''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 18 de julio de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
Eterno Franco

JAVIER R. PORTELLA
La neomojigatería

JESÚS LAÍNZ
El opio del pueblo
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Gramaticidios


El gobierno francés ha prohibido el uso en los textos oficiales de esa burrada gramatical a la que la miseria asnalfabética de los tiempos que corren ha dado en llamar lenguaje inclusivo.
Fernando Sánchez Dragó

29 de noviembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


La noticia de la semana no está en Cataluña, ni en Bruselas, ni en Caracas, ni en Damasco, ni en Pyongyang, ni en el maletín atómico de Trump... La noticia de la semana ha venido de París en la carlinga de la Red como si fuese uno de esos bebés envueltos en un hatillo que antes nos traían las cigüeñas. El gobierno francés, sumándose al veredicto formulado con anterioridad por la Academia de su país, ha prohibido el uso en los textos oficiales de esa burrada gramatical a la que la miseria asnalfabética de los tiempos que corren ha dado en llamar lenguaje inclusivo. O sea: ése -excluyente a más no poder- que con la coartada de atajar el machismo (flatus vocis multiuso similar al del término fascista) proscribe la universalidad del masculino neutro, ignora que éste, por definición, alude a todos los seres humanos, ya sean varones, ya mujeres, ya transexuales, ya eunucos, ya hermafroditas, y constriñe a decir sandeces tales como “todos y todas”, “los ciudadanos y las ciudadanas”, “los vascos y las vascas”, “los vecinos y vecinas del barrio”, “el/la abajo firmante” y así hasta el infinito. Los académicos franceses aseguran que escribir de tal modo equivale a poner fin a la historia de la literatura. Yo iría aún más lejos: con el lenguaje inclusivo, impuesto a golpes de demagogia, favoritismo, sectarismo, supremacismo e incultura por el movimiento feminista, que de inclusivo tiene poco, el homo sapiens retrocede al instante en que el simio bajó del árbol, se irguió, dejó de gruñir, acuñó el lenguaje articulado y empezó a hablar, o sea, a pensar. La Real Academia Española también condena el uso de tan grotesca y malsonante jerigonza por ir contra el principio de economía del idioma y obedecer a motivos extralingüísticos, pero nuestras instituciones, a diferencia de las del país vecino, no sólo miran, en el caso del gobierno central, hacia otra parte, sino que estimulan y propagan la barbarie léxica, morfológica, sintáctica y semántica a la que esta columna se refiere. Todo empezó cuando las feministas se empeñaron en sustituir el concepto de sexo por el de género. La RAE considera inadmisible semejante confusión y propone que se recurra, cuando las circunstancias lo exijan, a expresiones como “discriminación o violencia por razón de sexo”. Paradojas: el lenguaje inclusivo es un claro ejemplo de violencia gramatical. ¿De género? Pues sí: de género, digo, de sexo. Ruego a las autoridades que sigan el ejemplo de Macron.

© El Mundo


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 29 de noviembre de 2017

Otro gramaticidio

En la línea del artículo, con el que estoy totalmente de acuerdo. ¿Qué´diremos de las normas de la no tan nueva toponimia oficial castellana. Ahora hay que escribir Catalunya ( los catalanes en catalán escriben Espanya) escribir y mal pronunciar Lleida, Girona o A Coruña, ( En Lérida he visto rotaulado ´´Avinguda se Saragossa´´) y demás sandeces, aunque se diga y escriba ´´Londres´´ y no London; Turín y no Torino, Ginebra y no Gneve. En fin la ignorancia de muchos nuestros políticos, o su imbecilidad que es peor, no tiene límites

# Publicado por: J. A. Martinez (MADRID)
miércoles, 29 de noviembre de 2017

MULTIPLICIDAD.-

Nuestros políticos, escasos de materia gris y de reaños culturales, en aras de una democracia expansiva, desprecian un tema baladí co mo es el cuidado de nuestra gramática, de nuestro lenguaje y, en definitiva, de la pobre educación que profesamos, admitiendo sin tapujos el uso del llamado lenguaje inclusivo. Esa tontería no tiene carga política, que cada cual use la gramática a su gusto, porque nosotros estamos a otros menesteres, cuales son el cuidado del partido al que pertenecemos, el mantener nuestro estatus, el evitar que otros se inmiscuyan en los tejemanejes internos en los que estamos inmersos y mostrar nuestra mejor cara ante la próxima controversia legal.


# Publicado por: ROBOLMO (Alceda)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Fernando Sánchez Dragó
La edad de la penumbra
Cuando París fue una fiesta
´Spasiba´, señor Putin
Mujer contra mujer
Ley Bozal
Un gallo para Asclepio
[email protected] [email protected]
Lo mejor ya ha pasado
Tuiteo y tuteo
De Expaña a España
Juan y Medio
¡A mí la Legión!
Tienen miedo
El hombre sin atributos
Dos millones menos uno
Y ya es una puta
La guerra de las Galias
Perderéis como en el 36
La pansexualidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 JAVIER R. PORTELLA
La neomojigatería
2 «No» no es «no»
3 CATHERINE VINCENT
Los robots van a modificar la psicología humana
4 SERTORIO
Eterno Franco



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |