''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 16 de agosto de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Neoantifranquistas

ALBERTO BUELA
Contradicciones de la sociedad opulenta

SERTORIO
Por la caridad entra la peste

JAVIER R. PORTELLA
La gran sustitución
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El peligroso oficio de historiador

Año de Gracia de 2018: nuevos Calvinos esperan a nuevos Servets.

Al paso que vamos, escribir sobre temas históricos en el siglo XXI va a resultar tan peliagudo como discutir de teología en el XVI.
Sertorio

12 de febrero de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

SERTORIO


Al paso que vamos, escribir sobre temas históricos en el siglo XXI va a resultar tan peliagudo como discutir de teología en el XVI. Uno no entiende muy bien por qué unos sucesos que pasaron hace casi ochenta años suscitan semejantes desafueros legales. Resulta que en 1950 o en 1960, con los protagonistas de los hechos bien vivos, con los supervivientes en plena madurez y con las heridas aún abiertas, era mucho más fácil y menos arriesgado penalmente tratar de la Segunda Guerra Mundial o de la Guerra Civil que hoy en día, cuando apenas quedan supervivientes de aquello y nadie por debajo de los setenta guarda algún recuerdo de los acontecimientos. Sin embargo, los inquisidores no paran de hablar de las víctimas y de su derecho a la memoria y al respeto, algo que nadie discute. Pero, al parecer, el derecho a la libertad de expresión y de pensamiento, a la libre interpretación de los hechos históricos ocurridos entre 1917 y 1945, no goza de semejante consideración (y no sólo en eso: véanse también los dogmas de la ideología de género) y es tan arriesgado ser un heterodoxo in historicis como lo era, en 1550, negar la Trinidad o la Transubstanciación. Cualquier denuncia de un colectivo victimista o cualquier ley de un gobierno con ínfulas de historiador puede dar con el imprudente en la cárcel. ¡Ay de quien "ofenda"! Como si la libertad de pensamiento no consistiera, precisamente, en permitir que se expresen las ideas que no nos gustan, que detestamos, que nos ofenden.

Año de Gracia de 2018: nuevos Calvinos esperan a nuevos Servets.

¿Nos hemos vuelto locos?

Una serie de fenómenos puede explicar en parte esta psicosis historiográfica, una más de las aberraciones por la que será recordada nuestra era. Si nos fijamos en el caso de la nueva ley polaca –que condena a tres años de cárcel al que afirme que los Lagern alemanes eran "polacos" o que colaboracionistas de esa nacionalidad ayudaron a los criminales Einsatzgruppen nazis–, vemos un afán nominalista por dominar el lenguaje y así callar lo que no pueden ocultar los documentos y testimonios fehacientes de los testigos que vivieron aquellos sucesos. Da igual la verdad, lo importante es afirmar una tesis política sin contradicción pública posible mediante el control del lenguaje, en especial de los gentilicios. No es nuevo para Polonia; hasta los años noventa, la masacre de Katyn fue alemana y Piotr Soprunienko, el jefe del NKVD que dirigió la operación, se paseaba tranquilamente por la URSS como un venerable jubilado, igual que su colega Santiago Carrillo en la España del juez Garzón, presunto azote de genocidas.

El mismo espíritu alienta en la nueva Ley de Memoria Histórica que pretende imponer el PSOE con la complicidad de todo el arco parlamentario, PP incluido, por supuesto. Cuando se apruebe, será un delito duramente penado sacar a la luz los hechos criminales del Frente Popular o mencionar la ayuda que la España de Franco proporcionó a los judíos europeos (¿nunca se han preguntado los progres de cátedra y sinecura por qué los hebreos escapaban hacia la España franquista, supuestamente antisemita y filonazi?). Negar la historia sagrada es el delito, da igual la honradez y documentación del historiador. Cuanta mayor calidad tenga su crítica, más culpable será. No se trata de enjuiciar una obra humanística, sino una herejía teológica. De hecho, algunos genocidios, siempre que sean de izquierdas, pueden ser excusables o, en todo caso, se les considera excesos o un inevitable coste humano. Así, Lenin, Stalin, Trotski o Mao son elogiados, editados y homenajeados sin que la sensible epidermis de los demócratas se resienta y sin que nadie encarcele, hostigue o proscriba a sus partidarios, muchos de ellos sentados en bien pagadas cátedras.  

Exponer los hechos será más grave que falsearlos porque lo que se quiere no es Historia, que es un intento de explicar el pasado siempre abierto a discusión, que no es una ciencia, sino una técnica, un arte condicionado por la inevitable subjetividad del historiador. Lo que el régimen quiere es Memoria, una justificación providencialista de su existencia cimentada en un pasado nefasto que hay que exorcizar. Un cuento de buenos y malos donde se demoniza al adversario y el verdugo se disfraza de víctima; quien pretenda, simplemente, humanizar o explicar los móviles del malo es un hereje, un fascista, un criminal. No hay discusión ni debate, sólo quema de libros, cárcel y muerte civil del heresiarca. Esto tampoco es algo nuevo: en la Inglaterra protestante de los siglos XVI y XVII se difundieron muchísimo obras como el Acts and Monuments de John Foxe, más conocida como Foxe's Book of Martyrs, de 1563, que acababan siendo expuestas y leídas en las iglesias para edificación de los fieles y formación del espíritu nacional. Por supuesto, libros como éste justificaban las persecuciones de los católicos y las ejecuciones salvajes de los papistas que tuvieron su apogeo en el reinado de Isabel, pero que no pararon hasta después de Cromwell. Del terror sufrido por los adversarios de la Reforma en Inglaterra no se ocupó nadie en las islas hasta el siglo XIX. Era política y teológicamente incorrecto.

Los regímenes plutocráticos que padecemos están sufriendo un giro totalitario, auspiciado por Bruselas, que impone una historia oficial de cada país con tintes estalinianos. La izquierda extrema no puede encontrar un campo mejor abonado para sus instintos inquisitoriales. La colusión de capitalistas maltusianos y postmarxistas académicos, en la que seguiremos insistiendo siempre, busca una sociedad global, sin identidad, unipolar, americanocéntrica, que no tolera alternativas y con una sola religión sin Dios y sin alma: la democracia, versión moderna del culto de Mammón, la gran igualadora, la enemiga de la diferencia, de la individuación, de la excelencia: el credo del rebaño. Por eso necesita una verdad histórica indiscutible, que legitime adversus haereses el actual estado de cosas y condene cualquier visión diferente. Sobre todo, hay que aniquilar aquella que favorece la individualidad de los pueblos y el recuerdo de su perdida soberanía: el malvado nacionalismo, enemigo schmittiano de la oligarquía mundial. El problema es que hay que contar con un monopolio de los medios de comunicación y con un asentimiento pasivo que ya no es tan fácil de obtener como en el siglo XVI. ¿Por qué? Porque las autopistas de la información tienen difícil control y porque una curiosa costumbre está pasando de padres a hijos en la Europa sometida a los poderes financieros. Hay una verdad compulsiva, oficial y académica, a la que todos asienten si no quieren ver destruida su vida civil. Y, luego, hay una verdad privada, opuesta por completo a la académica, que la gente se guarda para sí y para los suyos. En España empezamos a valorar el silencio como fuente de seguridad. Mala cosa.

Eppur... el escepticismo respecto a las historias oficiales crece. Basta con observar el éxito que tienen todas las obras heterodoxas que todavía se pueden leer y que venden muchos más ejemplares que las de los académicos del régimen. A estas alturas, con lo que ahora sabemos, ¿podemos seguir llamando buenos a los que diezmaron desde el aire a la población civil alemana, japonesa o vietnamita? ¿Y qué decir de la agresión a Irak, patroneada por el cuarteto de las Azores y justificada con vergonzosas mentiras? ¿Algún tribunal internacional ha juzgado a los demócratas como Madeleine Albright, que mataron de hambre y enfermedades a los niños iraquíes tras el embargo americano de 1991, multiplicando por tres la mortalidad entre los menores de cinco años y dejando desnutrida al 60% de la población infantil? ¿O los bombardeos de Libia efectuados por Sarkozy, que no han traído precisamente la democracia a esa nación? Los hechos son tozudos y la "superioridad moral" de las plutocracias no queda bien parada con ellos. Ahora, en vísperas de nuevas y más peligrosas agresiones, hay que rearmarse otra vez. Y no sólo con misiles. También con historias que justifiquen nuevas masacres y les otorguen un propósito moral.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 13 de febrero de 2018

a las catacumbas

Yo más que en la trena, creo que las catacumbas serán los lugares donde concurrir la gente pensante. Vamos a una situación igual o peor que los cristianos del antiguo imperio romano.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
lunes, 12 de febrero de 2018

Siempre nos quedará...

Me quedo con ´´la verdad privada´´
O los libros impresos en París....

# Publicado por: Puig (Valencia)
lunes, 12 de febrero de 2018

el gulagcito de sánchez

Estimado Derechón:
Tal y como va la cosa, la cárcel se volverá un lugar muy interesante, un animadísimo centro cultural. Vamos todos a disfrutar de un magníficas tertulias por cuenta del Estado: ¡Puede uno tener de compañero de celda a Stanley Payne!
Alcalá-Meco será la nueva tertulia de Pombo.
No en vano, el penal siempre ha sido un lugar donde se ha escrito y pensado muy bien.
¡Nos vemos en la trena!


# Publicado por: sertorio (cáceres)
lunes, 12 de febrero de 2018

Si Herodoto levantara la cabeza...

Jajaja!!! Sertorio, seguro que cuando te licenciaste no te imaginabas que ejerciendo la profesión de Herodoto te jugabas la trena. ¡Allí nos veremos todos! ¡Salud!

# Publicado por: Derechón (Aranjuez)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
Por la caridad entra la peste
Evil white males
Macroncitos
Eterno Franco
El estilo prusiano
Nicaragua
Cuelgamuros
El crepúsculo de los dioses
Discurso a la nación española
El pelele
Italia
Roja y rota
El cole de las señoras Iglesias
El chalé
La casa en ruinas
Amnesia histórica
La manada, la piara, la horda
La lideresa
Titulitis
Siria
Sweet home Alabama
Pequeñeces
Charity business
La farsa de Waterloo
El mal francés
Sarmat
Breviario de "Uropa"
Monseñoras
El suicidio de un imperio
Lovecraft
El himno de Marta
Bombarderos
ZPP
Imperialismo pagano
El riesgo
El Ministerio de la Verdad
Las brujas salen de caza
Imperialismo pagano
Tributo al genio
Intromisiones
Desestabilizando
Eurocidio:Guadalete, Kosovo, Mohacs..., Bruselas
In memoriam August Ames
La isla de los caníbales
¿«Cultura» de masas?
Víctor Laínez, ¡Presente!
La nueva desigualdad
ARA San Juan
Farsa en La Haya
Arte y poder
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
No confundamos amor y matrimonio
2 COSME DE LAS HERAS
Francofeminismo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |