''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 19 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El corazón de las tinieblas

Bélgica, año 1958. Uno de los zoos humanos en donde se exhibía a niños congoleses a quienes el público daba de comer.

Una de las cosas más divertidas de la farsa catalana es la facilidad con la que nuestros "socios" europeos, en especial belgas y anglosajones, sacan a relucir sus prejuicios antiespañoles.
Sertorio

8 de noviembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

SERTORIO

Una de las cosas más divertidas de la farsa catalana es la facilidad con la que nuestros “socios” europeos, en especial belgas y anglosajones, sacan a relucir sus prejuicios antiespañoles. Aquí nos quejamos de las mentiras de la memoria histórica, pero eso no es nada si se compara con el vigor con el que resurge la leyenda negra entre las brumas de Dover y Ostende cada vez que por estos andurriales nuestros pasa algo sonado.

Cualquiera que haya visitado Bélgica se da cuenta de que esa ¿nación? es como es –o sea, católica– gracias a España, quien en el siglo XVI empleó a sus tercios para impedir el triunfo de los calvinistas de Guillermo de Orange. Sin la Unión de Arras, el pacto de la nobleza del país con Felipe II en 1578, no habría una Bélgica católica y hoy esa tierra sería la parte más fea y gris del Reino de los Países Bajos, para desgracia de los simpáticos holandeses, quienes carecen de los oscuros complejos de inferioridad de sus primos del sur. ¡Y vaya si se nota! Quizás sea porque los holandeses construyeron un imperio marítimo y forjaron una sólida cultura burguesa de la que surgió el capitalismo y toda la tradición liberal –recordemos que Locke escribió su obra política en Amsterdam y que la Glorious Revolution inglesa de 1688 la ejecutó el estatúder Guillermo III de Orange–. Es decir, los holandeses están en el origen del mundo moderno y son bien conscientes de ello. Tampoco son tan progres como parece (Amsterdam no es toda Holanda). Mientras los neerlandeses vivían su “Gouden Eeuw” (Siglo de Oro), los futuros belgas rumiaban su dispépsica pequeñez burguesa bajo los Habsburgo de Viena y Madrid, protegidos por extraños y dedicados a sus menesteres particulares. Su historia, como se ve, carece de la grandeza épica de sus vecinos franceses, alemanes, británicos y holandeses; son sólo una minúscula región de gente insignificante. Hagamos, sin embargo, una excepción con Magritte, Brel, Ensor, Hergé, Simenon y el excelente Pol Vandromme: lo valiente tampoco quita lo cortés.

En Bélgica, el catolicismo es su seña de identidad esencial y la razón de su injusta independencia de Holanda. No busque el lector otras, pues las demás están tan fracturadas como las comunidades lingüísticas de ese Estado-tapón, creado por los ingleses para evitar que Amberes y Ostende cayeran en manos francesas. Y, bueno... eso de la religión habría que verlo; no sé yo si el islam será hoy en día la más practicada. De todas formas, cuando uno visita la malaje capital de Europa, la sede de la siniestra Comisión Europea, no podemos sino asombrarnos de que un Estado tal, en el que flamencos y valones no se pueden ni ver, se atreva a darnos lecciones a nosotros sobre cómo solucionar las crisis separatistas. Si el ejemplo a seguir es Bélgica, más vale que nos hagamos todos jacobinos, centralistas y autoritarios. España no anda muy bien, pero Bélgica es el hombre enfermo de la Unión Europea. Aquí, por lo menos, se ha demostrado el poder de nuestra conciencia nacional y hemos obligado, además, a nuestros ruines representantes políticos a actuar con un mínimo de rigor ante los despropósitos de la comedia bufa del parlamento catalán y sus urnas de juguete, más trucadas que los cubos de un trilero.

Bélgica no nos quiere dar lecciones de democracia: sencillamente aprovecha la situación para compensar con grandes dosis de resentimiento antiespañol sus inconfesables corruptelas, su federalismo de frenopático, el aquelarre islamista de Molenbeek y su impotencia como pueblo, bien distinta del vigor con el que los españoles hemos defendido a nuestra patria frente a los separatistas. Para aliviar su inferioridad y su flojera de remos, nada mejor que poner a desfilar al gran Duque de Alba, reinstaurar el Tribunal de los Tumultos y agitar la momia de Franco, el muerto más vivo de nuestra Historia. Allá ellos con sus traumas y que con su pan se coman esta nueva kermesse heroica con sus huéspedes catalanes: que se queden con Puigdemont y, si quieren, les regalamos con un lacito de encaje de Malinas a Junqueras, Iglesias, Iceta y Rajoy. Estamos de oferta. Pero que no nos cuenten milongas humanitarias los descendientes de aquellos pulcros burgueses que financiaron la esclavización de los congoleños y que, más tarde, sembraron las semillas del genocidio de los Grandes Lagos. Lean a Conrad, hay ediciones de sobra de El corazón de las tinieblas: eso sí que es leyenda negra.

Las lecciones de moral y de democracia que se las guarden para ellos, que bastante tienen con no acabar siendo una república islámica. España no seguirá jamás ese camino: para eso venció en la Reconquista y derrotó al Turco en Lepanto... sí, con Felipe II, con Juan de Austria y con Cervantes.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 09 de noviembre de 2017

Emoo

Vocs me emocionam !

# Publicado por: Chauke Stephan Filho (Cuiabá - MT (Brasil))
jueves, 09 de noviembre de 2017

Sobre la explotación del Congo por los belgas

Maurice Maeterlink, Émile Verhaeren..
Sobre la explotación del Congo por los belgas, otros dos libros de gran interés: ´´El fantasma del rey Leopoldo´´, de Adam Hochschild y ´´El sueño del celta´´ de Vargas Llosa

# Publicado por: Susana (León)
miércoles, 08 de noviembre de 2017

Como se olvida la ´´Proyeccion freudiana´´

Cuando uno miente respecto de otro.. se está descubriendo. Hace en el ´´otro´´ una proyeccion: De sus temores, de sus pecados..Ve en el otro (y encima , falso) lo que no ve en si mismo (que ahi si es verdad)
Una autoconfesion,
Por cierto, la foto debe ser de la epoca de la EXPO ?no? ¿Pondrían ese zoo cerca del atomiium?

# Publicado por: Puig (Valencia)
miércoles, 08 de noviembre de 2017

Babakar

Se le olvida a Sertorio Hercules Poirot.
Ahora en serio, viendo esa foto es curioso constatar cómo las nietas de esa mujeres, hoy está saliendo con congoleños. Si no se lo creen vean el vídeo de Kate Ryan (belga) ´´Babakar´´.


# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
La era Trump
Los hackers
Gary Snyder: "La mente salvaje"
De bobos, traidores y cobardes
El Hereu
Elogio de la Casa de Austria
Con esteladas y a lo loco
La balconada
Hooters
Un siglo de Spengler
El dedo y la llaga
Sacar los tanques
Cabalgar el tigre: Dragó
Unir no es sujetar
A tal Señor, tal honor
En el limbo
Barcelona
¿Y si se van?
Sin perdón
Beneméritos
El himno mudo
La muerte del régimen
Stalinlandia
De marimantecas y lloronas
A degüello
Palabras
Odiar en igualdad
El Che
¿155?
El hijo de la Tomasa
Bajo la nueva estelada
Los bolardos
Inevitable
Dixie
Contra la felicidad
Lecciones de la Revolución de Octubre
Argelia: una lección práctica de decadencia
Muerte de un poeta
Hacia una monarquía sin rey
La Santa Causa
El gulagcito
La fiel infantería
"Imagine"
Los escombros
Neutrales
La pitada
El khmer rosa
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
La era Trump
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |