''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 19 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
"Catalunya" ya no existe


Ese pobre necio expatriado aún no sabe lo que ha hecho.
José García Domínguez

10 de noviembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ


Estos días de furia conviene realizar el ejercicio, yo al menos lo hago a diario, de leer entre líneas a los creadores de opinión del nacionalismo, a esos intelectuales orgánicos del establishment barcelonés cuya tarea cotidiana consiste en escribir el guión del cuento, eso que todos los cursis han dado ahora en llamar “relato”, del Proceso. Tengo por norma seguir a los más inteligentes, los que elaboran el discurso canónico que va dirigido al público menos básico, la clientela que no se conforma con las simplezas y los maniqueísmos burdos de la brocha gorda panfletaria. Los que se prodigan en las páginas de Opinión de La Vanguardia, sin ir más lejos. Con lúcida y apenas disimulada consternación, han sido ellos los primeros en intuir el cambio profundo, de calado, que sufre ahora mismo la sociedad catalana, ese que tan caro le va a costar no haber descubierto a Pablo Iglesias. Porque lo que se acaba de romper aquí, y para siempre, es el gran consenso básico que se estableció justo tras la muerte de Franco y el inicio de la Transición. Un consenso fuera del cuyas lindes programáticas solo ha existido espacio para la más estricta marginalidad en la Cataluña de los últimos cuarenta años. Era ese un mínimo común denominador, pues procede ya hablar de él en pasado, que giraba en torno a dos premisas fundamentales que acaban de desmoronarse en apenas meses, si no en días.

La primera de ellas apelaba al espacio privado, la segunda a la comunidad política. Se trataba, y ese era el contenido normativo e insoslayable de la primera, de que la mitad de la sociedad catalana aceptase de grado callar por norma frente a cuantos dictados de orden identitario y de lealtades nacionales estableciese la otra mitad. De ahí el invento propagandístico del mítico “un sol poble” que nunca hemos formado los ciudadanos de Cataluña. Esa ficción interesada, la del “un sol poble”, ha resultado al cabo la primera víctima colateral del Proceso. Porque los ciudadanos de Cataluña, escindidos siempre entre silentes y principales, no hemos estado unidos nunca. Jamás. Pero solo desde que Puigdemont cometió ese alarde genital tan temerario, el de traducir la charlatanería independentista en hechos legislativos, nuestro secreto divorcio crónico ha salido, por fin, a la luz. Y ahora ya es demasiado tarde para tratar de esconderlo de nuevo, de taparlo ante las miradas indiscretas de los de fuera.

Si se quiere poner una fecha que sirva de referencia, desde el pasado 1 de octubre Catalunya dejó de existir. Lo que existe desde entonces, y basta con pasearse con los ojos abiertos por cualquier ciudad catalana para comprobarlo, son las Cataluñas, dos mundos simbólicos, sentimentales, afectivos e identitarios por entero distantes y ajenos entre sí, pero que comparten, compartimos, un mismo espacio físico.

El segundo elemento, en fin, de la pax catalana recién fallecida adoptó durante todo este tiempo la forma de un contrato de adhesión. Se trataba, e insisto en hablar en pasado, de hacer extensivos los principios básicos del catalanismo político, los fijados por los padres fundadores a finales del siglo XIX, a la totalidad de las fuerzas políticas con presencia en las instituciones locales. Unos principios básicos que giraban en torno a la estricta exclusión del castellano de la vida pública, primero, y a la reafirmación constante de la pretendida excepcionalidad catalana, el manido hecho diferencial, como punto de partida de cualquier principio de acuerdo de colaboración con el resto de España. Una Cataluña no catalanista, como la que por millones de personas se ha manifestado en el centro de Barcelona hace unos días, era, simplemente, inconcebible dentro de ese esquema mental. Pero, como las meigas, resulta que existía. Aquí, nada volverá a ser igual nunca. Nunca. Y algunos de ellos, los más despiertos, ya lo han visto.

Ese pobre necio expatriado aún no sabe lo que ha hecho.

© Libertad Digital

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 10 de noviembre de 2017

La vulvocracia acabó con Catalunya

El catalanismo tradicional existió hasta las Olimpiadas. A partir de 1992 la ciudad condal se puso de moda en todo el mundo y comenzó a aparecer en las portadas de revistas de moda internacionales. Al coño internacional se le antojó ir a Barcelona, y le gustó tanto que incluso se quedaba ahí temporadas enteras (del mismo modo en que estuvieron de moda entre el coño la Provenza o la Toscana). Entonces el coño local se fue envaneciendo y contaminando con la clásica alucinación en la que vive el coño al catalanismo de toda la vida con la seguridad absoluta de que la Europa ´´cool´´ y feminista les iba a reconocer de inmediato frente a los paletos y brutos castellanos. El resultado de ese delirio que se ha ido larvando los últimos 25 años podemos observarlo hoy. Y es para partirse de risa.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
viernes, 10 de noviembre de 2017

LAS DOS ESPAÑAS.

No es de extrañar la ruptura catalana, cuando en España, ese sentimiento ha existido desde siempre. Las derechas y las izquierdas a la greña, solamente inmovilizadas por el control férreo que en el caso de España ejercía el régimen franquista. En Cataluña, esa bicefalia callada, oculta a los ojos de los de fuera, ha explosionando por la actitud de un pobre loco, sediento de protagonismo, rebosante de fanatismo y dispuesto a hacer explotar ese deseo trabajado a presión durante años por los secesionistas irredentos.
Han conseguido sacar a la luz viejas pasiones ocultas que, por un lado, son un alivio, pero por otro son una carga demasiado pesada de soportar.

# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
No quitéis las banderas
Oigo, patria, tu aflicción
ANTE LA URGENCIA Y GRAVEDAD DE LA SITUACIÓN, EL MANIFIESTO INFORMA CONSTANTEMENTE EN SU PÁGINA FACEBOOK
Der Prozess
¿Del Vichy Catalán a los catalanes de Vichy? No, gracias
Los 10 mejores "memes" sobre la secesión catalana
Tabarnia: se quieren independizar de Cataluña y seguir con España
"Cañas por España": el video (ya viral) que se lo explica al mundo
El delirio independentista en un vídeo que se ha hecho viral
Los presos les hacen la vida imposible a los Jordis
El espíritu impera
D I U = Dispositivo Intra Uterino
Un youtuber negro, gringo y antiindependentista
No soportan que los presos les sigan gritando «¡Viva España!»
La tercera ola del secesionismo
Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
Cataluña es más grande
"¡Viva España, traidores!", gritaron los presos a los dos Jordis
Toda España será TV3
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
La era Trump
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |