''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 20 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)

JAVIER R. PORTELLA
VOX, la voz y el huracán

SERTORIO
Contra Popper (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Elogio de la Casa de Austria

"Carlos V en la Batalla de Mühlberg", por Tiziano, Museo del Prado (detalle)

Jamás las Españas fueron tan poderosas, universales, místicas, heroicas, diversas y unánimes como bajo los príncipes artistas, locos, guerreros y prudentes de la Casa de Austria.
Sertorio

2 de noviembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

SERTORIO

Ante este nuevo Corpus de Sangre sin crúor, ante esta caricatura de 1640, ante esta comedia bufa que tanto recuerda a la farsa de la balconada de infame Companys –criminal y felón recién rehabilitado–, prefiero viajar a tiempos más felices, cuando las Españas eran libres, grandes y unas. Me refiero al hermoso período que va de la llegada de Carlos I al puertecito de Tazones hasta la muerte del segundo Carlos, su tataranieto, un madrileño primero de noviembre de 1700.

Jamás las Españas fueron tan poderosas, universales, místicas, heroicas, diversas y unánimes como bajo los príncipes artistas, locos, guerreros y prudentes de la Casa de Austria. Jamás España fue más España y nunca volverá a influir tanto en la cultura mundial como lo hizo en aquellos dos siglos. Asusta ver lo que nuestra raza, tan decaída ahora, produjo en un par de centurias: Cortés, el Gran Duque de Alba, Velázquez, Quevedo, Lope, Garcilaso, Bernal Díaz del Castillo, Julián Romero el de las hazañas, Zurbarán, San Juan de la Cruz, Santa Teresa, Claudio Coello, la geometría silente de los bodegones de Sanchez Cotán, la sabiduría y la humanidad de las Leyes de Indias, Salinas, Cabezón, Arias Montano, El Greco, Morales el Divino, la obra arquitectónica aún no justamente valorada de Machuca y de Vandelvira, El Escorial, las catedrales de México y Cuzco... Me dejo hombres y obras en el tintero porque fue tanto lo que se logró que deprime ver en comparación la poquedad academicista y afrancesada del siglo XVIII, árido y aburrido, que sólo ilumina la genial soledad de Goya. Lo que los Austrias fecundaron lo esterilizaron los Borbones. Con Carlos II murió la verdadera España.

E pluribus unum fue el lema de la rama vienesa de la dinastía hasta su fin en 1918. La casa de Austria era aristocrática y popular, guerrera y artista, una y varia. Representaba una concepción de la monarquía opuesta a la uniformidad borbónica, que debilitaba a los cuerpos intermedios y a las instituciones locales para hipertrofiar el poder real. Resultado de este despotismo de gabinete fue 1808: bastó la claudicación de los dirigentes para que todo el reino se viniera abajo. Si España sobrevivió a Carlos IV y a Napoleón, fue por el celo guerrero de la Iglesia, herencia del medievo, y por los poderes locales que latían bajo la plana superficie del despotismo ilustrado del bobo de Carlos III y sus serviles burócratas. Nuestros añorados reyes Habsburgo concebían su Monarquía Hispánica como un mosaico de singularidades en las que la lealtad al Rey y la Fe católica cimentaban una unidad que abarcaba desde los germanos de Flandes hasta los araucanos de Chile, desde Nápoles a Manila. Los viajeros del siglo XIX todavía se hacían eco del orgullo español de los habitantes del Franco Condado, girón de aquella Borgoña cuyas aspas fueron la enseña de la monarquía mucho antes de que Carlos III se inventara la bandera rojigualda.

Comparemos a nuestros príncipes Austrias y Borbones: el archiduque Carlos (el Carlos III de los austracistas) impuso el español como lengua oficial de la Corte de Viena, y así siguió hasta 1740. Felipe V, Carlos III, Fernando VI y Luis I, hablaban en francés e italiano y despreciaban la lengua de sus súbditos. Todos los reyes de la Casa de Borbón han destacado por su falta de cultura, de sensibilidad artística y de dotes militares y políticas: eran unos brutos con corona. Al habsbúrgico Felipe IV le debemos la obra de Velázquez, el mecenazgo de Rubens, de Claudio de Lorena y de tantos otros. Traducía del italiano y componía comedias. Sin él, no disfrutaríamos del museo del Prado, que sería una mera colección de ranciedumbres académicas italianas y francesas, que es lo que más compraban los ineptos Borbones (hay alguna excepción: la Artemisa de Rembrandt, por ejemplo). Felipe II fue un gran mecenas también, coleccionista de El Bosco, bibliófilo, aficionado a la arquitectura, político dedicado a su patria y a sus súbditos, cuya salud espiritual le preocupaba más que la extensión inmensa de sus dominios. No olvidemos a Carlos I, protector y amigo de Ticiano, excelente capitán, hombre del Renacimiento y último caballero andante, fue un personaje de leyenda que se extinguió como un santo en la hermosa soledad de Yuste. Hasta en el reinado lastimero y doliente de Carlos II brilla el pincel de Coello y florece la paleta de Murillo. Sólo el bobo, pero pacífico y prudente Felipe III es parangonable en su gris humanidad a los Borbones.

Los Austrias nos dieron un imperio, con sus guerras, sus revueltas y sus desastres económicos, pero con su gloria y su universalidad. Los Borbones, tecnocracia y bonitos palacios franceses para su particular uso y disfrute. El penoso desierto cultural de la España del XVIII es su legado.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 2 de noviembre de 2017

Carles De la Tarraconensis

Off Topic
Cocomocho jugando a Charles De Gaulle dirigiendo La Resistence desde el exilio.
Preparémonos para un temporal de llanto matonil-plañidero.

On Topic:
Bastante de acuerdo con Tradición Digital. No había otra forma en aquella época de mantener la homogeneidad del Estado. Luego, en su casa, la gente podía leer libros prohibidos (incluso la Biblia), profesar toda clase de herejías y hasta celebrar akelarres. Los primeros que sentían atracción por la heterodoxia y el ocultismo eran los reyes. Lo que no se podía hacer era un despliegue público de estas cosas, claro.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
jueves, 2 de noviembre de 2017

Yo también soy austracista.

Austracistas fueron también los catalanes en la Guerra de Sucesión a principios del siglo XVIII. La Decadencia española empezaría un siglo antes, con los Austrias menores, pero nada que ver con la ruina que trajeron los Borbones. ´´La leyenda negra´´ del Imperio español empezó en el siglo XVI, pero con los Borbones entró esa farsa dentro de los propios españoles, incluso el pintor Goya llegó a creérsela. La peor decadencia que existe es que te creas peor que los demás porque eso lo diga la gente. No hemos tenido peores reyes que los Borbones, y eso lo sabía muy bien el General Prim. Nuestro destino se parece al del Cid Campeador ´´¡¡Qué buen vasallo si tuviera buen Señor!!´´. No queremos reyes idiotas que no sepan gobernar.

# Publicado por: españolito (Granada)
jueves, 2 de noviembre de 2017

Chile

La Muerte Menos Temida Da Mas Vida. Así rezaba el lema del fundador de nuestra nacionalidad Pedro de Valdivia. ¿Desprecio por el trabajo? Eso sería en algunos frailes flojos que quedaban en casa. Lea la vida del extremeño Mariano; y la de su vecino, aquel niño expósito transmutado en héroe que se llamó Diego de Almagro. Hasta el último aliento lo entregaron por esta tierra que no los vio nacer pero los vio morir. Almagro y su maladado socio fueron los hombres más ricos del mundo. Compáralos con Bezos o con todos esos agiotistas raqueados hoy en forbes. ¡Esos si que desprecian el trabajo!

# Publicado por: Pablo Errázuriz (Chile)
jueves, 2 de noviembre de 2017

Bendita Inquisición

Aun con sus errores, ayudó a mantener la unidad en la fe, nos libró de las revueltas protestantes. Esto lo debería de entender hasta una pobre mentalidad anti-católica.

# Publicado por: Tradición Digital (España)
jueves, 2 de noviembre de 2017

Excelente

Totalmente de acuerdo. Mis felicitaciones al autor

# Publicado por: Mariano Málaga Mellado (MADRID)
jueves, 2 de noviembre de 2017

No todo fue gloria y sin embargo...

No todo fue gloria. La asquerosa Inquisición y el desprecio al trabajo hicieron un daño inmenso cuyas consecuencias llegan hasta hoy. Era admirable como todas las épocas en que la ética individual se fundaba en el valor y el deber. Hoy nuestros principios son la comodidad y el miedo a perderla. Somos una sociedad de cobardes.

# Publicado por: Susana (León)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Contra Popper (I)
Mezquita y excatedral
El Burriculum Vitae
Posible y probable
Social-apátridas
Willy Toledo
Anatomía del buenismo
Konstantin Leontiev, el Spengler ruso
Esclavitudes
La Gran Sustitución
Por la caridad entra la peste
Evil white males
Macroncitos
Eterno Franco
El estilo prusiano
Nicaragua
Cuelgamuros
El crepúsculo de los dioses
Discurso a la nación española
El pelele
Italia
Roja y rota
El cole de las señoras Iglesias
El chalé
La casa en ruinas
Amnesia histórica
La manada, la piara, la horda
La lideresa
Titulitis
Siria
Sweet home Alabama
Pequeñeces
Charity business
La farsa de Waterloo
El mal francés
Sarmat
Breviario de "Uropa"
Monseñoras
El suicidio de un imperio
Lovecraft
El himno de Marta
Bombarderos
El peligroso oficio de historiador
ZPP
Imperialismo pagano
El riesgo
El Ministerio de la Verdad
Las brujas salen de caza
Imperialismo pagano
Tributo al genio
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 JORGE VERSTRYNGE
Verstrynge de nuevo y no por última vez
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 GUILLAUME POINGT
¿El auge del populismo está relacionado de verdad con la crisis económica?
4 JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ
Los ´fachas´ de VOX y el Banco Mundial
5 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |