''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 15 de diciembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Durante los próximos 1.700 años todo Occidente pensará y vivirá según la manera catalana"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La nueva desigualdad

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Tuiteo y tuteo
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos


La victoria electoral del separatismo representaría simplemente, para Rajoy y los suyos, la vuelta al statu quo anterior. La continuación de esos cuarenta años de plomo.
Javier R. Portella

16 de noviembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA


Cuando, so pretexto de alzarlo a lo más alto, los dirigentes de un país logran hacerlo caer a lo más bajo, desgarrándolo, entre otras cosas, en dos partes irreconciliablemente opuestas, semejante país no puede recomponerse, es manifiesto, ni en las pocas semanas que van de aquí a las elecciones del 21 de diciembre, ni en los seis meses que habría podido durar, como máximo, la aplicación del artículo 155. En seis años se podría empezar a pensar, tal vez, en algo parecido a un comienzo de recomposición; pero sería preciso, para ello, que después de cuarenta años de constantes claudicaciones frente a las imposiciones separatistas, las cosas se llevaran a cabo de muy distinta y mucho más enérgica manera.

¿Cuál va a poder ser, en tales condiciones, el resultado de las próximas elecciones? Ciertos sondeos predicen la repetición, con escasa diferencia, de la actual mayoría secesionista. Otros anuncian una mayoría de los partidos unionistas; pero sería insuficiente para gobernar, quedando la llave en manos de los perroflautas de Podemos, bastante astutos como para presentar su secesionismo bajo un aspecto un poquitín menos insolente. La victoria de los unionistas, sin embargo, tampoco se puede excluir: lo determinante para ello será, sin duda, la movilización del electorado hasta ahora abstencionista.

Es posible que se produzca dicha movilización, dado el creciente hartazgo de una población que ha visto desaparecer sus posibilidades de prosperidad económica (más de 1.000 empresas ya han establecido su domicilio fiscal en otras regiones) y dada, sobre todo, la forma como la población catalano-española ha recuperado su impulso patriótico, el fervor por su doble identidad nacional que tan cruelmente se había echado en falta durante estos años de plomo. Como dicho impulso nunca fue fomentado por las autoridades españolas, siempre temerosas de indisponer a la oligarquía catalana con la que hacían y hacen tan buenas migas, ha sido necesario esperar que el independentismo llevara el país al borde mismo del precipicio —¡gracias le sean dadas!— para asistir al renacimiento del fervor patriótico en toda España.

También se empieza a observar cierto cansancio entre los independentistas. Así, después de la detención del gobierno golpista, tardaron bastante en lanzar sus hordas a la calle. Sólo lo hicieron el pasado sábado 11 de noviembre. Había, por supuesto, mucha gente, pero menos que otras veces, y menos, sobre todo que en las dos gigantescas manifestaciones a favor de España de estas últimas semanas (1 y 1,2 millones respectivamente frente a los 750.000 manifestantes que, según los organizadores, había el sábado, de modo que lo podemos dejar fácilmente en medio millón como máximo). Por otra parte, resultó un completo fracaso la “huegla general” decretada el 8 de noviembre por un “sindicato” ultraminoritario a cuyo frente se halla un antiguo terrorista de Terra Lliure que, habiendo cometido un asesinato, ha cumplido más de diez años de cárcel. Los abundantes retrasos y paros laborales que hubo aquel día se debieron a los sabotajes cometidos por grupúsculos de manifestantes que cortaron autopistas y vías férreas, sin que el Gobierno se atreviera a enviarles la policía, temeroso de que se le reprocharan los mismos “actos-de-inhumana-salvajería” (cuando sólo hubo dos heridos hospitalizados…) por los que la prensa del buenismo internacional atacó tan duramente a España con ocasión del referéndum ilegal del 1.º de octubre.

En suma, el próximo 21 de diciembre la victoria electoral de España (¡pobre España!, ¡hallarse en el brete de tener que competir en las urnas!) sigue siendo posible, pero esta victoria dista mucho de estar asegurada. ¿Por qué entonces ha tomado Rajoy el inmenso riesgo de convocar elecciones en un plazo tan breve? ¡Por la sencilla razón, faltaría más, de que, para él y los suyos, no hay nada que temer, no hay riesgo alguno!

La reconstitución, con o sin el concurso de Podemos, de un gobierno antiespañol (pero ya no “unilateralmente independentista”) no representaría ni para Rajoy ni para el conjunto de la oligarquía española la catástrofe que ello constituiría para un pueblo español cuya identidad, tanto en Cataluña como en las demás regiones, está conociendo actualmente un renacer. Puesto que, dada la actual situación, es impensable que los secesionistas vuelvan a plantear en lo inmediato la independencia pura y dura, su victoria electoral representaría simplemente, para Rajoy y los suyos, la vuelta al statu quo anterior: a estos cuarenta años de plomo que, para ellos, han constituido en realidad cuarenta años de rosas.

Es posible que algunas rosas suplementarias (o algunas toneladas de plomo) pudieran entonces, en forma, por ejemplo, de algo parecido a una de componenda confederal, ser volcadas en la misma cesta.

La cuestión sería entonces: ¿lo toleraría el pueblo español?

© Boulevard Voltaire.
Traducción del autor.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Víctor Laínez, ¡Presente!
2 SERTORIO
La nueva desigualdad
3 Las golfas-monjas
4 Tórtolos...
5 Autocentrar el desarrollo para poner fin a la mundialización neoliberal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |