''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 16 de noviembre de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La idiotez del «lenguaje "inclusive"»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

¿QUIÉN DESEAS QUE GANE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?
PSOE
VOX
Unidxs Podemos
PP
Ciudadanos


SERTORIO
El Mariscal

JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza

JAVIER R. PORTELLA
La opción "iliberal" de los países excomunistas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Patada en los huevos

BEATRIZ VILLACAÑAS
Paseo con Virgilio

ADRIANO ERRIGUEL
Deconstrucción de la izquierda posmoderna (y VII)

ALAIN DE BENOIST
Halloween, Samain, Fiesta de Todos los Santos
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Ideas para una reforma de la Constitución


Así se titula el documento elaborado por un grupo de catedráticos de Derecho Constitucional y Administrativo, entre los que se encuentra Francesc de Carreras, fundador e ideólogo de Ciudadanos.
Jesús Laínz

22 de enero de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

JESÚS LAÍNZ


Así se titula el documento elaborado por un grupo de catedráticos de Derecho Constitucional y Administrativo, entre ellos Santiago Muñoz Machado, Eliseo Aja y Francesc de Carreras, fundador e ideólogo de Ciudadanos. Merece la pena echarle un vistazo para ir vislumbrando el 
futuro constitucional de España tras las elecciones catalanas.

Ya desde las primeras líneas sus autores parten de un gravísimo error: constatar la "existencia de un conflicto político que debe ser abordado". Exactamente la misma idea y las mismas palabras con las que ETA y sus acompañantes llevan más de medio siglo justificando sus crímenes: un conflicto político previo (la invasión del País Vasco por Franco y la subsiguiente presencia de fuerzas de ocupación) que les obliga a asesinar a los enemigos de la patria. Dar por cierto el trampantojo del conflicto demuestra una sorprendente confusión entre los conceptos de causa y consecuencia: el conflicto no es la causa de la aparición de unos separatistas que habrían llegado para resolverlo, sino la consecuencia del régimen totalitario instaurado en Cataluña por esos separatistas gracias a la parálisis de los tres poderes del Estado durante cuarenta años. La aparición de los separatistas a finales del siglo XIX respondió a causas variadas y complejas que no tenemos tiempo de tratar aquí, pero desde luego no se debió a la existencia de ningún conflicto entre España y Cataluña.

A continuación afirman que no se puede mantener el statu quo. Es cierto: la permanente inestabilidad de España, provocada por la inagotable presión de los separatistas, tiene que ser resuelta de una vez. Pero ¿por qué no empezar por aplicar con todas las consecuencias una Constitución inaplicada y vulnerada desde su mismo nacimiento? ¿Por qué modificarla sin haber podido comprobar cómo funciona, incluido ese artículo 155 aplicado maliciosamente por Rajoy precisamente para engañar a los españoles evitando su aplicación de verdad?

Y como no se puede mantener el statu quo, los autores de este documento deducen que hay que introducir cambios en el modelo territorial. Cierto también. Pero ¿por qué ha de ser necesariamente en la dirección marcada por los minoritarios separatistas y no en la marcada por la mayoría de los españoles? ¿Acaso nos encontramos ante un clamor popular en toda España para descentralizar aún más la administración? ¿O más bien ante unos españoles crecientemente hartos del Estado de las Autonomías?

Afirman después que "el movimiento secesionista en Cataluña, como antes en el País Vasco con el Plan Ibarretxe, se refuerza por los problemas no resueltos del Estado autonómico". Pero ¿se puede sostener seriamente que las quejas de los separatistas provienen del funcionamiento defectuoso de las instituciones? Aunque funcionaran a la perfección, ¿desaparecería el ansia de secesión inoculada totalitariamente a los catalanes desde el parvulario hasta la tumba? ¿Acaso esos "problemas no resueltos" no son más que las aspiraciones todavía no satisfechas de los separatistas? Lo que éstos desean no es modificar la técnica de reparto de las competencias entre Estado y Comunidades Autónomas, o las condiciones financieras y tributarias, o cualquier otra reforma del Estado autonómico, sino romper para siempre su carné de identidad español. La hinchazón identitaria no se baja con detalles administrativos.

Los autores del documento tienen por axioma que "la reforma del modelo territorial deberá hacerse en la línea de los sistemas federales". Pero ¿en qué texto, sagrado o profano, humano o revelado, está escrito que tenga que ser necesariamente así y no pueda hacerse en la línea de los sistemas unitarios? Por ejemplo, ya que hemos experimentado durante cuarenta años con el descentralizadísimo Estado autonómico, con las gozosas consecuencias por todos conocidas, ¿por qué no experimentamos ahora con otro tipo de organización, por ejemplo limitando las competencias regionales a las meramente administrativas y eliminando los carísimos, superfluos y feudales gobiernos y parlamentos autonómicos?

También hacen hincapié en las reformas constitucionales que habrán de centrarse en Cataluña, destinadas a cuestiones identitarias: en concreto, la lengua llamada "propia" y el derecho civil catalán. Pero, como ellos mismos admiten pocas líneas después, estos "hechos diferenciales" ya están reconocidos en la Constitución, y concretados y desarrollados estatutariamente. No se comprende bien, por lo tanto, que haya algo más que reivindicar por parte de los catalanes o que reconocer por parte del Estado. ¿Hay más singularidades catalanas necesitadas de proclamación y reconocimiento? ¿Cuáles? ¿De qué tipo? ¿Moral? ¿Espiritual? ¿Antropológico? ¿Metafísico? Es más, lo que no está reconocido en Cataluña es tanto el hecho de que la lengua materna de la mayoría de los catalanes es la española como los derechos lingüísticos de esa mayoría, escandalosamente pisoteados contra todo tipo de legislación nacional e internacional.

Pero lo más preocupante de todo es que, sabedores de que la mayoría de los españoles no aprobarían estas reformas constitucionales con su voto, los catedráticos proponen realizarlas mediante la incorporación de una disposición adicional específica para Cataluña, lo que evitaría modificar el artículo 2º de la Constitución y, por lo tanto, el paso por las urnas. Es decir, un sigiloso robo a la soberanía nacional.

Finalmente, no hay que olvidar que todo esto, al igual que otras propuestas y declaraciones en la misma dirección, se plantea tras haber perpetrado los gobernantes separatistas un golpe de Estado queno acabó a hostias por milagrito del Niño Jesús. Por lo visto, ahora toca premiarles.

© Libertad Digital


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 22 de enero de 2018

Ligeras reformas

1. Disolución de la comunidades autónomas.
2. Establecimiento de la pena capital y de la cadena perpetua.
3. Jefatura del Estado en forma de monarquía parlamentaria pero sometida a referéndum cada 15 años. Un buen monarca-Jefe del Estado (como es el caso actual) no tendría ningún problema en ganar referéndum tras referéndum.
4. Meter a todos los del cine español en un estadio de fútbol. Para que rueden un documental sobre el balompié.
5. Legalidad para portar armas cortas de fuego, como en Yankilandia.
7. Obligación de la población no blanca de esterilizarse.

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
lunes, 22 de enero de 2018

DEMOCRACIA FORMAL NO PARTIDOCRACIA


Primero.
Se disuelve el parlamento.
Se anula el congreso, el senado y demás abrevaderos.
Se deja al rey suspendido ingrávido como está y ya se verá.
Se deroga ´´la constitución tan buena y democrática que nos hemos dado´´. Así se llega a un periodo de libertad colectiva.
Después.
Desaparece TODO TIPO de subvención por parte del estado a cualquier tipo de forma política, gubernamental o no gubernamental.
Se convocan elecciones a cortes constituyentes. Se abre un proceso constituyente en el que se proponen TODAS las alternativas constitucionales.
Se vota.
Se decide.
Se determinan los distritos electorales a los que se presentan diputados que tendrán mandato imperativo de sus electores: adiós al robo, a los sobres y la corrupción; a las puertas giratorias; a las empresas estatales; a las malditas ONGs de las niñas pijas burguesas y demás chusma que no trabaja.
Se disuelve el parlamento y se convocan elecciones legislativas sin ningún tipo de subvención del estado, a pelo; el que quiera peces que se moje el culo.
Los elegidos determinan el TIPO y el TAMAÑO del estado.
Se convocan elecciones para elegir al presidente que formará gobierno a doble vuelta igualmente sin subvención por parte del estado.
De esta forma SE SEPARAN LOS PODERES. El legislativo controla al ejecutivo y viceversa. Adiós a la corrupción, al nepotismo, a la plutocracia, nosotros los electores somos los soberanos. FACIL


# Publicado por: el Blues (Madriz)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
Versalles o la venganza
El opio del pueblo
Parsifal en Zaragoza
La revolución era esto
El abandono de la razón
¡Feliz lo que sea!
Del duque de Alba a Rajoy, pasando por Franco
¿Está Carles? Que se ponga
Jalogüín
La juventud domada
El juramento de Felipe V que Felipe V nunca juró
No hay nada que negociar con Cataluña
La guerra que Occidente no podrá ganar
"El engeniosu jidalgu don Quijoti la Mancha"
Ríos de sangre
El mito de la España de las Tres Culturas
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Osadía
José Vicente Pascual
1 SERTORIO
1918
2 OLIVIER MAULIN
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: contra los derechos de los pueblos
3 JESÚS LAÍNZ
Versalles o la venganza
4 .
El único museo de toda Europa dedicado al arte figurativo
5 SERTORIO
El Mariscal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |