''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 23 de octubre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
Los retos de VOX

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)

JAVIER R. PORTELLA
VOX, la voz y el huracán
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Ganó Ciudadanos, pero seguirá la antiEspaña en el poder

Quien siembra vientos recoge tempestades


¿Permitirá el pueblo español, ese pueblo tan hidalgo, tan digno antaño, seguir siendo pisoteado en su dignidad más íntima?
Javier R. Portella

22 de diciembre de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


Y si, encima, el barco que navega en la tempestad está podrido en su estructura misma, el resultado es fácilmente imaginable. ¡Y todavía se hacían –nos hacíamos– ilusiones! ¡Y todavía se confiaba en las medidas que pudiera emprender el partido provocativamente denominado “popular”! ¡Y todavía atravesaba el aire como la ilusión, la esperanza, de que ganar, ganar… quizá no, pero tampoco una vuelta sin más a la situación de antes del golpe de Estado!

Los vientos que conducen a las tempestades no son otros, por supuesto, que los que el Régimen del 78 ha estado empecinadamente sembrando durante esos cuarenta años de opresión lingüística, cultural y política que ha acabado conduciendo a que España desapareciera del corazón de la mitad de los catalanes. ¿Desapareciera de su corazón? ¡Si al menos hubiera desaparecido!… Pero no. España sigue anclada en lo más hondo de ese corazón y de su hiel: envuelta entre estertores de resentimiento y escupitajos de odio. Y ante sentimientos de tal naturaleza, nada se puede. Nada pueden ni nuestros dos mil años de historia compartida, ni nuestra entrañable lengua común, ni la imposibilidad de mantener un país roto en dos mitades casi simétricas, ni el hecho de que todas las principales empresas se hayan largado de Cataluña, ni que el turismo haya caído a un 25%, ni cualquier motivo o razón. Sólo una furia desmesurada, sólo una hybris incontenible (como llamaban los griegos a lo que consideraban el principal mal que afecta a los mortales) mueve a la mitad de ese pueblo que también se caracteriza –paradójicamente– por esa pusilanimidad alicorta denominada seny.

¿Nada se puede contra semejante estado de espíritu? ¡Oh, sí, se pueden muchas cosas! Pero entre ellas no figura ciertamente la convocatoria de comicios electorales tres meses después, tan sólo, de haber hecho como que se tomaban las riendas del poder autonómico. Máxime cuando, en realidad, nada se ha tomado: ni siquiera la palabra y la imagen escupida desde las ondas de una televisión autonómica que ha seguido haciendo, junto con todos los demás medios, constante campaña secesionista.

Y si en lugar de tres meses hubieran sido tres los años de aplicación —real, no ficticia— del artículo 155, ¿habría ello cambiado algo esencial? No, tampoco. La furia chovinista, patriotera –la negación misma de la idea de patria– no se erradica de un día para otro. El propio separatismo, a través de una larga, tenaz, paciente labor propiamente metapolítica (desplegada en escuelas, medios de comunicación, agrupaciones asociativas…) ha tardado décadas en alumbrar el gran incendio del que vive. Décadas, por tanto, de remodelación espiritual, décadas de un trabajo educativo tan inteligente como bien elaborado, décadas del más fructífero trabajo metapolítico (ya sea desde la iniciativa privada o desde la publica) serán pues necesarias para que amainen las tempestades que los vientos del consentimiento y de la claudicación han sembrado.

Nada de ello, sin embargo, se hará. La limitación mental, espiritual, de nuestras élites –incluidos Ciudadanos: ¡los primeros en exigir esas apresuradas elecciones que les han dado la más pírrica de las victorias– hace que esa gente no vea más allá de sus narices. No tienen otra perspectiva que la de los resultados prácticos, tangibles, inmediatos. Económicos, sobre todo. ¿O por qué os creéis, amigos, que el Registrador de la Propiedad asentado en la Moncloa aplicó con tanta mansedumbre los medios que la ley le ofrecía para derrotar políticamente de una vez por todas el separatismo antiespañol? ¡Por una sencilla razón: nunca tuvo la menor intención de derrotarlo!

Todo lo que quería —él y el conjunto de la oligarquía— era evitar la Declaración Unilateral de Independencia (¡quedaba tan feo entre los magnates extranjeros!) a fin de volver a una situación anterior cuyos trapicheos, pasteleos y componendas les convenían estupendamente.

Y les seguirán conviniendo. Y los seguirán desarrollando. E irán aumentando las concesiones y pleitesías: cupo fiscal, reducción de lo poco que queda de España a una cáscara que denominan “federal” cuando quieren decir “confederal”, etcétera.

Ocurre, sin embargo, que mientras tanto ha surgido una novedad: el pueblo español, ante el inminente riesgo de perder una parte de su carne y de su sangre, ha acabado despertando después de tantas décadas de letargo. ¿Permitirá ese pueblo tan hidalgo, tan digno antaño, seguir siendo pisoteado en su dignidad más íntima? He ahí la cuestión.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 24 de diciembre de 2017

Charnegos

No hay que olvidar que muchos de los separatistas, o antiespañolistas más furibundos son los charnegos o hijos de charnegos, es decir aquellos cuyos abuelos o tal vez padres pertenecesn a la Espanya que ens roba´´ es decir según ellos mismos, son hijos de ladrones y se sienten en el deber de hacérselo perdonar.

# Publicado por: J.A. Martínez (MADRID)
sábado, 23 de diciembre de 2017

Regionalismo

Todo el nacionalismo secesionista catalán puede cambiarse en cuestión de un año de suspensión autonómica -con una conveniente pedagogía- en un bonito y folklórico nacionalismo regionalista; sardanas, castellers, senyera, Moreneta, Barsa-Madrid, encuentros culturales con el Rosellón, encuentros gastronómicos, seminarios Dalí y Josep Pla Tampoco estaría mal una valencianización de Cataluña, e incluso una arogonesización, recuperando los tiempos gloriosos de la Corona. invitando a delegaciones napolitanas, sicilianas y genovesas y ya que la izquierda catalana es tan favorable a la islamización, pues hacer hermanamientos con Túnez, que también fue parte de la Corona. Recuperar la Grandeur, vamos...

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
VOX, la voz y el huracán
El "populismo de izquierdas"… y el de derechas
Los engaños y la política
Franco está de vuelta
La gran sustitución
La neomojigatería
Dios, dioses y mitos
Ya están aquí
El cristianismo y la destrucción del mundo clásico
El libertinaje, lo sagrado y lo hortera
El artebasura contemporáneo
Cataluña, Europa, la nación y la región
El doble rostro de Mayo del 68
Retirada una obra maestra. Mujeres bellas y desnudas expresan concupiscencia en su mirada
¡Viva Tabarnia, libre y española!
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Venezolanos
José Vicente Pascual
1 EMMA NOGUEIRO
Tenemos que hablar de muchas cosas: "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío"
2 ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (V)
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve el alcalde de Móstoles
4 JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ
Los ´fachas´ de VOX y el Banco Mundial
5 PIERRE FOUQUES
Italia: el asombroso abrazo de dos populismos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |