''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 12 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos

SERTORIO
Contra Popper (y II)

JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Patada en los huevos

BEATRIZ VILLACAÑAS
Paseo con Virgilio

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (y VII)

ALAIN DE BENOIST
Halloween, Samain, Fiesta de Todos los Santos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Año nuevo, Cataluña nueva

¡Viva Tabarnia, libre y española!

También se destaca en el mapa el valle pirenaico de Arán, comarca que, hablando además un dialecto propio, rechaza independizarse de España.

Pagando a los secesionistas con su misma moneda, lo que hace el proyecto Tabarnia es segar simple y llanamente la hierba bajo sus pies. No va a quedar ni una brizna.
Javier R. Portella

1 de enero de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JAVIER R. PORTELLA


Todo empezó como una broma, grandiosa, desopilante. Seguro que hasta los independentistas se reían de la gracia. “Mira, mira, amb què surten ara els putos espanyols! Ja, ja, ja”. Ahora, en cambio, ya están empezando a ponerse nerviosos.

Aunque ya casi todo el mundo sabe en España qué es eso de Tabarnia, bueno será recordarlo, sobre todo para nuestros amigos del otro lado del Atlántico, los cuales, dicho sea de paso, están siguiendo cada vez más en mayor número este periódico. Y ello, pese a toda la tabarra que les estamos dando con la cuestión del secesionismo catalán.

Como se puede ver en el mapa, Tabarnia es el conjunto de la principal parte de las provincias de Tarragona y Barcelona, incluida por supuesto la capital (de ahí el acrónimo), un conjunto de diez comarcas que se caracterizan por tres pequeños detalles: son la parte más poblada, la más rica y productiva y la más decididamente española de Cataluña. Las cifras son rotundas: 5.612.802 son los habitantes de Tabarnia, frente a los 1.828.374 del resto de Cataluña (la Cataluña rural, a la que se conoce en broma con el nombre de Catatonia). En las elecciones del pasado 21 de diciembre el voto de los tabarneses (gentilicio que, por cierto, la Real Academia Española de la Lengua ya ha aprobado) fue a parar mayoritariamente a los partidos unionistas, y muy en particular a Ciudadanos.

Con tales datos en la mano, un pequeño grupo de gente se puso, desde 2012, a darle vueltas al asunto que ahora ha estallado con la desbordante fuerza con la que irrumpe la historia cuando se ponen a rugir los generalmente apagados, herrumbrosos engranajes del mundo. “Tabarnia” ya ha sido trending topic mundial en Twitter, las Redes Sociales se han desbordado (sin Internet nada de esto sería posible) y 200.000 catalanes ya hemos firmado una solicitud en favor del más novedoso, original… y maquiavélico de los proyectos: el consistente en que, separándose del resto de Cataluña —pero en absoluto de España—, Tabarnia constituya una nueva Comunidad Autónoma dentro del Reino.

Los independentistas, ¿no querían tanto el derecho a decidir? ¡Pues ahí lo tienen! Un derecho a decidir que, en este caso, es totalmente legal y cuyo objetivo —la remodelación de una entidad administrativa— está claramente contemplado en el artículo 144 de la Constitución. Un derecho a decidir que, pagando a los secesionistas con su misma moneda, lo que hace es segar simple y llanamente la hierba bajo sus pies. No va a quedar ni una brizna. ¿Qué podrán hacer el día en que —así lo quieran los dioses— Tabarnia se independice de la plaga independentista? Perdida la capital —la joya de la corona—, privados de la parte simbólica y económicamente más importante de Cataluña, reducidos a sus despojos —despojos cuyos paisajes, es cierto, son de una belleza sublime, y se me parte el corazón por tener que abandonárselos—, ¿qué podrían hacer entonces los separatistas? ¿Seguir encenegando hasta el fin de los días la sola Cataluña rural que les es adicta? ¡Ridículo! No les quedaría más remedio que arrojar la toalla.

Sí, es cierto, desde el punto de los principios todo esto es una completa aberración. Tienen razón los amigos de Somatemps: desde el punto de vista tanto histórico como identitario, el proyecto Tabarnia carece de toda base, de toda justificación. Olvidan, sin embargo, que aquí estamos en política y no discutiendo de principios teóricos o éticos. Por supuesto que Tabarnia no es en absoluto la solución ideal. Lo es tanto menos cuanto que la configuración del nuevo régimen autonómico sería acendradamente liberalo-individualista e inmigracionista-globalista —exactamente igual, desde este punto de vista, que bajo los independentistas. Sí, es cierto, Tabarnia no es la solución ideal, pero es la única posible. Y la política, amigos, es ese arte de lo posible (ya lo explicaba un cierto Maquiavelo) en el que resulta aberrante —suicida, en realidad— proclamar grandes objetivos cuando se carece de toda posibilidad de ponerlos en práctica.

Una de dos, que aquí no hay tres. O bien la solución Tabarnia, la única que puede conseguir, frente a la Cataluña adusta y cerril, una Barcelona y una Tarragona jubilosas, alegres, rompedoras, españolas, taurinas, libertinas... (cosa, esta última, que es la negación misma de la cutrez grosera y vulgar que predican y practican las nenas y nenes de la CUP). O bien, si no se acepta Tabarnia, seguir con lo mismo y los mismos. Con el mismo cáncer. Hasta que haga metástasis. Hasta que acabe con Cataluña —y con España. Sí, ya sé, otra solución sería deseable: aplicar a fondo, dejándose de tibiezas, todas las posibilidades que ofrece el Estado de derecho. Y puesto que los secesionistas han roto sobradamente la baraja, no permitirles seguir jugando al mismo juego y haciendo las mismas trampas; ponerlos ahí donde ellos mismos se han puesto: fuera de la ley. Tanto a ellos mismos como a sus medios: a sus TV3, a sus radios, a sus escuelas… Pero eso, desengañémonos, ningún “constitucionalista” tiene la menor intención de hacerlo, y eso jamás se hará.

Hablando de “constitucionalistas”, ¿cómo van a reaccionar ante el fenómeno Tabarnia? La pregunta es crucial porque es ahí donde todo se va a jugar. O bien apoyan y juegan el juego tabarnés, o de lo contrario… De momento, el PP y el PSOE no han dicho esta boca es mía. Ciudadanos, en cambio, sí se ha manifestado: sin apoyar abiertamente el proyecto (hubiese sido, desde luego, prematuro), pero sin criticarlo tampoco en modo alguno. Así reza el tweet que envió Inés Arrimadas: “Lo de Tabarnia es una ocurrencia que pone al independentismo ante el espejo de sus propias contradicciones y de la fragilidad de sus argumentos. Es muy significativo lo nerviosos que se han puesto algunos.”

Y, mientras tanto, pese a que ya se celebraron las elecciones catalanas, pese a que el procés está de momento liquidado, pese a que la cuestión catalana ha dejado de ser la principal por no decir la única cuestión de la actualidad, pese a todo ello la bandera española sigue izada, ondeando en un extraordinario número de ventanas y balcones de Madrid.

Habrá pronto que colgar a su lado, solidariamente, la bandera de Tabarnia. Ésta.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 2 de enero de 2018

solución?

En mi opinión, sí que podría ser una solución original para taparles la boca a los independentistas. Lo que ocurre es que, como muy bien indica Vd., D. Javier, el PP y el PSOE no se han definido y, mucho me temo, no se definirán jamás. Yo creo que, en realidad, la culpa principal de la tendencia actual al independentismo loa tienen ellos por favorecer todo tipo de negociaciones y chantajes bajo cuerda, y, desgraciadamente todo seguirá igual mientras existan las autonomías.

# Publicado por: Blanca Rodríguez (Huelva)
lunes, 1 de enero de 2018

José Antonio y Cataluña

Desde Argentina, con afecto:
´´Nosotros amamos a Cataluña por española, y porque amamos a Cataluña la queremos más española cada vez, como al país vasco, como a las demás regiones. Simplemente por eso porque nosotros entendemos que una nación no es meramente el atractivo de la tierra donde nacimos, no es esa emoción directa y sentimental que sentimos todos en la proximidad de nuestro terruño, sino, que una nación es una unidad en lo universal, es el grado a que se remonta un pueblo cuando cumple un destino universal en la Historia. Por eso, porque España cumplió sus destinos universales cuando estuvieron juntos todos sus pueblos, porque España fue nación hacia fuera, que es como se es de veras nación, cuando los almirantes vascos recorrían los mares del mundo en las naves de Castilla, cuando los catalanes admirables conquistaban el Mediterráneo unidos en naves de Aragón, porque nosotros entendemos eso así, queremos que todos los pueblos de España sientan, no ya el patriotismo elemental con que nos tira la tierra, sino el patriotismo´ de la misión, el patriotismo de lo trascendental, el patriotismo de la gran España´´ (José Antonio)

# Publicado por: Diego A. Ibarra (Bella Vista, Bs.As., Argentina)
lunes, 1 de enero de 2018

Dos Cataluñas

Tabarnia y Tractoria.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
lunes, 1 de enero de 2018

Base histórica

Feliz 2018!!!
Catatonia, Catetonia
Tabarnia, Hispania Tarraconensis¿cómo que no tiene base histórica?

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
La opción "iliberal" de los países excomunistas
El mismo número de horas de árabe y español en escuelas catalanas
¡Ay de los puros!
VOX, la voz y el huracán
El "populismo de izquierdas"… y el de derechas
Los engaños y la política
Franco está de vuelta
La gran sustitución
La neomojigatería
Dios, dioses y mitos
Ya están aquí
El cristianismo y la destrucción del mundo clásico
El libertinaje, lo sagrado y lo hortera
El artebasura contemporáneo
Cataluña, Europa, la nación y la región
El doble rostro de Mayo del 68
Retirada una obra maestra. Mujeres bellas y desnudas expresan concupiscencia en su mirada
Quien siembra vientos recoge tempestades
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
100 años: 100 millones de muertos. Y una paradoja de por medio
¿Qué demonios estuvieron (o están) trapicheando?
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ELMANIFIESTO.COM
Cabra, 1938: el Guernica de la República
2 JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas
3 SERTORIO
Contra Popper (y II)
4 VIKTOR ORBÁN
Ardiente defensa de la Europa de las naciones
5 FÉLIX MORÈS
La vanguardia carolingia en Europa



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |