''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 20 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)

SERTORIO
La era Trump

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Bajo la nueva estelada


Pocas veces ha sido un rey de España tan maltratado como en la manifestación antiterrorista de Barcelona. Hay que tener horchata y no sangre en las venas para asistir impasible a ese espectáculo. No digamos ya para protagonizarlo.
Sertorio

29 de agosto de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

SERTORIO


El reinado de Felipe VI pasará a la Historia por la cantidad de pitadas, desplantes e insultos que ha recibido de la chusma rojo separatista, a la que tanto empeño tiene el soberano en halagar. Su intención de ser el más progre de los reyes europeos no le ha traído hasta ahora más que un chaparrón de ofensas, eso que antes se llamaban delitos de lesa majestad y hoy son simples formas de libertad de expresión, según rebuzna el dirigente de Podemos. Nada, tonterías...: vejar al Jefe del Estado, quemar la bandera, gritar ¡Muera el Borbón!..., más un largo etcétera de inocentes y bienintencionadas formas de expresarse de la CUP, Podemos, Esquerra, la difunta Convergencia, Bildu y demás compañeros de viaje. Cosas que, en otros países de la UE, le llevan a uno a la cárcel.  

Desde luego, quien siembra vientos recoge tempestades. Cuarenta años de entreguismo de la Corona a las izquierdas han acabado en esto. No puedo escribir que me alegro —pese a que mi simpatía por Felipe VI es nula— porque no deja de ser el Jefe del Estado. Ver cómo la canalla humilla y pisotea la dignidad de la nación española día sí y día también, no es plato de gusto. Ya no se trata de que sea uno republicano, carlista o liberal: se trata del respeto que se nos debe, del rey abajo, como nación y como pueblo.

Pero, claro, ¿qué esperar de un país en el que se permite que en Ripoll se haga poco menos que un funeral de Estado a los terroristas de Barcelona?, ¿en el que, cuando se mata a quince ciudadanos inocentes, salen imbéciles preguntando en qué les hemos fallado a los asesinos?, ¿en el que la misma clase dirigente nos aconseja que nos resignemos, que como habrá más atentados de este porte... pues nada, habrá que irse acostumbrando?

Esta política, vieja ya de casi medio siglo, de capitular por sistema, de inclinar la cerviz ante los enemigos de la patria, de esa anti-España que no esconde sus intenciones, parece inherente a la Casa de Borbón, que nunca pierde una oportunidad de rebajarse (y de rebajarnos) y suplicar que le perdonen su pasado. La anti-España, que se conoce el percal, sabe que el negocio está en no perdonar. Y así va este monarca, de silbido en pitada, de insulto en injuria, de desplante en escarnio. Por mucho que reniegue de los capitanes del 18 de Julio —cuya sangre cimentó el trono de su padre—, por mucho que intente hacer el don Tancredo ante el reto de la secesión, es el Rey de España, y eso —y no su pecado original— es la marca imborrable que le vuelve enemigo hereditario de toda esta escoria, elevada al poder por la corrupción de unos, el resentimiento de otros y la ignorancia de muchos.

 Lo quiera o no —y más bien parece que no—, don Felipe encarna a su pesar una tradición militar, católica y monárquica que aún hoy se manifiesta en buena parte de lo mejor de nuestro pueblo, pese a todos los intentos de la democracia por aniquilarla. Es eso de lo que jamás se podrá desembarazar. Por mucho que arranque la cruz de san Andrés del guion real, por mucho que intente disimular que ocupa el trono de Felipe II y de San Fernando, esos monarcas hoy políticamente incorrectos, Felipe VI es el Rey de España. Y eso es lo que nunca le van a perdonar los de la anti-España, la ralea de Witiza, los Oppas, los condes don Julián, los Antonio Pérez, los afrancesados y los segadors, cuyo odio a la esencia española (sí, digo esencia, para pánico de catedráticos) es patológico, mamado con toda la mala sangre, toda la bilis y toda la hiel de su frustración, de su indignidad y de su resentimiento. 

Pocas veces ha sido un rey de España tan maltratado como en la manifestación antiterrorista de Barcelona, donde los secesionistas, bajo la infecta estelada, se han regodeado en la infamia con la sangre ajena. Habría que remontarse a los tiempos de Enrique IV y la farsa de Ávila[1] para ver algo semejante. Hay que tener horchata y no sangre en las venas para asistir impasible a ese espectáculo. No digamos ya para protagonizarlo.



[1] La farsa de Ávila (1465) fue la bochornosa deposición in effigie de Enrique IV El Impotente, llevada a cabo por los nobles castellanos, que nombraron rey en su lugar al príncipe Alfonso, hermano de Isabel la Católica. Los sediciosos entronizaron a un pelele con los atributos reales y lo sentaron en un trono. Luego, lo despojaron de ellos. Uno de los cargos que los nobles le imputaron era el de hereje, por su protección a los musulmanes y su afición a los jovencitos sarracenos. Una vez desposeído de los regios atributos, Don Diego de Stúñiga arrojó de una patada al suelo el muñeco al grito de ¡Fuera, puto!


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 03 de septiembre de 2017

Rajoy y el Ministro de Interior

Un ataque terrorista, existan policías autonómicas o no, su investigación y cualquier asunto relacionado corresponde al Estado y, por lo tanto, al Ministerio del Interior. En cuanto se reunió la mesa de crisis, primero el Delegado del Gobierno y después los miembros in situ de este órgano nacional incluido el Presidente, deberían haber tomado el mando de la investigación y de los comunicados oficiales, por encima de cualquier representante autonómico. Y, al acudir el Rey, encargarse de su seguridad y de la seguridad de la manifestación de repulsa. Así, no se habría permitido que nadie se colocara (políticos autonómicos la mayoría) a diez metros de distancia con carteles que incitaban a la violencia, ni permitir que el grupo de manifestantes situados tras él fuera de personas más interesadas en el ilegal referéndum, con sus señeras independentistas (a ver si se aclaran con el color de fondo del triángulo, ora amarillo ora copiando el azul del Reino de Valencia) que en velar a las víctimas y despreciar a los asesinos. Ya toca anular a cualquiera se apropie de las funciones del Estado y que éste tome el control de la situación, sin permitir que los antidemócratas bailen a sus anchas día sí y día también. Así, por ejemplo, no hace falta aplicar el artículo 155 de la C.E. por el referéndum, sino simplemente detener a los convocantes -todo el gobierno autonómico y quien el juez considere colaborador necesario- ese mismo día, por prevaricación y malversación de fondos públicos.

# Publicado por: RODRIGO ALVARGONZÁLEZ PICÓN (Las Palmas de Gran Canaria)
martes, 29 de agosto de 2017

El populacho

Fe de erratas en el comentario del artículo anterior: el BARA, no el ´´Bara´´,
Discrepo respecto al rey. Yo creo que aguantar impasible al populacho pitándote e insultándote es muestra de tenerlos muy buen puestos, me viene a la imagen la cantante Sinnead O´Connor aguantando una pitada monumental en un concierto en Nueva York, en el 92.
Los catalanes sabrán lo que hacen siendo tan comprensivos hacia sus degolladores, pero el mensaje que pueden captar los terroristas es el de que ´´cuanto más les masacramos más nos aman´´ y eso no es precisamente un repelente de atentados.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
La era Trump
Los hackers
Gary Snyder: "La mente salvaje"
El corazón de las tinieblas
De bobos, traidores y cobardes
El Hereu
Elogio de la Casa de Austria
Con esteladas y a lo loco
La balconada
Hooters
Un siglo de Spengler
El dedo y la llaga
Sacar los tanques
Cabalgar el tigre: Dragó
Unir no es sujetar
A tal Señor, tal honor
En el limbo
Barcelona
¿Y si se van?
Sin perdón
Beneméritos
El himno mudo
La muerte del régimen
Stalinlandia
De marimantecas y lloronas
A degüello
Palabras
Odiar en igualdad
El Che
¿155?
El hijo de la Tomasa
Los bolardos
Inevitable
Dixie
Contra la felicidad
Lecciones de la Revolución de Octubre
Argelia: una lección práctica de decadencia
Muerte de un poeta
Hacia una monarquía sin rey
La Santa Causa
El gulagcito
La fiel infantería
"Imagine"
Los escombros
Neutrales
La pitada
El khmer rosa
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
La era Trump
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
4 JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |