''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 21 de septiembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)

ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´

SERTORIO
Social-apátridas

JESÚS J. SEBASTIÁN
La falacia de una Europa de las «pequeñas patrias»
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?


¿Qué pasó? ¿Por qué no llegaron al gran cambalache que habría dejado las cosas —es el gran sueño de Rajoy y, sobre todo, de Soraya— en el statu quo anterior a la proclamación de la independencia?
Javier R. Portella

27 de octubre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


En este, probablemente gran día histórico, abrimos adrede la edición de
El Manifiesto con un artículo —el del gran Sertorio— que casi nada tiene que ver con el vodevil catalán. Lo hacemos expresamente. Aparte de que uno ya está más que harto de este aburrido sainete cuyo último acto lleva desarrollándose desde hace dos meses, la cuestión que aborda Sertorio —la del feminismo que pretende castrarlo todo— es infinitamente más interesante, inquietante e importante —como movimiento de fondo— que los avatares del culebrón secesionista.

Pero lo que nos jugamos en este maldito culebrón es nada menos que la suerte de la patria; de modo que, venciendo mi hastío, no me queda más remedio que preguntarme: ¿qué demonios estuvieron trapicheando ayer?

 Porque Puigdemont (más conocido popularmente como “Cocomocho”) será todo lo vil y estará todo lo loco que se quiera, pero no puede estarlo tanto como para haber montado el ingente paripé que montó ayer, ridiculizándose hasta el bochorno, sin haber estado negociando el asunto con la Moncloa; o con la inefable Sorayita (no se olvide que el Gobierno de la nación está dividido en dos facciones).

Recordemos el esperpento de ayer. Ante la sorpresa general, el golpista y Molt Honorable President anuncia por la mañana que convoca elecciones, las cuales habrían tenido el efecto (ya me dirán ustedes por qué) de detener ipso facto el artículo 155; se desencadena entonces la habitual llorera (está visto que esos viriles líderes se la pasan lloriqueando) en las salas del Palacio de la Generalidad, así como la indignación de las hordas independentistas en la calle; varios diputados de JuntsPelSí dimiten incluso ante lo que consideran una insoportable claudicación del President; éste convoca dos comparecencias para anunciar formalmente el resultado del gran cambalache; después de tener a la gente esperando largo rato, acaba desconvocándolas cada vez; y sólo a la tercera comparecencia anuncia… que no convoca elecciones y que todo se queda exactamente como antes. Ya me dirán ustedes si no es para que uno acabe más que hastiado.

¿Qué pasó? ¿Por qué no llegaron al gran cambalache que habría dejado las cosas —es el gran sueño de Rajoy y, sobre todo, de Soraya— en el statu quo anterior a la proclamación de la independencia? Seguramente porque Puigdemont tensó tanto la cuerda, fueron tantas sus exigencias (además de la no aplicación del artículo 155: retirada de la Policía y de la Guardia Civil, libertad de los Jordis e inmunidad para todos los reos de delitos) que Rajoy no se atrevió a llegar a tanto.

Sin duda, no le faltaban ganas. Lo que desea nuestra clase política no es en absoluto aprovechar la situación creada y liquidar de una vez por todas el sindiós de un régimen autonómico que, durante los cuarenta años de su nefasta existencia, no ha hecho otra cosa que sembrar el odio hacia España y el pueblo español en el corazón de la mitad de los catalanes (el intento se dirige al corazón de todos, pero sólo en la mitad han logrado que fructificara).

No lo dudemos: en estas horas que aún quedan hasta que la aplicación del artículo 155 sea aprobada por el Senado, refrendada por el Consejo de Ministros y publicada en el BOE, aprovecharán el menor resquicio que, sin perder demasiado la cara, les permitiera alcanzar lo que ellos denominarían “un compromiso honorable”. Es decir, lo que en román paladino se llama una vil traición.

Una traición que, en sí misma, nada desde luego les importaría cometer. Ocurre, sin embargo, que aquí ha sucedido algo con lo que nunca se habían topado hasta ahora. Ocurre que, ante el revulsivo que ha representado la sedición catalana, el pueblo español ha empezado a renacer de sus cenizas. Ocurre —y lo saben, o lo intuyen— que la traición que con tanto gusto cometerían, el renacido pueblo español no la toleraría en modo alguno. En sus corazones, seguro que no. Pero también pudiera ser que, estremecido ante tanta vileza, nuestro pueblo acabara alzándose de una santa vez —cosas más inesperadas se han visto a lo largo de la historia— contra este régimen de impostores y depredadores.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 9 de noviembre de 2017

Venta de España a la secta nacionalista catalana

Mientras pactan la venta de España al nacionalismo catalán, Montoro prepara el Gran Saqueo para que los españoles paguemos el precio. Peligra nuestro patrimonio y el de nuestras familias, las pensiones, los ahorros, las empresas, los puestos de trabajo, el futuro de nuestros hijos. Nos quieren pobres, ignorantes y sumisos. ¿Seremos capaces de reaccionar?
https://www.ivoox.com/rlc-2017-11-08-la-falsa-izquierda-cancer-audios-mp3_rf_21963808_1.html

# Publicado por: Susana (León)
martes, 31 de octubre de 2017

Atajar el problema de raíz

Creo que Vd, señor Portella, da en el clavo. Mientras no se ataje el problema de las autonomías y las diversas educaciones nacionalistas, con el consiguiente falseamiento de la historia de España, seguirá habiendo componendas y más componendas. Lo peor es que, con el tiempo, bien puede ser que Cataluña decida separarse unilateralmente, sobretodo si todavía sigue abierta su embajada en Bruselas. Yo creo que el gobierno de España se equivoca, pues no le da a los catalanes el derecho a decidir su independencia, pero sí hace negociaciones bajo cuerda (como todos los gobiernos que hemos tenido a lo largo de la democracia) otorgándoles sustanciosos privilegios. Quizá fuera mejor facilitarles el derecho a decidir independencia o no y, en este último caso, que creo que es el que saldría, homogeneizar más la educación en España reformando el título VIII de la constitución y los diferentes estatutos y recortando transferencias. Eso, a mi juicio, sería abordar el tema de raíz.

# Publicado por: Blanca RT (Huelva)
viernes, 27 de octubre de 2017

Off Topic y On Topic

Segundo comentario al artículo ´´Hooters´´ de Sertorio: De acuerdo en todo excepto en una cosa: los alegres 60 lo fueron para la mayoría, no hubo nada de elitismo en esa época. Efectivamente, entonces llegaron LAS aguafiestas del 68 y sus esbirros ginogenuflexos. El 68 fue una revolución vulvócrata al igual que lo es el Procés del payaso Cocomocho. ¿Qué graves problemas había en la Francia demócrata, libre, con boom económico, Grandeur, État Providence, y libertad de costumbres de los 60 como para justificar semejante vandalismo callejero? NINGUNO. Aquello no fue más que la histeria vulvócrata haciéndose con el poder. Y lo hizo. Hoy vemos a la histeria vulvócrata en Cataluña cada día.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
viernes, 27 de octubre de 2017

Tomadura de pelo.

No lo tenían atado y bien atado, me refiero a los pasos que deberían dar para la consecución de su abominable proyecto, que desde tiempos inmemoriales están pergeñado?
O es que, tras uno y otro ´´tropezón´´ están jugando al ratón y al gato!!
Cualquier observador neutral podrá comprobar que Puigdemón y su pandilla nos está tomando el pelo, convirtiendo un asunto tan serio en un circo, en el que los espectadores son los sufrientes destinatarios de tal desaguisado. Es inaudito que aún no se haya desmontado el tinglado para dar paso a un equipo sensato que rija con auténtica y tenaz mano el destino del pueblo catalán.

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Franco está de vuelta
La gran sustitución
La neomojigatería
Dios, dioses y mitos
Ya están aquí
El cristianismo y la destrucción del mundo clásico
El libertinaje, lo sagrado y lo hortera
El artebasura contemporáneo
Cataluña, Europa, la nación y la región
El doble rostro de Mayo del 68
Retirada una obra maestra. Mujeres bellas y desnudas expresan concupiscencia en su mirada
¡Viva Tabarnia, libre y española!
Quien siembra vientos recoge tempestades
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 COSME DE LAS HERAS
La Gran Transformación
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
´Magistra vitæ´
3 JULIO ANGUITA, MANUEL MONEREO Y HÉCTOR ILLUECA
¿Fascismo en Italia? Decreto dignidad
4 ANTONIO MARTÍNEZ
Una madre contra Mortadelo
5 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (I)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |