''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 17 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Unir no es sujetar


JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Ante la situación en Cataluña. ¡Por fin empiezan a detener a los sediciosos!

A degüello


Empiezan a sonar los clarines con tonos funestos y no podemos tolerar que nos maten a la patria, porque después de Cataluña vendrán Vasconia, Galicia, Navarra y quién sabe cuántas más taifas y cantones mientras España se desploma como un castillo de naipes.
Sertorio

20 de septiembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

SERTORIO


Creo que todos los españoles con un mínimo sentido del Estado y de amor a la patria hoy decimos lo mismo: «¡Ya era hora!». Aunque nuestro apoyo al Gobierno es unánime, tampoco debemos firmar un cheque en blanco. No hay que dar marcha atrás: hay que seguir hasta el final sin retroceder un solo paso, se pongan como se pongan los bergantes de la izquierda, siempre amigos de los enemigos de España. Hay que suspender el gobierno de la Generalidad y los jefes de la sedición deben dar con sus sucios huesos en la cárcel. Es política habitual en España fusilar a los sargentos por los crímenes de los generales. Esto no puede pasar otra vez: los máximos responsables deben pagar con las máximas penas y, sin embargo, sí se puede ser más clemente con los eslabones inferiores de la cadena de la traición.

Pocos Estados han caído tan bajo como la España de Felipe VI, que permite que a su monarca le insulte una chusma de perroflautas y ni siquiera haya un par de multas para los han sacado esa escoria a la calle. Pocas naciones han dejado que se arrastre su nombre y se insulte su bandera con la lenidad y la cobardía de la España del 78. Pocos gobiernos han hecho dejación del honor nacional y del culto al nombre de la patria como los que han atribulado a este país durante los últimos cuarenta años. Pocos ejemplos hay de desprecio al amor patrio y de burla de sus creencias seculares como las que prodigan los intelectuales y artistas mimados de este régimen. Difícilmente saldrá de este deleznable material humano alguien que se atreva a atajar con puño de hierro —no con pleitos ridículos ante los tribunales— lo que es el mayor desafío vivido por España desde 1936. Por eso, porque no nos fiamos de este Gobierno, porque siempre tendrá la tentación del pasteleo, hay que estar muy vigilantes. No podemos permitir que los traidores eludan el castigo o que las hordas de la CUP ejerzan un vandalismo impune en las calles de Barcelona. No podemos dejar las cosas a medias: hay que intervenir radicalmente a la administración catalana y limitar su autonomía durante un largo período de tiempo. Ellos se lo han buscado. Y eso es lo que nos tememos que no va a hacer este Gobierno. Es la hora de la fuerza; y cuanto más se resista a la autoridad del Estado, con más dureza habrá que ejercerla, sin parar mientes ante nada.

Los traidores y miserables que agitan al pueblo catalán lo han tenido muy fácil. Durante cuarenta años lo chic, lo progresista, lo moderno ha sido ciscarse en España, reírse de sus tradiciones, ensalzar a los afrancesados, hacer un héroe del conde don Julián y premiar a quien mejor reniegue de su sangre. Tan bien lo han hecho que menos de una quinta parte de los españoles encuestados se declaran dispuestos a defender a su patria con las armas. Invocar a España es algo ridículo para los catetos que se refugian en sus entelequias nacional-aldeanas, o en «Uropa», o en la desmedrada Constitución, que es sólo el velo de papel que tapa los chancros de nuestro cuerpo político. Fijémonos en las actuales creaciones de nuestros artistas y en los libros de nuestros escritores: en casi todos encontramos el desprecio por su historia, el rechazo hacia su país y la vilificación de sus símbolos. ¿Cómo pueden ellos frenar el aluvión separatista si se han pasado cuarenta años alimentándolo con sus obras y sus pensamientos? ¿Se ha detenido alguien a pensar cómo las fábulas de la Memoria Histórica justifican, fomentan y legitiman el separatismo antiespañol? ¿Qué argumentos utiliza la morralla de traidores que infecta las instituciones catalanas sino los que les proporciona la memoria democrática? El propio régimen se ha desautorizado a sí mismo al aprobar y mantener una ley que le arrebata la legitimidad histórica, empezando por la monarquía y siguiendo por las instituciones clave del Estado. El Gobierno debería pensar también (y no lo hará, seguro) en cambiar toda esta industria de la mentira y de la culpa con la que las izquierdas han querido aniquilar la identidad nacional. No basta con enviar a la brava y ejemplar Guardia Civil a Barcelona, hay que limpiar la mente y la memoria de los españoles de todo el detritus con que lo ha ensuciado el discurso dominante. 

No, no van a ser estos emasculados demócratas los que defiendan a la patria si el desafío de los traidores se radicaliza; para empezar, porque son demócratas antes que españoles. La democracia sirve de excusa para no actuar en una situación que exige algo más que debates, comisiones y recursos. Por eso se inventan imposibles «naciones de naciones» y entelequias como el patriotismo constitucional; cualquier flatus vocis vale con tal de no llamar a las cosas por su nombre y disfrazar con eufemismos su cobardía. Todo menos echar mano de lo que pervive en el corazón del pueblo, de lo que palpita en sus fiestas y en sus duelos, en sus canciones y en sus romances: España, sin más, roja y gualda; taurina, cristiana y una; elemental y atávica, el contraveneno más eficaz contra el tósigo separatista. Las versiones edulcoradas y desnatadas de esta nación agonizante, este ersatz de España que no osa decir su nombre, han conducido precisamente a lo que se pretendía evitar: la ruptura del país. Para esto han servido tantos paños calientes, tantas concesiones no pedidas, tanta paciencia ante los insultos.  

Para la oligarquía gobernante (mal llamada casta, porque la casta tiene sangre, herencia, carácter) lo importante es negociar incluso lo innegociable, pastelear y arreglar con tantos por ciento lo que ya sólo tiene remedio por la fuerza. Ni siquiera se les puede amenazar con eso de que tendrán guerra y tendrán deshonor, porque hace mucho que el honor es una curiosidad arqueológica entre nuestros dirigentes y el enemigo no necesita de la guerra para obtener sus objetivos políticos. Supongamos que el Gobierno supera la crisis y mantiene a Cataluña dentro de España, ¿cuánto tiempo tardará en llegar el siguiente desafío? ¿Qué precio se habrá pagado por esa tregua? Si no hay honor, por lo menos tengamos la guerra y ganémosla. Somos los más fuertes y tenemos la razón de nuestro lado. Basta con no ceder, con no negociar, con mantener una intolerancia sagrada frente a la anti-España. Si hay que llenar las cárceles, llenémoslas.

Nuestra caballería usaba un toque llamado a degüello, su sonido anunciaba que no se admitía ni se daba cuartel; supongo que ahora que somos cipayos de la OTAN se habrá suprimido. Sea como sea, los tiempos vienen recios y es hora de que los traidores y los cobardes se enteren de que no habrá piedad con ellos si rompen España, de que tendrán que rendir cuentas. Empiezan a sonar los clarines con tonos funestos y no podemos tolerar que nos maten a la patria, porque después de Cataluña vendrán Vasconia, Galicia, Navarra y quién sabe cuántas más taifas y cantones mientras España se desploma como un castillo de naipes. Y si España cae, no habrá «Uropa» que valga, nos convertiremos todos en miniestados insignificantes a los que cualquier potencia de segundo orden podrá pisotear. Cuando una nación no se respeta a sí misma, difícilmente la respetarán las demás. Hoy somos una minoría los que nos negamos a ver morir a España entre la indiferencia aborregada de nuestros compatriotas. Quizás España muera. Quizás lo merezca. Quizás sufra la terrible humillación de ser descabellada por un Puigdemont, por un Junqueras, por un Iglesias, por un Sánchez, por una cuadrilla de subalternos que ni siquiera sabrán manejar con habilidad la puntilla. Aun así, todavía el viejo toro hispano puede alzarse y espantar a sus viles matarifes.

 Toquemos a degüello: que los traidores y los cobardes paguen su crimen de lesa patria.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 22 de septiembre de 2017

Mani

Mejor en la Plaza de Oriente, como en los tiempos del Caudillo.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
viernes, 22 de septiembre de 2017

Manifestaciones por la unidad de España ya

Hay que salir a la calle como cuando nos convocaba la Asociación de Víctimas del terrorismo. Éramos miles los que acudíamos a las concentraciones de la plaza de Colón en Madrid. Lo hacíamos con gran sentimiento, para defender la memoria y dignidad de las víctimas y la nuestra que no podía soportar la vergenza de no hacer nada cuando nuestros compatriotas estaban sufriendo. Ahora ha llegado el momento de salir a la calle de nuevo y con más determinación y motivo porque este es un órdago a la ley de todos y a la convivencia. Los responsables de la convocatoria deberían ser los partidos, asociaciones o grupos que estén por la defensa de España y la Constitución. Estamos tardando

# Publicado por: Juan Pedro (Granada)
jueves, 21 de septiembre de 2017

Cataluña se convertirá en la Cuba neocolonial de Europa

Primero fue Portugal luego, el Peñón´, mas tarde toda la parte del imperio en tierra firme americana, más tarde Cuba, Puerto Rico, Filipinas e islas Guam, ahora le toca a Cataluña y tras ellas vendrá Vizcaya, y el resto de las autonomía hasta dejar sola y rodeada de enemigos a Castilla, como siempre gracias a un gobierno de cobardes y traidores65279;. El hecho de que sean precisamente las autonomías basca y catalana las que estén desarmando las regulaciones que protegen a los jóvenes de drogas como la mariguana, demuestra el origen externo de los ´´nacionalistas´´ que se han adueñado de las mismas, ningún patriota o identitario como se les llama ahora abogaría por la exposición de su propio pueblo a algo tan dañino, de paso llama la atención el lavado de cerebro sufrido por los separatistas con respecto a tales lacras que ha hecho suya la causa mariguana, sin informarse antes del terrible daño que esta hace en aquellos que la consumen65279;

# Publicado por: Carlos Manuel Estefanía (Suecia)
jueves, 21 de septiembre de 2017

Lucius

Lo gracioso es que Cataluña también es roja y gualda, taurina y cristiana: Senyera, correbous y Moreneta.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
miércoles, 20 de septiembre de 2017

Una y taurina

´´España, sin más, roja y gualda; taurina, cristiana y una´´. Esto es lo mejor que le leído en mucho tiempo. El Manifiesto como la revista de Fuerza Nueva. Más Alain de Benoist y menos Blas Piñar. Aunque eso sí, junto con el bombardeo de Barcelona anunciado en Intereconomía, este artículo es la más depurada expresión de la vieja derecha, la que por no hacer ya no hace ni gracia.

# Publicado por: Lucius (Granada)
miércoles, 20 de septiembre de 2017

Se esta repitiendo lo ya pasado...

Hoy, todos contra Rajoy y el PP
Como antaño... todos contra Maura.o todos contra la Monarquia, o todos contra alfonso.XIII : Y ese ´´todos´´... eran unos soviets, varias minorias a las que solo una ese ´´contra´´. Poco pegamente contra sus disensiones internas que no tardarian en asomar...
Hoy a esas ´´varias minorias´´ no se ha sumando el 10 de islámicos adultos, en edad militar , residentes en Cataluña y que hablan ´´catalan payés´´... Y que, humildemente, creo que son las que se apoderarán de ´´todo´´ una vez las minorias se hayan comido, eliminado unas a otras. No hará falta tocar a deguello.. a lo ´´El Álamo´´, creo. Opinion personal.,claro

# Publicado por: Puig (Valencia)
miércoles, 20 de septiembre de 2017

AUT CAESAR AUT NIHIL (César o nada).

Magnífico artículo Sertorio.


La suerte está echada, ya no hay marcha atrás, la Guardia Civil pide al Gobierno que aplique el artículo 155 de la Constitución para poder dar órdenes a los Mossos d´Esquadra (deben verlos demasiado pasivos). Como dijo Oswald ´´a última hora siempre ha sido un pelotón de soldados el que ha salvado la civilización´´.

# Publicado por: españolito (Granada)
miércoles, 20 de septiembre de 2017

¿Presos políticos?

Están confundiendo ´´político preso´´ con ´´preso político´´.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Unir no es sujetar
A tal Señor, tal honor
En el limbo
Barcelona
¿Y si se van?
Sin perdón
Beneméritos
El himno mudo
La muerte del régimen
Stalinlandia
De marimantecas y lloronas
Palabras
Odiar en igualdad
El Che
¿155?
El hijo de la Tomasa
Bajo la nueva estelada
Los bolardos
Inevitable
Dixie
Contra la felicidad
Lecciones de la Revolución de Octubre
Argelia: una lección práctica de decadencia
Muerte de un poeta
Hacia una monarquía sin rey
La Santa Causa
El gulagcito
La fiel infantería
"Imagine"
Los escombros
Neutrales
La pitada
El khmer rosa
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 La gran mentira del genocidio español en América
2 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
3 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
4 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
5 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |