''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 24 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
¡Ay de los puros!

SERTORIO
Los retos de VOX

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Mariano Kerensky no se entera


Sí, Mariano Kerensky, sí: es una revolución lo que está en juego.
Javier R. Portella

29 de septiembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


Estoy en Barcelona (mi ciudad natal, por lo demás…), cubriendo para
El Manifiesto los acontecimientos de esos días en que la Historia se echa a andar, como decía en mi artículo de ayer, con acelerado, vertiginoso paso. Esperaba encontrarme con una ciudad convulsa, agitada, presta a la primera gran revolución del siglo XXI (justo ahora que se van a cumplir cien años de la otra…). Sí, Mariano Kerensky, sí: ¿aún no te has enterado? Es una revolución lo que está en juego. Como la que un tal Aleksandr Fiódorovich Kérenski propició al abrir, con sus claudicaciones y concesiones, las puertas a un tal Vladímir Ilich Uliánov, alias Lenin (a lo mejor este nombre te suena un poco, ya me imagino que nunca habías oído el de tu par). Sí, es una revolución lo que está en juego. Sólo secesionista, de momento. Luego… ya se verá. Si por la CUP y Podemos fuera…

Volvamos a mis impresiones de hoy en mi antigua ciudad. No, todavía no se palpa ningún ambiente revolucionario en las calles. La ciudad está tensa, eso sí, como conteniendo el aliento. Este mismo mediodía ha habido una importante manifestación de estudiantes (llevan ya varios días de asueto okupacional) a la que se han sumado, atizando el fuego… los bomberos, pero la vida todavía circula tranquila por los mercantiles y habituales cauces de la ciudad. Ahora bien, que quienes sueñan, amantísimos hermanos, con tranquilidad, paz y diálogo, no se hagan ilusiones: el “mambo”, como lo llaman los de la CUP, no empezará antes del domingo. La calma que aún se respira es, no cabe duda, la que precede a la tempestad.

Anoche me tocó sufrir, en el hotel del Ensanche donde me alojo, la habitual y secesionista cacerolada. Era cosa de esperar, pero lo que no me esperaba (ningún periódico habla de ello) era lo que me contaron más tarde mis amigos. Las caceroladas por la secesión se desarrollan única y exclusivamente en los barrios burgueses de Barcelona: derecha e izquierda del Eixample, Les Corts, Sarrià, Sant Gervasi, incluido el súper pijo Pedralbes, etc. En los barrios populares, no sólo en las populosas y charnegas ciudades del cinturón rojo (Hospitalet, Santa Coloma, etc.), sino incluso en los barrios de la misma ciudad (Barrio Gótico —si aún queda algo que no haya sido devorado por el parque turístico y temático—, Barrio Chino, hoy denominado Raval para no tener que llamarlo Barrio Moro-negro…): no se oye ni una cazuela. Esta misma noche me iré a dar una vuelta para confirmarlo.

¿Significa ello que estamos ante una revolución de burgueses y pijos? Sí y no.

Sí, no cabe duda: la gente sencilla, la gente que compone las grandes masas populistas en las que se cifran tantas esperanzas, esta gente no está por la labor de romper con España. O lo está, pero en medida mucho más pequeña. Por una sencilla razón: la mayoría de ellos es precisamente de España —del resto de España, si aún se puede hablar así— de donde proceden, lo cual no significa que entre los más exaltados separatistas no haya un buen número de charnegos de segunda o tercera generación. Piénsese, sin ir más lejos, en el Rufián ese que tanto honor hace a su apellido.

Y, sin embargo, no, hablando en propiedad no estamos ante una revolución de burgueses y pijos. Por dos motivos. Primero, porque los burgueses —los grandes, los del gran parné, los que cortan el bacalao— podrán simpatizar poco o mucho con la secesión; podrán incluso haberla auspiciado al comienzo (ahora ya deben de estar temblando); en determinados casos incluso podrán ser abiertos colaboracionistas (piénsese en el actual conde Julián… más conocido por Godó, propietario de La Vanguardia; o en Raventós, propietario del cava Codorniu y de la fallida Unipost que distribuye el correo electoral de la secesión). En cualquier caso, no es en absoluto la alta burguesía catalana quien dirige o inspira el tinglado. Todo lo que hace —como toda burguesía lo ha hecho en toda revolución— es seguir el movimiento, dejar hacer, no mover ni un dedo en contra, encogerse de hombros. Hasta que se cae sobre sus hombros la cabeza que les cortan de un tajo. Como cortaron en 1936 la de los burgueses de aquella Lliga que tanto había propiciado, sin querer, los muy imbéciles, sin querer…, la llegada de la Revolución y del Terror: separatista primero, rojo después.

Tampoco es exactamente cosa de pijos la revolución que se está fraguando. O lo es, pero a condición de precisar el término: es una revolución de… pijoprogres o perroflautas, que para el caso es lo mismo. Ellos sí dirigen el tinglado, ellos sí son la vanguardia. Ellos: tanto la minoría militante, decidida, activa —la que hoy ya corta el bacalao y mañana las cabezas—, como la gran masa, el gran caldo de cultivo social sin el cual ninguna revolución es posible. Componen esa masa gentes, por supuesto, de variopintos pelajes. Pero hay uno que predomina: el pelaje peinado y arreglado en la gran peluquería universitaria. El saber —en fin, el saber…: el puto y mero título, del grado que sea— les caracteriza. Se trata de la gran masa de clase media hoy dominante por doquier. Se trata de esa medianía de semiletrados compuesta de profesionales de todo tipo, ralea y condición: periodistas y periodistillas, empleados y empleadillos, empresarios y empresaritos, maestros y pedagogos, profesores y profesorcitos… Esos mismos profesores y maestros que, abriendo ya este viernes sus colegios e institutos, van a hacer que estén okupados todo el fin de semana por niños, padres y madres, comiendo y durmiendo todos juntos y revueltos, de modo que cuando lleguen los mozos, si es que llegan, o cuando lleguen los guardias civiles, si es que al final dejan de tenerles atadas las manos, no puedan ni precintar nada ni impedir farsa referendaria alguna. ¡Que no te enteras, Mariano, que no! ¡Que, a fuerza de tanto cogértela con papel de fumar, te la van a meter, Kerensky, doblada y por atrás!

¿Constituye esa masa social la mayoría de la población? No, por supuesto que no. ¿Cuántos serán? Lo sabemos: fueron contados en el prerreferéndum del 9 de noviembre de 2014. Son el 1,8 millón que fue a las urnas, frente a una población de 7 millones. Pero ¿qué importancia tiene? ¿Quién ha dicho que las revoluciones las hace la mayoría democrática de la población? Las hace —aparte de la vanguardia— gente, mucha gente, y gente lanzada, decidida, fervorosa, entusiasta. Pero no tiene por qué ser la mayoría. Ni para la revolución ni para ninguno de los grandes procesos que mueven al mundo. La democracia —”ese abuso de la estadística”, que decía Borges— no explica decididamente nada.

Ahora bien, dado que para los Kerensky y compañía la democracia (y el parné) es lo único que lo explica todo, ¿cómo se entiende que, siendo tan claras las posibilidades de que la opción española ganara un referéndum normalmente organizado, no han optado por esta vía? Parece un milagro, la verdad —pero milagro que no sirve de nada si luego se actúa como se está actuando. ¿Por qué, pues, los liberales españoles no han optado por un referéndum que muy probablemente habrían ganado? Tal vez sea porque aún queda en algún oscuro rincón de su alma como un atisbo de la idea que —jamás formulada, jamás echada a la cara de los del “derecho a decidir”— es lo que está en el fondo de todo el asunto.

Esta idea es tan sencilla como clara: hay cosas que están muy por encima de toda decisión. La patria, por ejemplo, ese destino colectivo, esa tierra que alberga a nuestros padres y nos albergará a nosotros y a nuestros hijos.

Y la patria —ese destino, esa tierra— no se vota.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 30 de septiembre de 2017

¿Referéndum? No siempre.

La Democracia no es el mejor régimen político y menos cuando de las Universidades hoy en día salen analfaburros, si el 90 de los españoles fuéramos inteligentes y cultos sería el régimen ideal, pero no es el caso puesto que estamos segundos en Uropa en fracaso escolar y penúltimos en el informe PISA en nivel académico uropeo.
También resulta que España tiene 500 años de existencia y la memocracia (la dictadura encubierta del café para todos y las mafias de los partidos políticos) sólo 40 años. No todo se puede votar vía referéndum porque antes de votar un referéndum secesionista habría que celebrar anteriormente una reforma agravada de la Constitución (reforma total de la misma al estar el art 2 incluida dentro del Título Preliminar de la misma). En cambio, sí se podría hacer un referéndum directamente sobre la organización territorial del Estado (Título VIII) y cargarnos las 17 autonosuyas, pero no se pide, o salirnos de la OTAN o de la UE y tampoco se pide, cuando no se pide lo menos, pedir lo más es un sin sentido. Además, no todo se puede votar, una Patria de 500 años de historia, donde han derramado su sangre castellanos, aragoneses, murcianos, gallegos, granadinos, catalanes, extremeños... no hay potestad decisoria de analgaburros de mala baba sobre el pasado y el futuro de esta gran Patria, porque sobre la Historia no se decide, existe y punto, al igual que existe la Luna, el Sol y la Tierra.

# Publicado por: españolito (Granada)
viernes, 29 de septiembre de 2017

Referéndum: ¿sí o no?

Por supuesto que sí, en toda España para decidir si iniciamos o no un proceso de reforma de la constitución para qué esta contemple el ´´derecho´´ de las comunidades autónomas a separarse de España. Por supuesto que ganaría el no, y nadie podría echarle en cara al gobierno y a España de que están en contra de que se vote y sería la España antiseparrata la que tomaría la iniciativa en lugar de ir siempre a rebufo de los separratas.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
viernes, 29 de septiembre de 2017

Ver volver la Revolución rusa de 1917.

En plena Primera Guerra Mundial los alemanes enviaron a Rusia a Lenin para que éste sumiera a Rusia en un caos revoluciinario y de este modo Rusia se autoexcluyera de dicha contienda mundial. Lo lograron con creces, no sólo eso, Lenin representaba a la minoría marxista en el Parlamento pero también la más radical (los bolcheviques) y los más moderados eran mayoría por eso se les conocía como los mencheviques. Lo que normalmente pasa en todo proceso revolucionario es que las minorías radicales son quienes llevan el peso del ´´proceso revolucionario´´, y los moderados les hacen la ola sin saber que serán las primeras víctimas cuando un ´´pasmao´´ como Kerenski les entregue las llaves del poder. No faltarán tibios que se suban al carro del vencedor como ocurre con los curas sabedores de que el populismo cala en el populacho aborregado, pero lo que no saben estos tibios y estos curitad es que se subirán sin su cabeza sobre sus hombros.

# Publicado por: españolito (Granada)
viernes, 29 de septiembre de 2017

kerenski

Fomentó los consejos de soldados y suprimió los de oficiales. Encarceló a Denikin, Markov y Kornilov y sacó de prisión a Trotski. Cerró los periódicos de derechas y permitió que se distribuyera Pravda entre los soldados. Suprimió la gendarmería y la guardia rural y dejó que los campesinos arrasaran los zemstvos. Permitió que se extendiera una oleada de huelgas en la industria en plena guerra contra Alemania. nunca acabó con el soviet de Petrogrado, cáncer principal de Rusia...
A los soldados rusos nadie les robó su tierra. Al revés, Alejandro II y Nicolás II, sobre todo bajo los ministros Stolypin y Krivoshein intentaron crear una clase media de agricultores acomodados (kulaks) que, por desgracia, no alcanzaron el número suficiente como para crear un freno sociológico a la Revolución. Fueron Lenin y Stalin los que les robaron las tierras: se llamó ´´colectivización´´.

# Publicado por: sertorio (cáceres)
viernes, 29 de septiembre de 2017

No me diga

¿Que ´´concesiones´´ hizo Kerensky? Dudo que pueda citar una sola, fue tan reaccionario como los zares, ni siquiera devolvió la tierra que le habian robado a los pobres soldados durante la guerra

# Publicado por: neike (avilés)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
¡Ay de los puros!
VOX, la voz y el huracán
El "populismo de izquierdas"… y el de derechas
Los engaños y la política
Franco está de vuelta
La gran sustitución
La neomojigatería
Dios, dioses y mitos
Ya están aquí
El cristianismo y la destrucción del mundo clásico
El libertinaje, lo sagrado y lo hortera
El artebasura contemporáneo
Cataluña, Europa, la nación y la región
El doble rostro de Mayo del 68
Retirada una obra maestra. Mujeres bellas y desnudas expresan concupiscencia en su mirada
¡Viva Tabarnia, libre y española!
Quien siembra vientos recoge tempestades
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Venezolanos
José Vicente Pascual
1 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 SERTORIO
Los retos de VOX
4 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve el alcalde de Móstoles
5 PIERRE FOUQUES
Italia: el asombroso abrazo de dos populismos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |