''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 17 de julio de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

JAVIER R. PORTELLA
La neomojigatería

SERTORIO
El estilo prusiano

JESÚS LAÍNZ
El opio del pueblo
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista


Si los separatistas aman a la patria, aún más aman el individualismo gregario de nuestros días.
Javier R. Portella

15 de septiembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


Plateémonos la pregunta: ¿por qué no dejar que los catalanes se expresen “democráticamente” (¡ya salió la palabra fetiche!) y decidan la suerte de Cataluña en un referéndum que los separatistas tendrían, por lo demás, grandes posibilidades de perder si se celebrara de forma normal y según las reglas del juego? ¿No sería ello mucho más inteligente?

La respuesta es sencilla. Si no se deja que “el pueblo decida” es por la simple y sencilla razón de que hay cosas que están fuera del ámbito de la elección y decisión. Uno no decide vivir o morir, ser o no ser (salvo, por supuesto, si desea suicidarse). No son cosas que, como individuos, nos quepa decidir. Como pueblo tampoco.

Una de dos, en efecto. O bien se adhiere a la visión individual-liberal-izquierdista del mundo, o bien se adhiere a la visión identitaria, orgánica, de las cosas. O bien se considera que el pueblo (o la nación, o la comunidad…, da igual el nombre) no es otra cosa que una suma de átomos individuales que deciden firmar (o rescindir) el famoso Contrato que les mantiene juntos; o bien se considera que no hay tal Contrato, que el pueblo (o la nación, o la comunidad…) es un todo orgánico: “una unidad de destino”, decían Hegel y un cierto José Antonio Primo de Rivera, en la que el pasado, el presente y el futuro se entrecruzan de tal forma que constituyen un todo superior a la suma de sus partes o individuos —un todo que no es posible disolver (salvo suicidio colectivo) por la libre decisión o el mero capricho de sus partes.

Digámoslo con una boutade. Dado que la patria es tanto la tierra de los ancestros como la de los contemporáneos, un referéndum sobre la suerte de la patria ¡sólo podría ser válido si, reabriendo las tumbas, también los antepasados pudieran votar!

Dos visiones del mundo se enfrentan en todas partes: la de quienes aman a la patria y la de quienes aman a los átomos individuales (y a las masas que éstos engendran). Lo paradójico, en Cataluña, es que ¡los secesionistas aman ambas cosas a la vez! Aman, por supuesto, a la patria. En fin, a lo que entienden por tal: sólo a la patria chica catalana, mientras profesan, como todos los patrioteros, un odio visceral al Otro: a la gran patria española, en este caso, a la que están histórica, cultura y lingüísticamente unidos por toda clase de vínculos.

Pero si aman a la patria, aún más aman el individualismo gregario de nuestros días. Lo aman tanto que el nihilismo liberal-individualista-izquierdista constituye en realidad su marca más señera (o senyera, si se prefiere…). Es cierto que invocan constantemente el amor a la tierra catalana, a sus tradiciones folklóricas, a su lengua, a la belleza —innegable— de sus paisajes…: sentimientos absolutamente nobles y legítimos —mucho más, la verdad, que el desapego identitario que caracteriza actualmente al resto de España—; pero sentimientos identitarios que son incapaces de justificar ninguna separación. ¿Cómo la podrían justificar, cuando la-pobre-Cataluña-oprimida-por-España” es una ficción histórica imposible de sostener y cuyo mito sólo empezó a germinar a finales del siglo XIX?

Pero les da igual.[1] Qué más les da la verdadera identidad, profundamente dual, tan española como catalana, del país. Qué más les dan todas las consideraciones históricas, culturales, lingüísticas. Qué más les da una identidad profundamente escarnecida por los mismos que, pretendiendo defenderla, no dudan en invadir el país con centenares de miles de musulmanes destinados a remplazar a los catalanes que en Cataluña tienen a sus muertos. Qué más les da todo ello. Si queremos la independencia, clama en lo más profundo el corazón separatista, es por la sencilla razón de que así lo queremos, así lo decidimos, así nos da la santa y real gana. Punto.

Y puesto que de puntos hablamos, parece como si la policía se dispusiera a ponerlos por fin sobre las íes en las que deberían estar puestos desde hace muchísimo tiempo. Pero sólo lo parece: vayan ustedes a saber lo que puede pasar con esa panda de cobardes, pusilánimes y leguleyos que nos gobiernan y que acaban de realizar una auténtica hazaña jamás vista. Por primera vez en la Historia, un Gobierno que dispone de toda la fuerza de la razón, de la ley y —sobre todo— de las armas, se está enfrentando a un golpe de Estado revolucionario interponiendo… una querella ante los tribunales.

Todo por tratar de calmar a la fiera. Todo por su miedo de que la chusma de comunistas de la CUP, apoyada por la de Podemos y consentida o aupada por el conjunto de secesionistas, ponga también sus revolucionarios puntos sobre las íes asaltando las calles a sangre y fuego entre ahora y el 1.º de octubre.

¿Quién pondrá más puntos sobre las íes? ¿Quién acabará ganando, haciéndose con la soberanía, en la excepcional situación —excepcional como toda revolución— que vive Cataluña? “Es soberano —nos dice Carl Schmitt— aquel que decide acerca de la situación excepcional”. Y en España, desde hace cuarenta años, desde el advenimiento de la Democracia que ha abierto todas las puertas a la descomposición de la patria y a tantas cosas más, hay una única fuerza que decide, que toma la iniciativa, empeñada en destruir los vínculos que desde hace quinientos años conforman nuestra unidad política, y desde hace dos mil —desde la Hispania romana— nuestra unidad afectiva y cultural.

De modo que si sólo dicha fuerza sigue decidiendo…



[1] Como muestra un botón. Muchos son los libros en los que destacados historiadores han analizado y rebatido, sosegada, documentadamente, las pretensiones secesionistas. Ninguno de tales libros —pienso en particular en los del gran Jesús Laínz, desde Adiós, España a España contra Cataluña: historia de un fraude— ha merecido nunca la menor réplica por parte de los interesados.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 18 de septiembre de 2017

El mito germinó a finales del XIX. Tarde y mal.

Solemos olvidar, quizas porque ´´no lo dimos´´ el Congreso de Viena, tras la derrota de Napoleón . España... no pintó nada allá.siendo los primeros que le derrotaron. Como saben los que vieron ´´Novio a la vista´´ se crearon nuevas naciones, se suprimieron muchos Principados... Esas nuevas naciones dieron origen al movimiento ´´romantico´´ que fue algo más que novelas lacrimógernas. Nació la ´´novela histórica´´ donde el mito superó lo real. Todo ello llegó tarde y mal a Barcelona. Se creo un sentikminto romantico-nacional. Que al cabo de casi un siglo ha pasado de las ´´Odas´´ a los ´´Odios´´... Que no por pasados de moda y/o falsos, no dejan de ser reales. Y destructivos. Digamos, ´´La comuna´´ con retraso.

# Publicado por: Puig (Valencia)
sábado, 16 de septiembre de 2017

El cariño verdadero ni se compra ni se vende, Manolo Escobar.

El argumento de los nacionalistas para activar la desconexión de España no es la lengua, la cultura, la historia, la tradición, la identidad..., sino el sentimiento, se han quedado sin argumentos racionales y recurren a la irracionalidad. Ante tales males hay que actuar con determinación y apremio (como el ´´cirujano de hierro´´ de Joaquín Costa). España debe asumir las competencias de educación, aplicar las Leyes, ejecutar las Sentencias y amparar a todos los catalanes que no son independentistas y vivan en Cataluña. El Sabio Rey Salomón no preguntaba a su pueblo cómo había que gobernar y administrar justicia porque nunca esas responsabilidades se deben delegar a una masa inculta, cobarde, desleal, deshonrosa, traidora e irresponsable, el gobernante tiene que asumir su responsabilidad y sacralizar la Ley empezando por dar ejemplo. Cicerón dijo que el buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretenda hacerse superior a las Leyes.

# Publicado por: españolito (Granada)
viernes, 15 de septiembre de 2017

Aun aceptando...

...la visión contractualista de la nación, según la cual el pueblo puede decidir sobre la permanencia y la disolución de la misma o sobre la integridad de su territorio y su población, en el asunto que nos atañe el reconocimiento del derecho de una región a separarse de España exigiría una reforma de la constitución que requeriría el voto favorable en referéndum de todo el pueblo español.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
viernes, 15 de septiembre de 2017

Treinta años de lavado de cerebro

Un buen análisis, pero ¿qué pueden las demostraciones de los historiadores, la razón, si se quiere, contra treinta años de lavado de cerebro desde la infancia? ¿Qué pueden hacer la policía y los jueces contra la convicción de que España es un monstruo que oprime a Cataluña? El Estado de las Autonomías, que renunció a sus competencias en educación y se las entregó a los nacionalistas, es quien ha permitido que toda una generación de catalanes haya crecido en el odio a España. Todo este despliegue judicial y policial le sirve al gobierno para convencerse de que ´´hace algo´´ y quedar bien ante los espectadores de la tele. Pero, como habéis escrito aquí, esto es mucho más que un problema de orden público.

# Publicado por: Susana (León)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
La neomojigatería
Dios, dioses y mitos
Ya están aquí
El cristianismo y la destrucción del mundo clásico
El libertinaje, lo sagrado y lo hortera
El artebasura contemporáneo
Cataluña, Europa, la nación y la región
El doble rostro de Mayo del 68
Retirada una obra maestra. Mujeres bellas y desnudas expresan concupiscencia en su mirada
¡Viva Tabarnia, libre y española!
Quien siembra vientos recoge tempestades
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Atrocidades racistas: el gran ajuste de cuentas a Occidente
2 JAVIER R. PORTELLA
La neomojigatería
3 «No» no es «no»
4 CATHERINE VINCENT
Los robots van a modificar la psicología humana



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |