''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El Hereu


El primogénito de los Pujol aclaraba ante una aburrida comisión del Parlament su gasto en coches clásicos de lujo, una bagatela al alcance de cualquier Juan Lanas.
Sertorio

7 de noviembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

SERTORIO

Harto como estaba de tanta secesión y tanto Puigdemont, aproveché el fin de semana para disfrutar de uno de los escondidos lujos que me ofrece mi tierra: pasear por sus vereas serranas, perderme entre encinas, madroñeras y pinos, brujulear entre berruecos y gándaras y paladear la escasa humedad que nos trajo el breve episodio lluvioso de los días pasados. Hacia un sol espléndido y el cielo parecía un homérico, refulgente y bruñido escudo. En las cumbres de suaves lomos y pedregosos atajos, el universo sonreía a quien abandonaba a la gente del llano y desertaba a los recoletos abrigos y a las majadas altas y secas de este año sin agua. Me senté como un Zaratustra debajo de una madroñera y me dediqué a uno de mis deportes favoritos: esperar. Al poco, unos preciosos carboneros perdieron el miedo y se acercaron a las ramas más altas para libar el jugo de sus frutos. Cuenta la leyenda que el abad Vigila de Leyre se quedó así, extático, viendo a un gorrión, o un herrerillo, o un rabilargo. Cuando regresó al convento, habían pasado doscientos años desde que un tal Vigila desapareció. Puedo comprender esa leyenda lisérgica y mística. Volví a mi casa eufórico, borracho de naturaleza y bien purgado de historia. Pensé que, en estas remoteces provincianas en las que vivo, los puigdemones, los marimantecas y llorones del prusés, los Trump, los Putin y los Juncker no son sino nubes pasajeras, hojas que el viento arrastra ante la indiferencia de mis paisanos, dedicados ahora a intentar salvar la aceituna de este año, tan horrible para el campo.

Pero el gozo horaciano de aquel que se retira del mundanal ruido y se contenta con una mesa de amable paz bien abastada no iba a durar. La Historia es una madrastra implacable y, al igual que la Parca, bien puede proclamar un ominoso Et in Arcadia ego. Al día siguiente de mi promenade rousseauniana, llegó al maldito teléfono que me ata al infierno (que son los demás, en eso Sartre tenía razón) un vídeo que muestra en todo su esplendor al clan Pujol: el de la hermana superiora, el del Papa Negro del prusés, el del santo limosnero del tres por ciento, el del monje mendicante de Banca Catalana, las ITV y las obras del Liceo: una familia aureolada por la beatitud calvinista de San Mammón. En él, el primogénito de Papá Pitufo, el heredero del Gran Patufet, el correveidile del patriarca, el primero de los numerosos nietos del avi Florensi –ese que derramó millones sobre el hereu Jordi, pero dejó a sus otros hijos más pelados que el velloso, o más bien pilós, Esaú– aclaraba ante una aburrida comisión del Parlament su gasto en coches clásicos de lujo, una bagatela al alcance de cualquier Juan Lanas. Aquello parecía el Salón del Automóvil de Ginebra, y eso seguro que en más de un aspecto, con un desfile de Lotus, Lamborghini, Porsche y Ferrari. Pujol junior compraba los autos del cavallino rampante a pares, pero no por vicio, sino por caridad, ya que hizo lo que cualquiera de nosotros haría por ayudar a un amigo en apuros: comprarle un Testarrosa. Yo, que soy de pueblo, sólo veo por mis lares los pandas de los agricultores y los Seat León de los canis de la dehesa, pero estoy seguro de que también haríamos lo mismo todos los españoles holgazanes que cobramos las peonadas del PER y las demás bicocas que derrama sobre nosotros el Estado que saquea y oprime a Catalonia.    

Reconozco que sentí compasión y empatía por aquel hombre perseguido por los jueces y fiscales españoles, por aquel inmaculado patriota catalán acosado por las autoridades de la corrupta y ladrona España y que me enterneció pensar en el calvario legal por el que pasan los Prenafeta, Estevill, Mas, Solà, Millet y demás incontables mártires de las libertades catalanas. Sometido el joven farfadet a semejante acoso por los sayones y alguaciles del centralismo franquista, ¿quién le puede reprochar a esta alma sensible que gastara unos míseros seiscientos mil euros en un Mercedes? ¿No merece uno darse un pequeño placer de vez en cuando? ¿No consuela y da solaz al espíritu delicado del zarévich de los Pujol el goce estético y moral de conducir un Mercedes de altísima gama?

Embargado por estos melancólicos pensamientos, oprimido por las injusticias de este mundo, que han llevado a tan cándida paloma a Soto del Real –donde se le ha castigado injustamente por un supuesto fraude con tarjetas–, decidí escribir estas líneas, guardar el teléfono en un arca de roble y salir al encinar a ver si acabo como el abad Vigila y vuelvo al pueblo dentro de un par de siglos.

 ¡Oh, campo! ¡Oh, monte! ¡Oh, río!


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 07 de noviembre de 2017

Abrahám

Desde estos bucólicos sotos de la ribera del Tajo, es un placer abrir la prensa diaria y encontrarse un artículo de Sertorio.
Sobre este señor del vídeo pueden sacarse un par de conclusiones: la primera es que, obviamente, si uno se compra un lambo, un ferrari o un porchata es para -como decía Umbral- fornifollar. ¿No le sería más directo y barato (sobre todo para el contribuyente) irse directamente de ps? La segunda, es que hay que entender que Pujol Senior. necesitase acumular tanto peculio siendo él, da la impresión, una persona austera: es por el impulso abrahámico, y esto hay que comprenderlo. Son tropecientos hijos que su vez, cada uno tendrá otros tropecientos ¿Y quien no tiene derecho a contemplar como su ´´plasma germinal´´ como decía Bertrand Russell, se extiende y se hace ancho como un río hasta un futuro remoto y deconocido, y saber que su progenie hasta la décima generación lo tiene resuelto? ¿quién no? ¿quién puede culpar a Pujol Senior por ello?

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
La era Trump
Los hackers
Gary Snyder: "La mente salvaje"
El corazón de las tinieblas
De bobos, traidores y cobardes
Elogio de la Casa de Austria
Con esteladas y a lo loco
La balconada
Hooters
Un siglo de Spengler
El dedo y la llaga
Sacar los tanques
Cabalgar el tigre: Dragó
Unir no es sujetar
A tal Señor, tal honor
En el limbo
Barcelona
¿Y si se van?
Sin perdón
Beneméritos
El himno mudo
La muerte del régimen
Stalinlandia
De marimantecas y lloronas
A degüello
Palabras
Odiar en igualdad
El Che
¿155?
El hijo de la Tomasa
Bajo la nueva estelada
Los bolardos
Inevitable
Dixie
Contra la felicidad
Lecciones de la Revolución de Octubre
Argelia: una lección práctica de decadencia
Muerte de un poeta
Hacia una monarquía sin rey
La Santa Causa
El gulagcito
La fiel infantería
"Imagine"
Los escombros
Neutrales
La pitada
El khmer rosa
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |