''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 15 de diciembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Durante los próximos 1.700 años todo Occidente pensará y vivirá según la manera catalana"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La nueva desigualdad

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Tuiteo y tuteo
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La era Trump


Aprovechemos lo que aguante Trump, porque el regreso de los demócratas será la señal de un implacable Armagedón.
Sertorio

17 de noviembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

SERTORIO


En el primer año de mandato de Trump las decepciones de algunos han sido enormes, y con razón. El establishment ha vencido en los pulsos que le ha echado al presidente y todos los poderes del Estado conspiran contra su jefe con una deslealtad digna de estudio. Si algo demuestra que la democracia es una farsa, aquí lo tenemos: la voluntad popular de los americanos y de su presidente es boicoteada sin castigo y sin remedio, día sí y día también, por funcionarios, altos cargos de la administración y no digamos ya por políticos y periodistas. Jamás un hombre ha estado tan solo en la Casa Blanca.

Recordemos que, nada más acceder al cargo, algunas revistas plantearon sin tapujos la posibilidad de asesinarlo, y la legitimidad de su sorprendente triunfo aún no ha sido reconocida por quienes fueron derrotados aquel increíble martes de noviembre, cuando todo el pastel parecía repartido entre los de siempre. Su discurso de toma de posesión iluminó, efímero, el horizonte y siempre merecerá ser recordado. Desde entonces, una capitulación tras otra ha dominado la presidencia de este millonario cesarista, cuyas capitulaciones llegaron a su colmo con el bombardeo salvaje de la base siria de Ash Shairat en abril de este año. Desde aquel día está claro que no debemos esperar mucho de él.

Sin embargo, hay algo que siempre tendremos que reconocer como el gran mérito de Trump: gracias a él no está tiranizando el planeta Hillary Clinton, la gorgona de Arkansas. Mientras Trump gobierne, habrá mayores probabilidades de paz que bajo el matriarcado violento, agresivo e implacable de la odiosa walkiria de los lobbies. Su amazonismo sediento de sangre (ella fue la que inició la guerra en Siria mediante la “suelta” de mercenarios wahabíes) nos habría conducido a una peligrosísima escalada con Rusia y a una serie de enredos cruentos en Oriente Próximo, como resultado del creciente aventurerismo saudí. Pese a sus bravuconadas, Trump es pacífico y no tiene la menor intención de mancharse de sangre para arreglar los intereses de la oligarquía planetaria. Sólo por eso, el acosado presidente de los Estados Unidos merece ser sostenido.

Sí, Trump es beneficioso por todas las acciones nefastas que bloquea: desde una guerra con Rusia –el sueño imposible de Obama– hasta la prosecución de las políticas tan caras al partido demócrata de destrucción de la familia, proscripción de la virilidad, discriminación de la raza blanca y ruina de las clases medias. La defensa de una industria americana sin deslocalizar, el intento de desmontar el Obamacare –el gran negocio de los lobbies farmacéuticos, que sólo servía para dar en monopolio la dispensa de medicamentos a los amigos del partido demócrata en cada Estado–, el frenazo en seco al fomento de la degradación de las costumbres, la ruptura de los acuerdos multilaterales de libre comercio y su constante oposición al puritanismo de la corrección política, hacen que las inmensas decepciones de esta presidencia claudicante sean mejores que cualquier otra opción posible dentro de un país que, pese a que el núcleo de su población sana es numeroso, parece definitivamente condenado a ser el brazo ejecutor del nuevo orden mundial, por mucho que a ello se opongan su presidente y sus ciudadanos.

Aprovechemos lo que aguante Trump, porque el regreso de los demócratas será la señal de un implacable Armagedón.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 19 de noviembre de 2017

¿Y la señora Trump?

Me extrañó lo poco que se escribe, se comenta de la Sra Trump. Sale sí,, pero no hay reseñas, no hay entrevistas, artículos sobre ella... Curioso busqué en la red. Y solo hallé doce renglones sobre ella. Pero suficientes. Es de Eslovenia, La parte de Yugoeslavia pegada a Austria. . Allí la guerra de los Balcanes fue corta. Y la pilló veinteañera estudiando arquitectura.. ´(Allí, en aquellos años no es como los que están en primero de filología o derecho aquí) . Ha vivido cosas serias y... sigue callada. Creo hay que contar con ella.

# Publicado por: Puig (valencia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Víctor Laínez, ¡Presente!
La nueva desigualdad
ARA San Juan
Farsa en La Haya
Arte y poder
¿Ciberpiratas rusos?
Los hackers
Gary Snyder: "La mente salvaje"
El corazón de las tinieblas
De bobos, traidores y cobardes
El Hereu
Elogio de la Casa de Austria
Con esteladas y a lo loco
La balconada
Hooters
Un siglo de Spengler
El dedo y la llaga
Sacar los tanques
Cabalgar el tigre: Dragó
Unir no es sujetar
A tal Señor, tal honor
En el limbo
Barcelona
¿Y si se van?
Sin perdón
Beneméritos
El himno mudo
La muerte del régimen
Stalinlandia
De marimantecas y lloronas
A degüello
Palabras
Odiar en igualdad
El Che
¿155?
El hijo de la Tomasa
Bajo la nueva estelada
Los bolardos
Inevitable
Dixie
Contra la felicidad
Lecciones de la Revolución de Octubre
Argelia: una lección práctica de decadencia
Muerte de un poeta
Hacia una monarquía sin rey
La Santa Causa
El gulagcito
La fiel infantería
"Imagine"
Los escombros
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Víctor Laínez, ¡Presente!
2 SERTORIO
La nueva desigualdad
3 Las golfas-monjas
4 Tórtolos...
5 Autocentrar el desarrollo para poner fin a la mundialización neoliberal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |