''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 17 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Unir no es sujetar


JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Palabras

Encima del águila de san Juan, emblema instaurado por los Reyes Católicos y adoptado por el Régimen anterior al actual, puede leerse: "UNA, GRANDE, LIBRE".

Durante el desarrollo de esta agonía del tinglado del 77, en medio de la avalancha leguleya de inhabilitaciones, recursos y otrosíes, hay un nombre que rara vez suena: España.
Sertorio

18 de septiembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

SERTORIO


Durante el desarrollo de esta agonía del tinglado del 77, en medio de la avalancha leguleya de inhabilitaciones, recursos y otrosíes, hay un nombre que rara vez suena: España. Los políticos hablan y no paran de defender la democracia, de respetar la Constitución —la pobrecita, que anda como puta por rastrojo— y de mantener las libertades. Hasta a Europa invocan los rebuznos de la “élite”. España, nada, no existe en el vocabulario oficial. Del largo arsenal de argumentos con los que nos aburren nuestros mandamases, se infiere que lo que tenemos que defender los españoles no es a España, sino a un ordenamiento jurídico y a su sacrosanta
Grundgesetz del 78. O sea: un trozo de papel mal escrito que, encima, causa todos nuestros males. La casta es tan obtusa que confunde España con la Constitución.

Da un poco de vergüenza indicar lo obvio: España no es la Constitución. Tampoco es la democracia. Hemos conocido las Cartas Magnas de 1812, 1834, 1837, 1845, 1856 (nonata), 1869, 1873 (otro aborto legislativo), 1876, la de Primo de Rivera que redactó Calvo Sotelo, la de 1931, las Leyes Fundamentales de Franco y la muy estuprada ley de leyes de 1978. España sigue existiendo y los efímeros papelitos de los picapleitos amarillean en los tomos indigestos del Aranzadi. Para espanto de gaznápiros, he de afirmar que antes de que jugáramos a redactar Constituciones existía España, y que esa España aconstitucional era un gran imperio, a cuyo lado la exnación de naciones de hoy es una sórdida caricatura. La España sin Constitución de, por ejemplo, Carlos II mantenía unidos territorios tan diversos como el Perú, el ducado de Milán, el reino de Sicilia, el condado de Flandes y la propia España, con su abigarrado conjunto de fueros, privilegios, cartas pueblas, señoríos, libertades y usos y costumbres de todo pelaje. Aquel enorme territorio se gobernaba con un ejército minúsculo y con una burocracia que hoy no alcanzaría para cubrir todos los puestos de una comunidad autónoma. Una orden del regio Alcázar tardaba meses en llegar a México o a Lima; sin embargo, nuestros “decadentes” antepasados del XVII, con sólo el Trono y el Altar, mantenían mejor la unidad de sus reinos que nosotros la de este residuo de las venerables Españas que es el nefando Estado de las autonomías, más conocido en los ámbitos etarro-podemitas como Estado español.

El Gobierno debe aclarar qué es lo que quiere que defendamos: si España o la Constitución. Si es lo primero, contará con nuestro resignado apoyo. Si es lo segundo, recomiendo a los lectores que permanezcan en sus casas y miren los toros (o cabestros, más bien) desde la barrera. La gran diferencia entre los separatistas catalanes y la casta dirigente española es que los primeros disponen del recurso emocional de la patria, de la identidad, del sentido comunitario de pertenencia. Aunque se cimente en bulos históricos de imposible defensa, no podemos negar que el sentimiento nacional que se ha generado en Cataluña es auténtico: ahí hay un espíritu, algo vivo que ruge en las entretelas de quienes ya nunca más serán españoles, salvo verdadero milagro. Esto sucede porque durante cuatro décadas se ha permitido que hasta el nombre de España fuese tabú, porque politiquillos de tres al cuarto, buscones del postfranquismo como Suárez o González, malbarataron la idea de España y dejaron que se secara una planta por la que siempre hay que velar: la del amor a la patria, eso que da tanta risa a los demócratas. Lo importante hace cuarenta, treinta, veinte años era “Uropa”. Frente a aquellos listos, ases del regate en corto y del pasteleo, que querían mantenerse en el poder unos meses más, los nacionalistas vascos y catalanes obraron con visión a largo plazo y “patriotismo”, por decirlo de alguna manera. Así nos luce el pelo hoy.

Si el pánfilo gobierno de rábulas de Mariano Rajoy no pasa a la Historia por destrozar la obra de los Reyes Católicos, su triste mérito será el de haber conseguido un breve aplazamiento en la demolición de España. Si se impide el referéndum, pero no se interviene de manera implacable en la política y la cultura de Cataluña, sólo se habrá demorado la sedición por unos años. El referéndum, hoy, ya es lo de menos. Lo importante es que renazca el sentimiento español en Cataluña. Si nos limitamos a lo de siempre, dinero y pactos, la frustración del referéndum no será una victoria, sino una espléndida arma nueva para el enemigo. Hay que emplear medidas excepcionales para una situación excepcional; y hay que echar al asunto inteligencia, sí, pero también los atributos que todavía hoy honran al caballo de Espartero. ¿Ve alguien en la casta un asomo de lo primero y un resquicio de lo segundo?


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 18 de septiembre de 2017

España va bien. ¿Ya es una frase del pasado?

Poco a poco dejamos de hablar de España...
Alfonso Guerra aun citó a España. ¿Recuerdan el ´´España necesta una pasada por la izquierda´´ y si simetrica ´´La izquierda ha sido pasada por España´´? Luego Aznar, la citó. ´´España va bien´´.
Aznar se fue,.... y se substituyo España por otros palabros. ´´Estado español´´ ´´La roja´´ ´´Peninsula´´...
Bueno... España esta pasando por la progresia, y la progresia será pasada por España... Es un penduleo de unos doce años.

# Publicado por: Puig (Valencia)
lunes, 18 de septiembre de 2017

UN PAR DE LO QUE NO HAY.

Muy bien como siempre el artículo, pero la sedición (lo que se demorará será la secesión) está en marcha y difundida urbi et orbi, si hubiera un gobierno o un fiscal y un juez que diera trámite, por lo penal, se acabaría el problema en un pispas. Pero claro hay que tener huevos u ovarios y de eso no queda en la casta ni en la judicatura.

El Código Penal de España, establece que:

Artículo 544
Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.

Artículo 545
1. Los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo.
2. Fuera de estos casos, se impondrá la pena de cuatro a ocho años de prisión, y la de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de cuatro a ocho años.

Está tirao, lo demás es despistar y tomar por estúpido al cordero.


# Publicado por: el Blues (Madriz)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Unir no es sujetar
A tal Señor, tal honor
En el limbo
Barcelona
¿Y si se van?
Sin perdón
Beneméritos
El himno mudo
La muerte del régimen
Stalinlandia
De marimantecas y lloronas
A degüello
Odiar en igualdad
El Che
¿155?
El hijo de la Tomasa
Bajo la nueva estelada
Los bolardos
Inevitable
Dixie
Contra la felicidad
Lecciones de la Revolución de Octubre
Argelia: una lección práctica de decadencia
Muerte de un poeta
Hacia una monarquía sin rey
La Santa Causa
El gulagcito
La fiel infantería
"Imagine"
Los escombros
Neutrales
La pitada
El khmer rosa
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 La gran mentira del genocidio español en América
2 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
3 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
4 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
5 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |