''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 20 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)

SERTORIO
La era Trump

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
Fue una celada


Fue una encerrona en toda regla. Durante una hora y pico, el tiempo que tardó el segundo tramo del cortejo en llegar desde la calle de Caspe al centro de la Plaza de Cataluña, casi todos los miembros del Gobierno de España estuvieron sometidos al control de un grupo organizado de en torno a unas tres mil personas.
José García Domingo

28 de agosto de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ GARCÍA DOMINGO


Fue una encerrona en toda regla. Durante una hora y pico, el tiempo que tardó el segundo tramo del cortejo en llegar desde la calle de Caspe al centro de la Plaza de Cataluña, casi todos los miembros del Gobierno de España estuvieron sometidos al control de un grupo organizado de en torno a unas tres mil personas. Tres mil manifestantes perfectamente coordinados entre sí, y cuyos dirigentes, sin la menor duda, disponían antes de que se iniciará el acto de información reservada y absolutamente confidencial sobre qué trayecto iban a seguir los miembros del cortejo de autoridades desde la sede de la Delegación del Gobierno, el lugar de donde partió la comitiva.

Alguien informó con anterioridad a los activistas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) de que los miembros del Gobierno, los representantes del Poder Judicial, el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CMNV), diputados, senadores y demás invitados oficiales procedentes de Madrid se bajarían de los autobuses que los trasladaron a la concentración justo en la confluencia de las calles de Caspe y de Pau Claris, junto al colegio de los Jesuitas.

Luego tendrían que recorrer a pie el trayecto desde allí al centro de la Plaza de Cataluña. Nadie en Barcelona podía disponer de esa información sensible antes de que llegase Mariano Rajoy con el resto de autoridades. Bien, inmediatamente justo en ese tramo de la calle de Caspe, el que separa las dos arterias paralelas del Paseo de Gracia y de Pau Claris, zona por la que no estaba previsto que transcurriese ningún tramo de la marcha, estaban apostados en ambas aceras y cubriendo todo el espacio disponible, hasta la última baldosa del suelo, los activistas de la ANC.

Sería llegar los autocares y, al punto, comenzar el acoso permanente con gritos y exhibición de carteles plastificados en los que se acusaba al Rey de haber sido el genuino inductor de la matanza. Aunque el Rey logró librarse de esa primera acometida porque no llegó en esos autobuses, sino que acudió con los vehículos de la Casa Real. Pero todo estaba previsto para que tampoco él se pudiera escapar del cerco. Sobre todo él.

Aunque más que de cerco, cabría hablar de una auténtica operación jaula. Y es que, amén de los tres mil activistas de la ANC a los que por casualidad se les ocurrió situarse a ambos lados de la calzada por la que iban a tener que transitar todas las autoridades del Estado, justo detrás de esa mismas autoridades se encontraba ubicado el avispero de banderas esteladas que portaron otros centenares de activistas de la ANC y de Òmnium.

A ambos lados, derecha e izquierda, militantes nacionalistas en manifiesta actitud hostil. Justo detrás, un mar de esteladas y cientos de carteles también de la ANC. Sólo quedaba, pues, la presunta representación de la sociedad civil que abría la marcha.

Pero apenas cinco minutos antes de comenzar el acto, el Rey, Rajoy y el resto de autoridades observarían entre incrédulos y atónicos que también esos que iban en cabeza se giraban de repente hacia ellos para exhibir, y a apenas un metro de don Felipe VI, los mismos carteles de la ANC en los que se le hacía responsable del crimen islamista de La Rambla.

Todo estaba organizado hasta el más mínimo detalle para que aquello fuera una ratonera. Hasta el más mínimo detalle. Y sólo en el instante en el que, por fin, pudieron pisar la Plaza de Cataluña, casi una hora más tarde, comenzaron a sentirse libres los representantes todos de la soberanía nacional con su suprema encarnación al frente. Fue una celada.

© El Mundo


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 29 de agosto de 2017

VERGUENZA DE SER CATALANA

Siempre he querido a mi tierra y me he sentido orgullosa de ser catalana. Siempre, hasta la manaifestación en Barcelona que tenia que ser en homenaje a las victimas del reciente atentado terrorista, y que se convirtió en un acto político. Me averguenzo de los abucheos y pancartas exibidos en contra de los representantes del gobierno central, pues respetando como respeto la libertad de expresión y de opinión, creo que no era momento ni lugar para la encerrona a la que se les sometió. Tampoco entiendo los gritos de ´´españoles no, inmigrantes si´´. ¿Es eso ser solidario?, ¿Es eso ser tierra de acogida, cuando excluyes a una parte de la humanidad?, ¿No se le llama a eso racismo?, Muchas pancartas de paz y por poco linchan a los portadores de banderas españolas. Esta no es mi Catalunya, no es la tierra a la que amo y que me habia hecho sentir orgullosa de ser catalana.


# Publicado por: Cecilia (Vinaròs)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
"Catalunya" ya no existe
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
No quitéis las banderas
Oigo, patria, tu aflicción
ANTE LA URGENCIA Y GRAVEDAD DE LA SITUACIÓN, EL MANIFIESTO INFORMA CONSTANTEMENTE EN SU PÁGINA FACEBOOK
Der Prozess
¿Del Vichy Catalán a los catalanes de Vichy? No, gracias
Los 10 mejores "memes" sobre la secesión catalana
Tabarnia: se quieren independizar de Cataluña y seguir con España
"Cañas por España": el video (ya viral) que se lo explica al mundo
El delirio independentista en un vídeo que se ha hecho viral
Los presos les hacen la vida imposible a los Jordis
El espíritu impera
D I U = Dispositivo Intra Uterino
Un youtuber negro, gringo y antiindependentista
No soportan que los presos les sigan gritando «¡Viva España!»
La tercera ola del secesionismo
Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
Cataluña es más grande
"¡Viva España, traidores!", gritaron los presos a los dos Jordis
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
La era Trump
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
4 JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |