras señas de identidad, las cosas irán a mucho peor. No se gana un desafío rehuyéndolo.

La violencia islamista es lo que los cursis llaman un epifenómeno, una anécdota secundaria dentro de un proceso general de mucho más hondo calado: la transformación de Europa en un continente islámico. A los integristas no les hace falta predicar la violencia: las políticas maltusianas ejercidas sobre la población europea nativa ayudan mejor que ninguna bomba al cambio de civilización. Mientras, los musulmanes, libres de la esterilización obligatoria de la corrección política, se multiplican y crecen por todo el continente. Si Cataluña se independizara en octubre (y todo puede pasar con este gobierno), unos seiscientos mil catalanes serían de religión islámica. Un cuarto de la población de Occidente lo será de aquí a cincuenta años. Frente a una fe pujante y conquistadora, ¿creemos de verdad que la avaricia, la esterilidad, el odio a sí mismo, el complejo de culpa y la degradación moral de las democracias occidentales van a poder frenar la conquista?

 

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 24 de agosto de 2017

FIDEL CASTRO

Así debería llamarse el revolucionario plan de esterilización.
FIDELización a la tierra de acogida mediante la CASTRación masiva.
Que no se escandalicen los probos progres porque la esterilización obligatoria se practicó -y bien practicada- en la muy socialdemócrata Suecia desde los años 30 hasta los años setenta. Y que no se escandalicen los decentes cristianos porque se trata de salvar a la Cristiandad.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
miércoles, 23 de agosto de 2017

Numeros, numeros...

Los 600.000 islámico en Cataluña, son aún pocos para plantar cara. Digamos que 400.000 son menores, niños Quedan 100.000 parejas.
Pero en diez años, a cuatro niños por pareja, tendremos 200.000 niños y aquellos 400.000... ya serám adultos que pueden tomar una bayoneta, plantar cara. a unos ´´catalanes de seva´´ dispuestos, a lo Bono, a morir pero no a matar. Otra cosa es que esos 200.000 adultos de hoy,puedan logran alguna ´´alcaldia de pueblo´´ y con el cuño municipal censar y dar residencia a miles y miles de co-religionarios.Todo de buen rollito

# Publicado por: Puig (Valencia)
miércoles, 23 de agosto de 2017

Plan de esterilización

Es necesario un plan masivo de esterilización sobre la población inmigrante musulmana, panchita, negra (la mayoría son musulmanes, por cierto) y china. Al mismo tiempo urge un plan favorecedor de la inmigración ucraniana y rusa (predominantemente femenina).

En todo este fenómeno hay algo en lo que no habíamos reparado: el posible deseo de las feministas occidentales de ser violadas por sarracenos. Ante esto no hay nada que hacer. Recomiendo el artículo de Judgybitch (alias de Janet Bloomfield, una de las fundadoras de la Alt Right) titulado ´´50 shades of Alluh Akbar, why western women love Islam´´. Es muy revelador.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
miércoles, 23 de agosto de 2017

Y encima ponemos la cama

De acuerdo con el artículo y añado que los buenistas occidentales volcamos nuestros recursos asistenciales en esos invasores, educamos a sus hijos a nuestras expensas o al menos lo intentamos ( la mayoría y lo se de buena tinta, no se deja educar) eso si tratando de respetar sus ´´raíces culturales y religiosas´´, desde el comedor hasta el laboratorio pasando por el patio de recreo y no en nuestros valores que posiblemente son los que nos han permitido llegar a donde hemos llegado.

# Publicado por: José Martínez (MADRID)
miércoles, 23 de agosto de 2017

Degeneración esencia fisiológica.La espiritual ya está degenerada

Ya lo dijo Gadafi. Lo que Alá no nos dio en Covadonga, Poitiers y Viena, nos lo está dando ahora gracias al vientre de nuestras mujeres. Y un imán en una mezquita alemana: no tenéis hijos porque habéis arruinado vuestra semilla con una vida degenerada. En su lugar ponéis perros pero nosotros os daremos hijos que criaréis vosotros, De hecho, el observatorio y banco de semen de París confirma que la fertilidad masculina ha descendido un 50 en 35 años que lleva funcionando. Los espermatozoides se han degenerado, incapacitados de penetrar un óvulo.Hoy, los expertos afirman que el órgano reproductor masculino es más sensible a influencias medioambientales que el femenino. No veo cómo se puede revertir esta situación.

# Publicado por: lusaot (cuenca)
miércoles, 23 de agosto de 2017

No solo políticas maltusianas, también apoyos directos

Los sajones y ´´uropeos´´ apoyan al Daesh (y otras primaveras árabes) contra Siria, Rusia y lo que proceda. Impulsan esos flujos migratorios nada aleatorios (Turquía no se pondría de acuerdo con Grecia sin orden useña, y Alemania nrios (Turquía no se pondría de acuerdo con Grecia sin orden useña, y Alemania no admitiría más ´´turcos´´ sin la misma presión).
Pero, además, es que estas ´´falsas banderas´´, cuentan con la falta de bolardos y vigilancia policial en Las Ramblas, y con los oportunos pasaportes abandonados en furgonetas, cámaras de TV que no graban, policías que no examinan explosivos, etc....o admitiría más ´´turcos´´ sin la misma presión). ntan con la falta de bolardos y vigilancia policial en Las Ramblas, y con los oportunos pasaportes abandonados en furgonetas, cámaras de TV que no graban, policías que no examinan explosivos, etc....

# Publicado por: José María (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
La era Trump
Los hackers
Gary Snyder: "La mente salvaje"
El corazón de las tinieblas
De bobos, traidores y cobardes
El Hereu
Elogio de la Casa de Austria
Con esteladas y a lo loco
La balconada
Hooters
Un siglo de Spengler
El dedo y la llaga
Sacar los tanques
Cabalgar el tigre: Dragó
Unir no es sujetar
A tal Señor, tal honor
En el limbo
Barcelona
¿Y si se van?
Sin perdón
Beneméritos
El himno mudo
La muerte del régimen
Stalinlandia
De marimantecas y lloronas
A degüello
Palabras
Odiar en igualdad
El Che
¿155?
El hijo de la Tomasa
Bajo la nueva estelada
Inevitable
Dixie
Contra la felicidad
Lecciones de la Revolución de Octubre
Argelia: una lección práctica de decadencia
Muerte de un poeta
Hacia una monarquía sin rey
La Santa Causa
El gulagcito
La fiel infantería
"Imagine"
Los escombros
Neutrales
La pitada
El khmer rosa
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
La era Trump
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
4 JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |